DECLARACIÓN DE LA I REUNIÓN DE PARTIDOS POLÍTICOS, MOVIMIENTOS PROGRESISTAS Y REVOLUCIONARIOS DEL ALBA-TCP

Los partidos políticos, movimientos progresistas y revolucionarios de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), reunidos en Caracas, Capital de la República Bolivariana de Venezuela, el 3 de Febrero de 2012, en ocasión de la XI CUMBRE DE LA ALIANZA BOLIVARIANA PARA LOS PUEBLOS DE NUESTRA AMÉRICA, manifiestan:

La I Reunión de Partidos Políticos, Movimientos Progresistas y Revolucionarios del ALBA-TCP, se desarrolla en el marco de una compleja coyuntura mundial, caracterizada por la agudización de la crisis estructural del capitalismo y la dinamización de profundos cambios geopolíticos globales. Las contradicciones capitalistas y la política agresiva del imperialismo ponen en peligro la supervivencia de la humanidad y provocan inestabilidad y guerras.

Simultáneamente generan la sublevación y las protestas de los pueblos ante las injusticias, así como el surgimiento de alternativas patrióticas, progresistas y revolucionarias frente al neoliberalismo.

La integración y Unión: Proyecto de los pueblos

América Latina y el Caribe continúan, en el inicio del siglo XXI, superando exitosamente las imposiciones neoliberales, económicas, políticas y socialmente nefastas, que echaron raíces en el pensamiento ilustrado, en instituciones y gobiernos de nuestra América en las dos últimas décadas del siglo pasado.

Las victorias de las fuerzas populares, democráticas, nacionalistas y de izquierda, permitieron comenzar a cambiar la correlación de fuerzas en América Latina, desde estas nuevas posiciones de poder político nos hemos planteado como objetivo el desmontaje del modelo neoliberal y la construcción de una alternativa que responda a las demandas inmediatas e históricas de nuestros pueblos, así como los del Sur-Sur. La redistribución del ingreso, la democratización de las comunicaciones, la profundización de los derechos democráticos de participación e inclusión social, la lucha por igualdad y equidad de género, en especial atención a las mujeres jefas de hogar, la inclusión de la juventud en el ejercicio pleno de su derecho a la educación y trabajo, la protección del medio ambiente, la defensa de la soberanía nacional y la integración y unión de los pueblos de América Latina y el Caribe, así como de la paz en la región.

Postulamos que la integración es hoy algo superior a un pacto de comerciante, es el sueño latinoamericano por el desarrollo pleno que pueda superar la pobreza y la exclusión social extendida que laceran la vida de más de 200 millones de mujeres y hombres de la Patria Grande, es la posibilidad de una nueva arquitectura financiera propia, ajena a los viejos mecanismos de financiación expoliantes de nuestras economías que adelantaron el FMI y el Banco Mundial (BM), es la convicción generalizada que la democracia sustantiva depende de la construcción de sociedades equitativas, justas, igualitarias y sostenibles, que puedan ser liberadas de cualquier forma de xenofobia, racismo, colonialismo, explotación y de todo signo de discriminación e injusticia, para ser sociedades profundamente humanas y, único camino para que el Sur sea escuchado y pueda existir plenamente en el concierto de naciones.

La integración es el desafío para enfrentar las corporaciones transnacionales que buscan espacios a la acumulación y la ganancia sin importarle la progresiva destrucción de la Madre Tierra, que ha colocado a la especie humana al borde de una crisis que cuestiona su existencia en el planeta como civilización.

La integración y unión de los pueblos latinoamericanos y caribeños es sólo posible conviviendo con la diversidad y pluralidad de nuestros pueblos, dirigentes y con la participación plena de la ciudadanía. Así la conceptualizamos, así la asumimos y la divulgamos en nuestra práctica. Y así avanzamos, entre luchas y victorias.
La profundización de la crisis del sistema capitalista mundial hace que las fuerzas de la reacción mundial y el imperialismo actúen de manera cada vez más agresiva, tornando aun más necesarios que nunca los procesos de integración, como una de las garantías para que nuestro continente tenga una identidad, fuerza y peso específico con capacidad de influencia en el mundo actual.

Un gran paso histórico en la dirección de una era de integración y unión, dieron nuestros líderes, gobiernos, partidos políticos, movimientos sociales, progresistas y revolucionarios, en la reunión de Mar del Plata, Argentina, en 2005, cuando derrotaron la propuesta norteamericana (Bush) del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Desde ese momento, América Latina y el Caribe vive una transición hacia su unión política y económica. Los esfuerzos de integración y cooperación desarrollados por instancias como MERCOSUR, ALBA-TCP y UNASUR constituyen verdaderos hitos en el proceso de unión continental.

Especial énfasis merece la decisión de los gobiernos latinoamericanos y caribeños de crear una organización propia de los Estados nacionales de América Latina y el Caribe, a partir de una visión opuesta a la del panamericanismo o lo que es igual, el colaboracionismo con el imperialismo norteamericano que marcó la trayectoria de la OEA.

La constitución de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Caracas, los días 2 y 3 de diciembre de 2011, es otro gran paso de significación histórica ante el desafío integracionista y unionista.

Los Partidos Políticos, Movimientos Progresistas y Revolucionarios del ALBA-TCP, saludan con entusiasmo y están comprometidos con este esfuerzo trascendente en la vida de nuestros pueblos latinoamericanos y caribeños. El ideal de unión de nuestros libertadores del siglo XIX y la solidaridad internacional de nuestros pueblos en los combates por la justicia, la libertad, la igualdad, el internacionalismo, la complementariedad y el desarrollo, cobran fuerza inusitada en este tiempo histórico. Un cambio de época aparece en la aurora del continente.

El ALBA-TCP y el accionar de sus Partidos Políticos

El ALBA-TCP ha demostrado que puede lograr con éxito un proceso de integración política, económica, social y cultural, basado en los principios rectores de la cooperación, la complementación productiva y la solidaridad. En tal sentido, puede afirmarse que el futuro desarrollo del proyecto unionista tiene como vanguardia el ALBA-TCP, nuevo modelo de integración, que más allá del reconocimiento internacional con el que cuenta, tiene el potencial de condicionar e impulsar el paso hacia la consolidación irreversible de la unión latinoamericana y caribeña.

Los Partidos Políticos que en Bolivia, Cuba, Ecuador, Dominica, Nicaragua, San Vicente y Las Granadinas, Antigua y Barbuda y Venezuela respaldamos este proceso unionista e integrador, declaramos la necesidad de coordinar esfuerzos, articular políticas comunes,  intercambiar experiencias y, en consecuencia, elaborar un plan de trabajo conjunto, que nos permita luchar militantemente por el objetivo estratégico de la consolidación y proyección del ALBATCP y las fuerzas políticas, progresistas y revolucionarias de la Alianza.

A los efectos de avanzar en esa dirección acordamos someter a la consideración de nuestras direcciones nacionales partidarias los siguientes acuerdos para ser refrendados e implementados en el corto plazo:

1. Crear una COORDINADORA DE PARTIDOS Y MOVIMIENTOS POLÍTICOS DEL ALBA-TCP, Grupo de Trabajo, integrado por dos representantes de cada partido y movimiento político que se reunirá un mínimo de dos veces al año y, se encargará de dar cumplimiento y seguimiento al plan de trabajo conjunto aprobado anualmente. La coordinación será rotativa cada año por país. Se implementará en cada país el funcionamiento de las coordinadoras de los partidos políticos, movimientos progresistas y revolucionarios del ALBA-TCP.

2. Será prioritario en el Plan de trabajo conjunto establecer un mecanismo de intercambio de experiencias partidarias.

3. Promover la creación de una instancia ALBA Parlamentaria que nos permita reunir a los parlamentarios y parlamentarias de nuestros partidos y movimientos políticos, para que evalúen sus experiencias legislativas y acuerden luchas conjuntas en diversos temas de su competencia.

4. Coordinar la actuación y presencia de nuestros partidos y movimientos políticos en foros internacionales políticos y parlamentarios, tales como Parlamento Latinoamericano, Parlamento Amazónico, Parlamento Indígena, Parlamento Andino, Asamblea Parlamentaria de Eurolat, Foro de Sao Paulo.

5. Publicar en forma conjunta ediciones de libros o revistas relativas a temas de la integración, los proyectos de sociedad que adelantamos en nuestros países, análisis de la crisis global capitalista y los derechos de nuestros pueblos originarios, entre otros.

6. Realizar seminarios/foros internacionales en varias capitales del ALBA-TCP sobre LA CRISIS MUNDIAL CAPITALISTA Y LOS DESAFIOS DE AMÉRICA LATINA.

7. Contribuir con el éxito del XVIII Encuentro del Foro de Sao Paulo, a realizarse en Caracas durante los días 4, 5 y 6 de julio de este año, convirtiéndolo en un gran evento mundial de personalidades, partidos y movimientos políticos, progresistas, nacionalistas, de izquierda y socialistas, para expresar nuestra solidaridad con la revolución bolivariana y su líder el Comandante Presidente Hugo Chávez Frías.
Solidaridad

Las organizaciones presentes en esta reunión de Partidos, Movimientos Políticos Progresistas y Revolucionarios del ALBA-TCP, reiteramos nuestro compromiso y apoyo con la causa del pueblo de Puerto Rico, en su lucha por su autodeterminación e independencia.

Ratificamos nuestro apoyo al pueblo y gobierno de Argentina en su justa reclamación y lucha pacífica por la descolonización de las Islas Malvinas, solidarizándonos con la decisión del MERCOSUR y UNASUR de no permitir que atraquen barcos con banderas de las Malvinas en sus puertos.

Reiteramos al pueblo cubano nuestra solidaridad en su lucha contra el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos y con la causa por la liberación de los 5 héroes detenidos injustamente en ese país.

Planteamos la ampliación de los esfuerzos solidarios con Haití, para el fortalecimiento de su soberanía nacional y de la cooperación para el desarrollo económico y social de este país hermano.

Apoyamos firmemente el ingreso del Estado Palestino -con las fronteras del 4 de junio de 1967- a la ONU como miembro pleno. Igualmente condenamos todos los asentamientos ilegales sobre los territorios palestinos, el Muro de la vergüenza sobre Cisjordania y las empresas nacionales israelíes e internacionales involucradas en la construcción y mantenimiento de los mismos.

Expresamos nuestra solidaridad con los esfuerzos del Pueblo y el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia en la búsqueda de una justa y equitativa solución que le permita una salida útil y soberana al mar, a través de medios pacíficos y del entendimiento diplomático e integracionista, para superar el diferendo histórico que mantiene con Chile.

Expresamos el reconocimiento a la vida y obra del General Eloy Alfaro Delgado, alma tutelar de la Revolución Ciudadana de Ecuador, al conmemorarse 100 años de su asesinato.

Ratificamos nuestro apoyo al proceso revolucionario liderado por el compañero Presidente Rafael Correa Delgado, y rechazamos todo acto de desestabilización de la democracia ecuatoriana como el intento de Golpe de Estado del 30 de septiembre de 2010.

Declaramos nuestra solidaridad con la Asamblea Legislativa de Curazao que ha denunciado los intentos de recolonización por parte de los Países Bajos, situación que también sufren los pueblos de Aruba y Bonaire.

Condenamos el intervencionismo y la injerencia guerrerista del imperialismo norteamericano y de la OTAN, contra los pueblos de la República Islámica de Irán y la República Árabe Siria, que colocaría al mundo al borde de una nueva guerra mundial.

Expresamos nuestra solidaridad con la lucha que representan las y los trabajadores de Europa y Estados Unidos y los migrantes, que hoy sufren los efectos demoledores de las políticas neoliberales expresados en altos índices de desempleo, reducción de salarios y los beneficios de la seguridad social. Así mismo, manifestamos nuestra solidaridad con “los indignados”, movimientos sociales, partidos políticos progresistas y de izquierda que se confrontan con el capitalismo en esos países.

Expresamos nuestra alegría por la recuperación de la salud del Comandante Presidente de la República Bolivariana de Venezuela Hugo Chávez Frías y, le testimoniamos nuestra solidaridad a su liderazgo, en el seno de los pueblos que luchan por la igualdad y la independencia.

En la República Bolivariana de Venezuela, Patria del gran Simón Bolívar, soñador anfictiónico, el Primer Encuentro de los Partidos y Movimientos Políticos,

Progresistas y Revolucionarios del ALBA-TCP declaramos nuestro irreductible apoyo a este modelo integrador y unionista.

En Caracas, a los tres (3) días de Febrero de dos mil doce (2012) y a doscientos diecisiete (217) años del natalicio del Gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre.

“PARA NOSOTROS, LA PATRIA ES LA AMÉRICA”
Simón Bolívar

PARTIDOS Y MOVIMIENTOS POLÍTICOS DEL ALBA-TCP

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar