Tras el anuncio a principios de mes de noviembre de la firma del acuerdo del Sistema de Pagos en Monedas Locales (SPML), los gobiernos de Brasil y Uruguay iniciaron este lunes su comercio bilateral sin necesidad de recurrir al dólar norteamericano.

El acuerdo, firmado el pasado 2 de noviembre por los presidentes del Banco Central brasileño, Alexandre Tombini, y su homólogo uruguayo, Alberto Graña, con motivo de la XXVIII Reunión de Presidentes de Bancos Centrales de América del Sur que tuvo lugar en Lima(Perú) ha sido interpretado en ambos países como un gran avance para el reforzamiento del comercio intrarregional.

“El convenio es fruto de una larga negociación dentro del marco de los países de Mercosur y también de las estrategias globales del bloque BRICS”, declaró a Sputnik el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), Francisco Carlos Teixeira da Silva.

En su opinión, la medida es un “paso adelante” en la independencia monetaria de los países latinoamericanos y “la mejor forma que tienen los países de América del Sur de esquivar los antiguos mecanismos de regulación económica impuestos por los Estados Unidos”.

Además, Teixeira lamentó que la medida no haya podido ser ampliada a la vecina Argentina debido a “los problemas con la devaluación del peso argentino” y la “complicada situación de impago parcial de su deuda externa”, en referencia a los llamados “fondos buitres”.

Por último, el profesor vaticinó que si la experiencia del SMPL es un éxito, es “más que probable que su uso se extienda a países como Paraguay, Bolivia o Venezuela”.

Por su parte, el doctor en Economía de la Universidad de Sao Paulo, Alex Luiz Ferreira, apuesta por una desregulación del mercado del cambio que, a su juicio, “haría que el real brasileño emergiese probablemente como un medio de cambio y reserva de valor en el cono sur”, señalando que esta situación “beneficiaria a todos”, en clara referencia a Uruguay y especialmente Argentina.

Sin embargo, ambos especialistas consideran que la utilización de una divisa común diferente al dólar norteamericano para el comercio de los países que componen Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela) y sus asociados (Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú), es todavía hoy muy remota desde cualquier punto de vista, ya sea político o económico, debido a la enorme disparidad y contextos sociopolíticos de los países implicados.

Fuente: SputnikNews

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº71

 

Descargar