Este viernes se reunirá en Viena, Austria, el Comité de Monitoreo para evaluar el acuerdo suscrito a finales de 2016 en el que los 14 integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep)  y 11 productores independientes se comprometieron a reducir la producción de crudo en 1,8 millones de barriles diarios (MBD).

Este acuerdo denominado Opep + compromete a la Opep a sacar del mercado 1,2 MBD y a Azerbaiyán, Bahréin, Brunéi, Guinea Ecuatorial, Kazajistán, Malasia, México, Omán, Rusia, Sudán y Sudán del Sur un total de  558.000 barriles, como medida para estimular el alza de los precios petroleros, que desde 2014 han mermado en más de 60%.

Estos países producen más del 50% del petróleo que se consume en el mundo, por lo que las decisiones que se tomen en la reunión tendrán un gran impacto internacional, y en especial en la cotización de los hidrocarburos.

Impulso a los precios

El acuerdo Opep +—que entró en vigencia el 1º de enero de 2017— ha contribuido a combatir la sobreproducción de crudo e impulsar el precio del petróleo por encima de los 50 dólares, una cotización superior a los 30 dólares por tonel que marcaron los indicadores petroleros en el primer trimestre del año pasado, el precio más bajo en los últimos 14 años.

El acuerdo global, cuya cumplimiento y prórroga será objeto de debate este viernes en Viena ha mantenido la cesta Opep por encima de los 51,5 dólares que mantiene en septiembre; lo que supone un incremento de 11 dólares (22 %) en comparación con los 40,59 dólares que promedió en 2016.

En el caso del crudo Brent, de referencia en Europa, también se ha observado un alza superior a los 10 dólares, tras pasar de 44,98 en 2016 a 52,26 este año.

Lo mismo ocurrió con el West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos, cuyo promedio de 43,32 dólares en 2016 escaló a 49,39 dólares este año.

Este recorte ha sido una de las herramientas utilizadas por los principales productores de crudo para frenar el alza de los inventarios, que se han visto saturados en los últimos tres años por la sobreproducción de lutitas por parte de Estados Unidos.

Este pacto, que se extendía en principio hasta el primer semestre de 2017, fue prorrogado en mayo pasado por nueve meses, hasta finales de marzo de 2018.

El ministro ruso de Energía, Alexandr Nóvak, aseguró que todos los países firmantes del acuerdo de recorte petrolero están comprometidos con el cumplimiento total del recorte.
"Todos los países tienen la intención de cumplir íntegramente el acuerdo", dijo en declaraciones difundidas por Sputnik.

Mientras que el ministro saudí de Energía, Khalid Falih, señaló que "apoyamos la prórroga hasta después de marzo, si hay consenso sobre la necesidad de extender el acuerdo".

 

 

Fuente: AVN

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº48