Argentina, Brasil y Paraguay suspendieron a Venezuela del Mercosur, hecho que atenta contra la institucionalidad del organismo. El Gobierno venezolano llama a defender el proceso de integración regional.

La presidencia pro témpore de Mercosur para el segundo semestre de 2016 le correspondió por orden alfabético a Venezuela, que la asumió automáticamente en julio después de que su antecesor, Uruguay, anunciara el fin de su mandato.

El pasado 1 de diciembre de 2016, los gobiernos de Argentina, Paraguay, Brasil decidieron suspender a Venezuela del bloque regional, alegando que el país "no ha internalizado" la normativa de grupo.

El gobierno venezolano ha denunciado numerosas ocasiones que esa triple alianza entre los gobiernos de Argentina, Paraguay y el gobierno de facto de Brasil, pretende acabar con el acervo regional de integración que construyeron los Estados progresistas del sur de la región en los últimos años.

Varios países del organismo regional incurrieron en un proceder ilegal como parte de la instauración del nuevo Plan Cóndor, que busca socavar las bases del proceso de integración iniciado por el gobierno de Hugo Chávez y que significó una etapa de avances sociales en Latinoamérica, denuncia Venezuela.

El objetivo de la Triple Alianza


Con la llegada de los gobiernos de Mauricio Macri en Argentina, Michel Temer en Brasil y Horacio Cartes en Paraguay,  la derecha ocupó nuevos espacios en América Latina, creando una ofensiva para rechazar a Venezuela por razones políticas e ideológicas.

El entonces presidente Hugo Chávez resaltó la importancia de la incorporación de Venezuela como miembro pleno del Mercado Común del Sur para la construcción de la Patria Grande que impulse el desarrollo de los pueblos del continente. Foto : EFE

Venezuela mediante una declaración de los Gobiernos de Argentina, Paraguay y de facto de Brasil el 1° de diciembre de 2016 fue suspendida del bloque regional. La declaración señala que el país caribeño debe adecuar sus normativas a las reglas del Mercosur para permanecer en él. 

El complot de la derecha


La canciller venezolana, Delcy Rodríguez, aseveró que la declaración vulnera la legalidad del organismo. "En Mercosur las decisiones se adoptan por consenso y respetando las normas de funcionamiento. No permitiremos violaciones a los Tratados ni artimañas antijurídicas (...) es reflejo de la intolerancia política y desesperación de burócratas", denunció.

Para Venezuela este tipo de declaraciones no tienen asidero jurídico, pues dentro del Mercosur no hay mecanismos sancionatorios por algún retraso en la incorporación de las normas.

Además,el país afirma que de las 1563 normas del Mercosur, ha incorporado 1479 normas (95 por ciento) de la cual están vigentes 1148.

La Triple Alianza denunciada por la canciller Delcy Rodríguez tiene intereses económicos para suscribir acuerdos globales con los Tratados del Transpacífico y el Atlántico, que van a parar con Estados Unidos.

El plan ha sido promover el cambio de gobierno en Venezuela (electo en 2013 con el 50.61  por ciento de los votos) y como no han podido pese a la guerra no convencional de la que es víctima, apuestan a su aislamiento, lo intentaron primero con la aplicación de una cláusula democrática que posibilita la suspensión a un Estado miembro ante la ruptura del orden democrático en virtud del Protocolo de Ushuaia, suscrito en 1998.

Tras la suspensión del bloque, Venezuela invocó como miembro pleno del bloque en ejercicio de sus derechos el Protocolo de Olivos, mecanismo que busca solucionar las controversias entre los países miembros. Autoridades venezolanas informaron de la designación de árbitros para continuar las negociaciones.

Fuente: TeleSUR

Frases


“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº48