(+) Prosur: ¿Un nuevo organismo regional sudamericano "hecho a medida" de EE.UU.?

El presidente colombiano Ivan Duque ha propuesto recientemente la creación de una instancia sudamericana alternativa a la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR). Ha promovido la creación de la "Prosur" como una instancia de "defensa de la integración y de la democracia de mercado".

La eventual formulación de esta instancia ejecutiva subregional, intenta desplazar a Venezuela dejando en extenuación a la UNASUR, que fue promovida principalmente por Hugo Chávez y Luis Inácio Lula da Silva en tiempos del ciclo progresista regional. Evidentemente, esta instancia promovería el ostracismo político de Venezuela en continuidad a la agenda del Grupo de Lima, como grupo no vinculante, pero que orquesta la política estadounidense de cerco a la nación petrolera.

La evolución del desmembramiento de los procesos genuinamente integracionistas en sudamerica, tiene un nudo critico desde las acciones de bloqueo a las gestiones por el ingreso de Venezuela al Mercado Común del Sur (MERCOSUR). Este periplo tuvo el episodio del parlamento paraguayo dejando en inanición el ingreso de Venezuela como miembro pleno durante años.

Pero luego vino el golpe de Estado contra Fernando Lugo en el año 2012. Este evento, inhabilitó circunstancialmente a la nación guaraní del bloque y Venezuela ingresó a plenitud a dicha instancia. Sin embargo, al iniciar el año 2013 con Venezuela en el MERCOSUR y en plenas funciones de la UNASUR, era evidente que las rupturas ordenadas a los procesos integracionistas tenía el foco sobre Venezuela.

En el año 2016 el hackeo al correo personal de Hillary Clinton facilitó la filtración de comunicaciones entre la jefa del Departamento de Estado de la gestión de Barack Obama y otros agentes de la política regional, donde se promovía "contener a Chávez" desde 2010 y se aupaban las rupturas y cercos diplomáticos contra Venezuela.

En 2016 ya estaba consumado el golpe de Estado a Dilma Rousseff en Brasil y además tenia lugar el ascenso de Mauricio Macri en Argentina. Al mismo tiempo el derechista Horacio Cartes estaba al mando en Paraguay. De esta manera, se veta el derecho de Venezuela a asumir la presidencia anual del MERCOSUR ese año y se promovió la inhabilitación del país petrolero en el bloque mediante el cabildeo y presiones al gobierno del Frente Amplio de izquierda moderada con Tabaré Vasquez en ejercicio del poder en Uruguay.

Para 2017 Ernesto Samper culminaba sus gestiones en la Secretaría General de la UNASUR y los señalamientos políticamente teledirigidos contra Venezuela en la trama de cerco, inhabilitaron las posibilidades de consensos para elegir un nuevo Secretario General. Hechos que podrían considerarse como acciones claramente formuladas para dejar sin efecto a la unión de países.

La Alianza Pacifico, conocido como otro espacio para la promoción de la política de mercado en el continente, estuvo siempre acompañando el enfoque común de alterar el cuadro integracionista gestado en el ciclo progresista. Desde ese bloque se promovieron agendas conexas que debilitaron las posiciones unánimes del bloque sudamericano desde el año 2012 hasta el 2016. Es otro factor a considerar, pues sirvió de plataforma para la promoción de Colombia como factor modulador de la política regional una vez pierde su apresto político con la disolución del Pacto Andino desde 2005.

Desde la Alianza Pacífico, Colombia asumió un rol cada vez más activo en señalar el "acotamiento" de la UNASUR.

Desde 2017 Colombia bajo la magistratura de Juan Manuel Santos, hizo gestos de abandonar el bloque. Al mismo tiempo, la derecha asumió el control de Ecuador sin necesidad de ganar las elecciones y se propicia otro golpe a la integración, empleando a Lenin Moreno, evidentemente cooptado por factores adversos a la Revolución Ciudadana, quien en 2018 solicitó desmembrar la sede física de la UNASUR en Quito.

El recrudecimiento de las tensiones regionales y el direccionamiento de una retorica hiperpropagandizada, cada vez más visceral, contra el Presidente Maduro y la institucionalidad venezolana, se permitió en varias oportunidades señalar la necesidad de desmembrar la UNASUR por ser una creación de Chávez y de Lula (señalado como corrupto y quien es actualmente un preso político en su país).

El cuadro sudamericano actualmente es de abierta y deliberada disolución de los consensos políticos que otrora, habían pensado a la región sudamericana como una subregión amalgamada mediante la gobernanza política y económica desde un enfoque disruptivo, estratégico y propio.

Entretanto, Jair Bolsonaro en Brasil y Mauricio Macri en Argentina, han dado nuevos reveses a la política exterior de sus países confinándolas a la hegemonía política y económica estadounidense, mientras que a Colombia, la política estratégica norteamericana le esta delegando un rol de aparente liderazgo, pero que en términos prácticos es bastante vasallo, para crear una franquicia pseudo-integradora en sudamerica bajo factura del Departamento de Estado gringo.

Dicho así, la evolución de las relaciones internacionales en sudamerica, que están marcadas este 2019 entre avalar o no el injerencismo contra Venezuela, tiene la nueva variante de diluir a la UNASUR y promover Prosur, donde sólo tendrá acceso Venezuela, si el poder deja de ser bolivariano y chavista.

Dicho de otra manera, se promueve un cerco político que intenta tener el rostro ejecutivo e institucional que no tiene el Grupo de Lima y que no tendría el desgaste de la Organización de Estados Americanos (OEA). 

 

Prosur: ¿Un nuevo organismo regional sudamericano "hecho a medida" de EE.UU.?

El lunes 14 de enero el presidente de Colombia, Iván Duque, informó que estaba trabajando en la creación de Prosur. Se trata de una nueva organización de integración regional sudamericana que busca reemplazar a la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

Según Duque, ya cuenta con el aval de su par chileno, Sebastián Piñera, y ha estado hablando con otros mandatarios para dar nacimiento al nuevo agrupamiento. "Hemos venido avanzando en el final de Unasur y la creación de Prosur, que más que una organización burocrática o al servicio de un gobierno particular, será un organismo de coordinación suramericana", declaró Duque a la emisora Oye Cali.

Asimismo enfatizó que se tratará de una herramienta "de políticas públicas, en defensa de la democracia, la separación de poderes y la economía de mercado".

Cabe recordar que Bogotá se retiró en agosto de 2018 de Unasur. En abril ya había anunciado, junto a otros cinco países (Argentina, Paraguay, Brasil, Chile y Perú) que suspendía su participación.

Es por eso que para la analista internacional y colaboradora de AFP en Buenos Aires, Oriane Fléchaire, esta decisión "es la crónica de una muerte anunciada".

"Hicieron todo para vaciar de sentido la Unasur", dijo a este medio. En esa línea añadió que estos países "trabajaron para eso" y recordó que "el organismo quedó acéfalo ya que está sin secretario general" desde febrero de 2017, justamente por la falta de "voluntad de trabajar realmente para que ese organismo siga existiendo".

Leandro Morgenfeld, investigador y analista internacional
"El presidente de Colombia es directamente una especie de títere o brazo ejecutor de las políticas estadounidenses" Leandro Morgenfeld, investigador y analista internacional

Aunado a ello, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, informó en julio del año pasado el retiro de la Unasur de la gran sede construida para el organismo al occidente de Quito; donde ahora funcionará una universidad indígena. En su lugar, se puso a disposición del bloque una "casa patrimonial" en el centro de la capital ecuatoriana.

Sin autonomía de Washington

En sus declaraciones, Duque no tuvo problemas en aclarar que Prosur coordinará acciones conjuntas para que "termine" el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, al cual calificó como una "dictadura".

Esto va en sintonía con el antecedente más cercano que tiene este nuevo organismo: el Grupo de Lima, conformado por 14 países de toda América, de los cuales 13 –Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía– anunciaron el desconocimiento de la investidura del presidente venezolano apenas días atrás, mientras que sólo México se abstuvo. No obstante, varios de ellos debieron luego rectificar su posición, según informaron desde Caracas.

Representantes del Grupo de Lima en Perú durante un encuentro oficial, 13 de febrero de 2018 / wikipedia.org / Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú
 

Para el analista y experto en las relaciones entre América Latina y EE.UU., Leandro Morgenfeld, estas acciones son parte de una estrategia que "tiene que ver con abonar a la destrucción de cualquier organismo de cooperación, de coordinación política o integración regional que sea autónomo de los mandatos de Washington".

Desde su perspectiva "esta nueva propuesta de reemplazar a la Unasur con una organización que sea completamente funcional como el Grupo de Lima para atacar a Venezuela y los países no alineados" con EE.UU. va en la línea de "mostrar que el presidente de Colombia es directamente una especie de títere o brazo ejecutor de las políticas estadounidenses".

Oriane Fléchaire, analista internacional y periodista
"Lo que quieren es un organismo de derecha, conservador y hecho a medida de sus intereses" Oriane Fléchaire, analista internacional y periodista

Fléchaire es aún más contundente y señala que están "avanzando paso a paso para conformar un organismo que no es, cómo dicen, una cosa menos burocrática". "Lo que quieren es un organismo de derecha, conservador y hecho a medida de sus intereses", sentenció.

Unasur, un proyecto brasileño

La organización que hasta ahora reunió a todos los países de América del Sur se constituyó formlamente en 2008, pero su gestación empezó mucho tiempo antes. Como explicó en conversación telefónica el periodista internacional Federico Larsen, ya en el año 2000 Brasil comenzó a impulsar reuniones regionales "para intentar discutir algunas de las alternativas que tenía la región".

En este sentido marcó dos aspectos importantes. Por un lado, que "Unasur es una creación en función de los intereses del Gobierno de Brasil" y la idea siempre fue la de "proyectar los intereses brasileños a una plataforma regional". Aunque eso no quiere decir que en algunos casos no sean "intereses compartidos con otros Gobiernos".

Larsen enfatizó que había un interés claro, sobre todo desde el punto de vista de "la construcción de infraestructura y financiación". No casualmente Brasilia crea "un Banco de fomento que tiene alcance a nivel sudamericano".

Federico Larsen, periodista especializado en temas internacionales
"Unasur no es un proyecto del Partido de los Trabajadores (PT) o de la izquierda, como Duque y Piñera plantean" Federico Larsen, periodista especializado en temas internacionales

Pero el otro punto que resalta es que Unasur "no es un proyecto del Partido de los Trabajadores (PT) o de la izquierda, como Duque y Piñera plantean", sino que es una política de Estado brasileña que buscaba "una alternativa a lo que venían siendo las Cumbres de las Américas" donde se estaba discutiendo un área de libre comercio continental.

"Unasur había conseguido lo que no se había logrado nunca, que era empezar a hablar de una política de seguridad conjunta" y eso "generó temor a nivel de las grandes potencias", completó.

Sobre esta base es que el retroceso del organismo de integración sudamericano está directamente vinculado con la "pérdida de gravitación internacional" de Brasil a partir del 'impeachment' contra Dilma Rousseff en 2016.

¿Qué se espera de Prosur?

Más allá de que todavía no existe nada formal, se puede vislumbrar hacia adonde apunta esta nueva organización. Para Larsen "no tiene ningún tipo de raíz política, institucional, ni económica" ya que el mismo Duque sostuvo que se trata de una "fuerza de coordinación".

"Se parece más a un foro de alto nivel que a una organización internacional", opinó el periodista. Y también recordó que una organización internacional tiene un estatuto, un sistema burocrático, que "es justamente lo que Duque rechaza". "No sirve una cosa así hoy en América Latina. No tiene una base sólida fundada en los intereses comunes", añadió.

Nueva sede de Unasur en Cochabamba, Bolivia, 12 de septiembre de 2018 / Raul Martinez Candia / Reuters
 

Por su parte, Morgenfeld consideró que "sería gravísimo si esta iniciativa avanza porque revertir después la destrucción de un organismo que supo ser tan importante en los últimos 10 años –más allá de la parálisis que sufre actualmente– sería perder herramientas que podrían ser muy útiles si cambiara el contexto político regional".

Asimismo, analizó que es "una tarea importante" mostrar que "aún con las limitaciones que tuvieron", es necesario que existan organismos como la Unasur o la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños para así "limitar esta ofensiva de los Gobiernos de la derecha que el único objetivo que tienen es atacar los países bolivarianos".

Federico Larsen, periodista especializado en temas internacionales
"No sirve una cosa así hoy en América Latina. No tiene una base sólida fundada en los intereses comunes" Federico Larsen, periodista especializado en temas internacionales

Por último, Larsen historizó que Chile, México y en menor medida Colombia, desde la década de 1990 "se desconectaron por completo de lo que es la integración latinoamericana". Chile y México entraron a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y al Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). En el caso de México, además, firmó un tratado de libre comercio con EE.UU. y Bogotá estableció el llamado "Plan Colombia", que derivó luego en la instalación de siete bases militares estadounidenses en su territorio.

Finalmente, subrayó que quienes impulsan Prosur son países que "prácticamente desde hace 30 años están totalmente por fuera de la integración latinoamericana". "Que ahora tengan estas posiciones habla de una necesidad por parte de ciertas fuerzas a nivel internacional como Washington, de empezar a presionar para redireccionar los esfuerzos a nivel diplomático", concluyó.

Santiago Mayor

 

         

Fuente: MisiónVerdad/RT

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar