En una América Latina que se ve atosigada por medidas económicas que desgastan los derechos civiles, presidencias que recortan la inversión pública y coartan la libertad de expresión, es necesario un recuento, una mirada panorámica y mantener viva la llama de la constante discusión con mirada crítica sobre lo que aqueja a nuestra realidad inmediata.

En este contexto, el pasado jueves se realizó el Seminario Internacional: América Latina en el dilema de la integración y la desintegración. El encuentro tuvo lugar en las instalaciones de la Universidad Central del Ecuador, en el país equinoccial, en la ciudad de Quito.

El seminario reunió varios catedráticos, académicos y activistas que están en el constante trabajo enfocado en el crecimiento de América Latina, entre ellos:  Pedro Sassone, Sally Burch, Lourdes Regueiro, Magdalena León, Pedro Páez, Judith Valencia, Miguel Ruiz, Elvis Urbina, Javier Tolcachier, Manuel Bertoldi y David Chávez.

América Latina en Controversia

Las actividades se llevaron a cabo en dos jornadas (matutina y vespertina) que dieron acogida a confluyente público. Se inició el seminario con la participación de Pedro Sassone, que hizo hincapié en una América Latina en controversia que se desenvuelve en un mundo conformado por  flujos de fuerza que emanan los grupos de poder, de las hegemonías. Y en este espacio, considerar el papel fundamental que consideraba UNASUR, un intento de hacer de América Latina un centro de poder y que ahora con su cierre, se inicia una estrategia por separar América latina, donde parecería que pensar diferente es un crimen.  Finalmente hizo insistencia en el lugar donde se inicia la rebeldía: las universidades.

Guerra comercial entre EEUU y China

Más adelante se contó con la participación de Sally Burch que describió las consecuencias de lo que nace de la guerra comercial iniciada por las potencias. Tanto EEUU como China se han envuelto en una contienda por el dominio digital, en donde se quieren construir restricciones en economía y tecnología. En una relación donde Estados Unidos cree que existe un robo intelectual desde China, a nivel tecnológico. Señaló que hoy se debe considerar que la tecnología digital transforma la economía; por ejemplo, las compras por línea afecta a los pequeños comerciantes.  Y considerando todo esto, hay que considerar que: “Hoy las venas abiertas son los cables que hacen escapar info y regresan en inteligencia artificial más costosa.”

La integración Latinoamericana

Para esta temática, se contó con las ponencias de Magdalena León en la mañana, y de Manuel Bertoldi, en la tarde. León sostuvo que la integración fue producto de la lucha con el ALCA. Señaló que eso abrió la posibilidad de una contraparte como el ALBA, donde la economía regional y los mercados están regidos por las grandes empresas. Pero en esta constante lucha de integración nunca se debe olvidar que la integración nace desde los pueblos. Bertoldi conectó su ponencia con la de León al hacer su reseña histórica sobre las disidencias y rebeldías en América Latina, que son y fueron ejemplos hasta el día de hoy. Pero planteó el origen de una nueva preocupación: La falta de movilización de los pueblos que se hace cada vez evidente y “que no sigue los ejemplos de Venezuela o Cuba”.

Nueva arquitectura financiera: pensar en la gente.

Pedro Páez aportó al encuentro con una perspectiva aterrizada en la realidad sobre la economía en el país donde se ve una fuga de dólares que llegan a parar en paraísos fiscales, y esto se ha  hecho una práctica cada vez más recurrente. Y aunque los datos como el 3% de inflación con el que cerró Ecuador en 2018 muestra una situación económica alarmante, la gente no se asusta ante estos indicios. Hoy la solución parece el cambio a una moneda unitaria, no única (como el sucre), una  protección fuera del FMI o la consolidación de una Banco del Sur. Porque no se debe dejar de considerar que América Latina produce mucho más que Estados Unidos pero no es bien pagada.

Retos comunicacionales de la integración soberana

En la tarde, Javier Tolcachier explicó los desafíos reales que tiene la integración comunicacional de América Latina y El Caribe. Enfatizó en que para comenzar hay que considerar la difusión, para esto  explicó la clasificación utilizada por Matrini y  Becerra para los grupos informacionales comerciales: un nivel global, otro regional y doméstico. En el primer nivel funcionan las grandes transnacionales constituidas por un pensamiento estadounidense. En el segundo nivel existen 50 grupos que poseen sedes en Europa, Estados Unidos o Japón. Y en el último nivel confluyen grupo de líderes que se acercan a un total de 90.

Y conociendo esta división, se precisa que en países como Brasil, México o  Argentina existe un control de los medios por grupos específicos o familias, la mayoría de audiencias está concentrada en pocas corporaciones o medios de comunicación. Lo que evidencia el gran obstáculo a la hora de hablar de una integración comunicacional soberana. Pero también -señaló- es hora de considerar la exigencia de la audiencia o a lo que se le ha acostumbrado; datos como los que arroja la Cordicom en Ecuador, demuestran que casi el 50% de programación está destinada al entretenimiento y no la información, algo que se replica en otros países. Lo dicho y analizado por Tolcachier nos lleva a ciertas conclusiones estratégicas como:

1) La difusión de procesos de Integración regional emancipadores con sentido social está unida por un mismo eje a la lucha por la desconcentración del poder mediático o la democratización de la palabra.

2) Los medios comunitarios, alternativos, cooperativos, universitarios, indígenas pueden constituirse en eje difusor de la integración regional desde la perspectiva de los pueblos formando redes, articulaciones y alianzas comunicacionales permanentes de colaboración.

3) Los movimientos populares, la izquierda y el progresismo deberían ver a estos medios como sus aliados estratégicos para la emancipación.

Y para concluir, Javier Tolcachier cerró con las ideas clave de lo que se mira ahora en la gente y lo que, a su criterio, deberíamos llegar a ser. Exaltó el valor de que cada vez las personas comprenden mejor la forma como trascienden las noticias sobre injusticias y la búsqueda de una convergencia de luchas.

Finalmente, sobre el reto y el sentido histórico de integración regional expresó:

 “Nuestro relato tendría que tender a la ampliación del sentido de identidad, a la construcción intencional de un hogar latinoamericano caribeño en el que la injusticia de siglos pueda ser reparada y nuevas injusticias prevenidas, un espacio amable y protector para todas y todos.”

 

          

Fuente: Raúl Ramírez y Patricio Guevara/Pressenza

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar