Al menos 62 personas murieron este domingo tras la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala, según informaron fuentes oficiales. La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala (Conred) informó este lunes que el número de fallecidos por la erupción del volcán de Fuego subió a 56 y tres departamentos han sido declarados en estado de calamidad.

Se mantiene la alerta anaranjada para todo el país y roja en los municipios Escuintla, Chimaltenango y Sacatepéquez, los más afectados hasta ahora.

Según estadísticas preliminares divulgadas, la mayor cantidad de fallecidos, cuatro, ocurrió en la aldea El Rodeo, en Escuintla, la cual quedó soterrada.

Asimismo, se contabilizan 20 heridos, un millón 700 mil personas afectadas, tres mil 100 evacuados, un puente destruido en Las Lajas y dos tendidos de energía eléctrica colapsados.

Todavía no se ha podido precisar el número de desaparecidos debido a que el volcán sigue retumbando, con explosiones de gases, y hay potencial grande de avalanchas de lodo, una situación complicada en las últimas horas por las lluvias.

Estado de calamidad

Un bombero cubre cuerpos tendidos en una morgue temporal cerca del Volcán de Fuego en Alotenango, el 3 de junio. Foto: Luis Echeverría/Reuters

El gobierno de Guatemala aprobó en la madrugada de este lunes el Estado de Calamidad Pública en los departamentos de Chimaltenango, Escuintla y Sacatepéquez, los más afectados por la erupción del volcán de Fuego.

También declaró el duelo nacional durante tres días en todo el territorio de Guatemala.

Las autoridades pidieron a las habitantes de poblaciones cercanas al volcánalejarse de los ríos, que a estas horas llevan sedimentos y rocas.

El jefe de Estado llamó a la población a atender las recomendaciones de la Conred para evitar más tragedias y muertes en las cercanías de la zona volcánica, así como a no permanecer en barrancas o ríos cercanos al descenso del flujo del volcán.

Igualmente agradeció a la comunidad internacional, en particular a los gobiernos de México, Honduras y El Salvador, que desde un primer momento manifestaron su solidaridad y apoyo material. En la actualidad continúan las operaciones de limpieza en el aeropuerto capitalino La Aurora, donde ya se ha barrido de arena y ceniza el 50 por ciento de la pista.

Según precisaron fuentes del Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología, desde las 07:00, hora local, comenzó el monitoreo del coloso de Fuego, tras su segunda erupción del año sin que en un inicio fuera necesario proceder a la evacuación.

Sin embargo, no fue hasta las 16:00 horas que se dio una avalancha de flujos piroclásticos que tomó por sorpresa a las poblaciones vecinas.

Videos divulgados por la televisión nacional y las redes sociales muestran escalofriantes imágenes de personas corriendo tratando de salvarse de la avalancha de gases volcánicos calientes, materiales sólidos y aire atrapado que se mueve a nivel del suelo.

Vista de los daños en la aldea El Porvenir (Guatemala), el 3 de junio. Foto: Jose Misa/ EFE

Un grupo de policías de Guatemala ayudan a evacuar a los residentes de la aldea El Porvenir (Guatemala)Foto: José Misa/EFE

Motocicletas cubiertas de ceniza del volcán en la Antigua Guatemala, el 3 de junio. Foto: Orlando Estrada/AFP

Un bombero voluntario llora después de abandonar la aldea El Rodeo, en el departamento de Escuintla, el 3 de junio. Foto: Orlando Estrada/AFP

Residentes de varias comunidades se resguardan en un refugio temporal en el departamento de Escuintla, a 35 km al sur de la ciudad de Guatemala, el 3 de junio. Foto: Johan Ordonez/AFP

Trabajos de rescate bajo la lluvia de ceniza en Guatemala, el 3 de junio. Foto: Ministerio de Defensa de Guatemala/ EFE

Un trabajador de los equipos de rescate de Guatemala ayuda a una niña en El Rodeo, Escuintla. Foto: Noe Pérez/EFE

 

        

Fuente: Cuba Debate

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº81

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar