(+) Cierra el Gobierno de Estados Unidos: ¿qué significa esto?

(+) Trump como presidente: 5 puntos claves para evaluar su primer año en la Casa Blanca

El Gobierno federal de Estados Unidos se paraliza por quedarse sin fondos, luego de que el partido Republicano fracasase en lograr los apoyos suficientes para extender por un mes el presupuesto de 2017, una pesada derrota para el presidente Donald Trump.

Tras obtener 50 votos a favor y 48 en contra, el gobernante partido Republicano no logró la noche del viernes acumular los 60 votos necesarios para someter la ley de presupuesto temporal a una votación final para intentar asegurar los recursos hasta el 16 de febrero.

La Cámara de Representantes de EE.UU. ya había aprobado la noche del jueves una extensión de cuatro semanas del presupuesto —por 230 votos contra 197— para que los congresistas tuvieran tiempo de llegar a un acuerdo al respecto.

En el marco de un esfuerzo de última hora el presidente estadounidense mantuvo el viernes una reunión urgente con el líder del partido Demócrata en el Senado, Chuck Schumer, en la que ambos “trabajaron en busca de soluciones para la seguridad y para nuestros militares”, según tuiteó el mandatario.

En una breve nota oficial, la Casa Blanca responsabilizó al opositor partido Demócrata por el fracaso en las negociaciones para hallar una solución temporal.

Cabe destacar que el Gobierno ha cerrado unas 19 veces desde 1976, cuya última ocasión fue 2013 cuando 800 mil funcionarios debieron pedir licencia más de dos semanas durante la Administración de Barack Obama.

El cierre de este viernes perjudicaría la economía del país, si se tiene en cuenta que el caso de 2013 costó a los contribuyentes estadounidenses $ 24 mil millones y redujo el crecimiento proyectado del producto interno bruto del cuarto trimestre de 3% a 2.4%, según estimaciones de la calificadora crediticia Standard & Poors (S&P).

Esto mientras la estabilidad económica ha sido uno de los lemas bastante repetido por Trump tanto durante su campaña como luego de salir victorioso en las elecciones. Un sondeo realizado a finales de 2017 indicó que las políticas del dignatario estadounidense han dañado el sector económico no solo a nivel nacional, sino también global.

 

Cierra el Gobierno de Estados Unidos: ¿qué significa esto?

La madrugada de este sábado fue dado por iniciado el cierre del Gobierno federal de EE.UU., luego de que el reloj marcara la medianoche sin un acuerdo entre republicanos y demócratas en torno a su financiamiento provisional.

En concreto, los senadores demócratas bloquearon un proyecto de ley de gastos, luego de que los republicanos se rehusaran a excluir a los llamados 'dreamers' de las controversiales medidas migratorias del presidente Donald Trump, que tienen en la mira a más de 700.000 inmigrantes ilegales.

A diferencia de las últimas tres ocasiones desde septiembre de 2017, y a pesar de ser aprobado el jueves por la Cámara de Representantes, no se alcanzó un acuerdo sobre el proyecto de ley en el plazo límite fijado para este viernes, por lo que el Gobierno ha entrado en el denominado 'shutdown'.

 

¿Qué es el 'shutdown'?

El 'shutdown' de la Administración federal involucra el cierre tanto de los servicios públicos como de las agencias estatales no esenciales, así como la suspensión temporal de gran parte de sus empleados. Esto ha sucedido en EE.UU. 18 veces desde 1976.

La última vez que ocurrió esta contingencia, en octubre de 2013, resultaron afectados durante 16 días más de 800.000 empleados de la Administración de Barack Obama, cuando los republicanos rechazaron financiar el 'Obamacare'. Una cifra similar de trabajadores afectados se proyecta para este 'shutdown', que se extenderá hasta que los legisladores no se pongan de acuerdo sobre el presupuesto.

Entidades afectadas

Entre las entidades no esenciales que podrían cerrar o reducir su personal se cuentan tribunales menores, algunas operaciones militares, entidades reguladoras de bolsa, agencias federales como la Agencia de Protección Ambiental y el fisco, y la propia Casa Blanca.

No obstante, se prevé que permanezcan abiertos aeropuertos, controles de inmigración, el correo, parques nacionales, museos, servicios de salud y la generación de energía. En cuanto a los trabajadores afectados, se prevé que reciban su salario luego del periodo de cierre, según informa ABC.

 

Trump como presidente: 5 puntos claves para evaluar su primer año en la Casa Blanca

https://cdni.rt.com/actualidad/public_images/2018.01/original/5a60ecdc08f3d9d2708b456a.jpg

El 20 de enero de 2017, el magnate Donald Trump asumió la presidencia de EE.UU., luego de ganar las elecciones dos meses antes.

"A partir de este día, una nueva visión gobernará nuestra tierra. A partir de este día, solo EE.UU. será la prioridad. EE.UU. primero", expresó Trump en su discurso inaugural, en el que "recuperar" a su país era la prioridad.

Más que cumplir con su eslogan "EE.UU. primero", el mandatario parece haber hecho, con su 'egolatría', un show de la política mundial; puesto que sus dichos, banalidades y torpezas ocupan más titulares que sus acciones concretas.

A un año de haber ingresado a la Casa Blanca hacemos un balance de sus promesas electorales y la realidad de su gobierno actualmente.

1.- México: Muro y TLCAN

Construir, o más bien ampliar, el muro en la frontera sur de EE.UU. con México fue una de las promesas más sonadas durante la campaña de Trump; en las que insistía, además, que el país latinoamericano pagaría la obra.

El actual mandatario había dicho que era necesario cubrir los 2.000 kilómetros de frontera, de los 3.000 que comparten, que no están amurallados. En la primera semana en la presidencia, firmó el decreto que ordena el levantamiento del muro, pero hasta el momento no se ha hecho nada.

Prototipos de muro presentados a Trump, en San Diego, California, EE. UU., 23 de octubre de 2017. / Mike Blake / Reuters
 

Hace unos días solicitó al Congreso estadounidense la aprobación de 18.000 millones de dólares para levantar cerca de 1.100 kilómetros de nuevas vallas limítrofes y otras de reemplazo, expandiendo así el actual muro de 1.052 kilómetros a casi 1.600.

El muro ha sido uno de los principales puntos en discordia con el Gobierno mexicano, y Trump lo ha usado en otra de sus banderas proselitistas, que fue la renegociación o retirada del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) con Canadá y México.

Para el mandatario, México tiene que aceptar pagar la construcción del muro a cambio de que Washington se mantenga en las negociaciones para continuar en el TLCAN. "Los 20.000 millones de dólares del muro son 'cacahuetes' comparado con lo que obtiene México de Estados Unidos a través del Tratado de Libre Comercio", dijo.

2.- Obamacare / Trumpcare

Trump habló de derogar la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare —por haber sido impulsada por el exmandatario Barack Obama—, que busca asegurar medicamente a toda la población.

Este ha sido uno de los fracasos en su primer año. Trump ha enviado al Congreso la American Healthcare Act (AHCA), que ha sido denominada Trumpcare, para revocar la Obamacare. Esa iniciativa no ha contado con el apoyo del órgano legislativo hasta ahora.

Ante ello, el mandatario ha emitido una orden ejecutiva para suprimir ayudas públicas que sostenían parte de la cobertura de la Obamacare.

3.- Deportar a millones de inmigrantes

La deportación de inmigrantes no ha resultado como Trump pretendía. En su campaña prometió deportar hasta a tres millones de personas durante su gestión de cuatro años; pero en su primer año de mandato deportó 226.119 personas, unas 165.000 menos que Barack Obama en el mismo período (en 2009).

Protesta de inmigrantes en EE.UU. en contra de la medidas de Trump. / Amr Alfiky / Reuters
 

Sin embargo, Trump sostiene un férreo discurso contra los inmigrantes y una lucha por concretar medidas en su contra. Han aumentado las redadas y detenciones a inmigrantes en todo el territorio estadounidense.

"Llama la atención una política de castigo y de persecución a los migrantes de países extranjeros que tratan de vivir en los EE.UU. y de ganarse el sustento, con una política de expulsiones, de freno a las migraciones y de limitación de sus derechos", dice el analista internacional José Antonio Egido.

"¿Por qué estamos recibiendo a toda esta gente de países de mierda?", fue la última declaración más discriminatoria de Trump, pronunciada a principios de este año.

En concreto, el 8 de enero reciente, la administración Trump canceló el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés), un programa especial que evita la deportación, para unos 200.000 inmigrantes salvadoreños. A estos migrantes se les dio un plazo de 18 meses para abandonar el país o que encuentren una forma de obtener una residencia legal. En noviembre pasado se puso fin al TPS para 60.000 haitianos y para 2.500 nicaragüenses.

El año pasado, Trump había cancelado la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que protege a unos 800.000 jóvenes que llegaron de niños a EE.UU. Pero recientemente un juez federal bloqueó la decisión del mandatario.

4.- Reforma Fiscal: Más para los más ricos

El presidente estadounidense prometió y cumplió con sus pares, los empresarios. En diciembre se aprobó y entró en vigencia una reforma fiscal que contempla la mayor reducción de impuestos en los últimos 30 años en EE.UU.

Trump en la convención de la Federación Estadounidense de Agricultores en Nashville, 8 de enero de 2018. / Jonathan Ernst / Reuters

La ley establece reducción de impuestos para las personas, pero solo hasta 2025; y un recorte, este sí de manera permanente, para las corporaciones, de entre 21 a 35 %. En definitiva, se beneficia de esta normativa solo el 1 % de los que más tienen en EE.UU.

Egido señala que esta medida lo que logra es "reforzar el poder de la clase económicamente dominante, de los más ricos de los EE.UU.", y a su vez aumenta "la desigualdad de esa sociedad".

5.- Política exterior: Los mismos enemigos, menos aliados

La política exterior de Trump también estaba regida, según lo dicho en su campaña, por el eslogan de 'América Primero', pero al parecer se trató de un "fiasco", concuerdan los analistas internacionales Egido y Basem Tajeldine.

"Sin duda ha sido una política exterior desastrosa, llena de derrotas en lo político, en lo estratégico", señala Tajeldine, porque —dice— Trump planteaba una política exterior pragmática, "de una revisión profunda y estratégica", y dedicada a "reconstruir las relaciones con otros países con los cuales históricamente EE.UU. ha estado enfrentado".

Egido menciona que 'América Primero' era algo demagógico "porque la riqueza, el poder, la hegemonía, la agresividad de los EE.UU., su riqueza industrial, su desarrollo tecnológico siempre ha estado, inevitablemente, vinculado a proyectos de expansión internacional".

Trump y Xi Jinping en el Gran Palacio del Pueblo en Pekín, China, el 9 de noviembre de 2017. / Damir Sagolj / Reuters
 

"Hay, en su política exterior, un intento de frenar la pérdida de hegemonía y la decadencia de la presencia, del prestigio, de la capacidad militar y económica de los EE.UU. en el mundo que no está consiguiendo resultados", dice Egido.

Entre las decisiones, políticas y medidas que han generado mayor revuelo internacional y que han dejado en evidencia esa política "desastrosa" están:

    -Medio Oriente: El haber reconocido a Jerusalén como capital de Israel; lo que desató fuertes manifestaciones en varios países, a tal punto que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, señaló que Trump busca "una nueva ola de operaciones contra el mundo islámico".
    -Corea del Norte: "Trump ha sido responsable, claramente, por sus declaraciones y por sus acciones de una descomunal escalada de amenazas y de tensión en la península coreana", dice Egido.
    -Rusia y China: siguen siendo las mayores amenazas para Washington, según lo ha dejado claro Trump en su Estrategia de Seguridad Nacional, presentada en diciembre, donde las definió como "potencias revisionistas". Con Moscú, el mandatario ha manifestado querer recomponer las relaciones, pero no ha habido ningún avance. Con Pekín tampoco se ha caminado mucho, pese a que Trump se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, en varias oportunidades el año pasado.
   - Siria: Actuación en contra del gobierdo de Bashar Al Assad; como por ejemplo el ataque contra la base siria de Shayrat, en la provincia de Homs. Trump se declaró la victoria contra los terroristas, que claramente fue de Rusia.
    -Irán: Trump ha amenazado con abandonar el acuerdo nuclear firmado con Irán por considerar que tiene "fallas significantes" y ha aumentado sanciones contra entidades y funcionarios iraníes.

Ante estas acciones, Egido enumera varias incapacidades que han revelado los inseguros pasos de Washington:

    -Incapacidad de reducir a silencio la política exterior de Corea del Norte.
    -Incapacidad de derrotar al gobierno de la República Árabe Siria y, en el territorio sirio, a Rusia, Irán y Hezbolá.
    -Incapacidad de limitar el desarrollo de la política exterior y el prestigio creciente de Rusia.
    -Incapacidad de frenar el desarrollo económico de una China dispuesta a ocupar el espacio que tradicionalmente había ocupado EE.UU.

La revisión de los Tratados de Libre Comercio (TLC) de EE.UU. con diferentes países y regiones ha dado resultados negativos. "Ha permitido la entrada de China en los históricos mercados estadounidenses", dice Tajeldine, quien añade que esto ha golpeado la economía interna de EE.UU. puesto que muchas empresas "se han ido especialmente a Asia y a América del Sur".

Trump y Putin durante su reunión bilateral en la cumbre del G20 en Hamburgo, el 7 de julio de 2017. / Carlos Barria / Reuters
 

"Las relaciones con Centroamérica y Suramérica han empeorado con la administración de Donald Trump", menciona Tajeldine, también en parte por la revisión de los TLC.

Trump ha sido el único presidente estadounidense que ha contemplado la posibilidad de una invasión a Venezuela; pero no ha encontrado apoyo en Latinoamérica, "especialmente de Brasil, inclusive, de Colombia, que históricamente se han mostrado como los más serviles a la política exterior de EE.UU. han marcado un poco de distancia a esa política belicista", dice el especialista.

El mandatario también dio marcha atrás al avance que habían tenido las relaciones de EE.UU. con Cuba durante la era Obama.

"Hay otro elemento novedoso en su política exterior que es la intranquilidad, la molestia, la confusión que reina dentro del campo de los aliados tradicionales de los EE.UU. en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN)", dice Egido. Un ejemplo ha sido el desacuerdo del presidente francés, Emmanuel Macron, a las medidas de Trump, cuando todos los dirigentes franceses desde Jacques Chirac "habían sido obsecuentes seguidores de la política exterior norteamericana".

Otro paso, que parece haber sido en falso, fue el abandono en 2017 de varios tratados internacionales a los que Washington estaba suscrito:

    -En enero, firmó una orden ejecutiva para salir del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés), que había sido firmado en febrero de 2016 por 12 países que representan el 40 % de la economía mundial.
    -En junio, Trump retiró a EE.UU. del Acuerdo Climático de París, alcanzado en 2015 por 193 países para trabajar en la reducción de las emisiones para paliar los efectos del cambio climático en todo el planeta.
    -En octubre, se retiró de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). 

 

       

Fuente: HispanTv

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar