“Nosotros en general estamos en contra de la injerencia en los asuntos políticos internos de otros países, consideramos que eso trae consecuencias muy graves, por no decir consecuencias trágicas, (…) es sabido que el camino del infierno está empedrado de buenas intenciones”, dijo el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, durante un encuentro con jefes de los medios de información en el marco del Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

La semana pasada cerramos este espacio diciendo que: “El gigantesco mercado chino es la primera arma que tiene ese país para enfrentar la guerra de Trump…pero no es la única”. Efectivamente, en el desenvolvimiento de este conflicto se ha podido observar como China con su habitual pensamiento de largo plazo, comienza a prepararse para enfrentar el diferendo en esos términos, tal vez esa sea otra ventaja a su favor: mientras Estados Unidos lo asume en el plano coyuntural y específicamente hoy con la mirada puesta en las elecciones del próximo año, el país oriental –fiel a su tradición- lo encara en perspectiva estratégica y no circunscrito a la figura que está dirigiendo el ejecutivo.

Sería una simplificación sugerir que los políticos y funcionarios de los Estados Unidos no sabían que la guerra comercial contra China está reduciendo la inversión y el consumo, poniendo a los agricultores en riesgo financiero, desacelerando la economía y arrastrando al resto del mundo. En este sentido, la guerra y la escalada podrían no tener nada que ver con los déficits o las prácticas comerciales "desleales" de China.

El planeta se encuentra suspendido de un hilo y sigue con suma expectación las noticias vinculadas a lo que se ha dado en llamar “guerra comercial” entre Estados Unidos y China. Vale debatir si en realidad se trata de una guerra y si en verdad las causas de su inicio y la actual escalada tiene un trasfondo de orden comercial.

En nombre de los países miembros del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), el embajador de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Samuel Moncada, reafirmó el inquebrantable apoyo a la noble y heroica causa de los pueblos sometidos a ocupación extranjera o dominación colonial, incluyendo la lucha de la República de Mauricio por concluir su proceso de descolonización y ejercer plenamente su legítimo derecho a la autodeterminación.

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar