En 1945, al finalizar la segunda guerra mundial, se constituyó un nuevo sistema internacional que daba cuenta aproximada de la correlación política de fuerzas en el planeta, pero que en gran medida respondió a la imposición de Estados Unidos, el gran vencedor en la conflagración, sobre todo porque su territorio no fue tocado por el conflicto y su aparato industrial estaba intacto. También concurrieron a la creación de esta situación la mínima cantidad de bajas que sufrió ese país en comparación con Europa y China y su participación de última hora (menos de un año) en la verdadera guerra que fue la que se desarrolló en Europa, a pesar que ha querido magnificar hasta hoy el carácter de las acciones bélicas contra Japón en el Pacífico y Asia.

Desde el inicio de la operación de cambio de régimen con el diputado Juan Guiadó a la cabeza, este interés por vincular al gobierno de Venezuela con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia ha crecido significativamente.

Un diluvio caribeño empapó a la marcha chavista que salió el sábado 8 a gritar por los Comités Locales de Abastecimiento Popular (CLAP), el programa del Gobierno para garantizar la alimentación en tiempos de escasez.

Hay una segunda Escuela de las Américas en Estados Unidos pero no forma ni necesita militares para cumplir sus propósitos. Es el Departamento de Justicia, dicta la doctrina a seguir para muchos funcionarios judiciales del continente y Sergio Moro es uno de sus mejores alumnos. La estrecha relación entre el ministro vedette de Jair Bolsonaro y EE.UU. explica en buena medida por qué el Lava Jato dejó en evidencia que su objetivo político era la proscripción de Lula.

 

A las 4:42 de la tarde del 7 de marzo pasado se apagaron las líneas del Metro de Caracas, en la capital venezolana. Los pasajeros salieron caminando de los túneles y, expulsados a la calle, vieron que los semáforos estaban desactivados, que las comunicaciones no funcionaban, que las paradas de autobús empezaban a atestarse. Pensaron que el servicio se repondría en horas. Pero en el centro de control despacho Guayana, a 576 kilómetros al sur del país, donde se controla la generación y distribución del 70 % de la energía que consume la nación, sabían que algo andaba mal: "Ese día yo estaba de guardia, entré un jueves y salí el domingo", cuenta el supervisor de sala César Salazar.

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar