En un hecho que no tiene precedentes, el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, se dispone a instalar este viernes el “Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela” en el Salón de las Américas, el gran salón de actos de la organización en Washington.

Voceros de la oposición han confirmado la instalación “del Tribunal Supremo de Justicia en el Exilio”, donde “participarán buena parte de los 33 magistrados que fueron designados en julio por el Parlamento venezolano” para reemplazar a igual número de jueces del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en pleno funcionamiento en Vezuela.

Los 33 magistrados fueron nombrados por la Asamblea Nacional (AN), de mayoría opositora, sin que se les venciera el periodo a los magistrados actuales. Fue la respuesta a una decisión del TSJ -máximo órgano de justicia y garante de la interpretación de la Constitución-, que declaró al Parlamento “en desacato y nulidad” por desconocer un fallo del máximo tribunal que le ordenaba desincorporar a tres legisladores de Amazonas, elegidos mediante fraude. (Aquí puede ver un análisis sobre estos hechos.)

El trasfondo de la permanente escaramuza de poderes entre la Asamblea Nacional (AN) y los demás poderes públicos comenzó desde que se instaló el Parlamento en enero de 2016. El entonces Presidente del legislativo, Henry Ramos Allup, declaró que los dos únicos poderes electos en Venezuela eran la AN y el Presidente, y los demás los consideró “poderes derivados”. El Parlamento se erigió entonces como superpoder en el imaginario opositor, con frecuentes embestidas, actos de desconocimiento, desacato e intentos espurios de desplazamiento de las demás instancias del poder político, incluido el Ejecutivo.

En lo interno, el empuje institucional de la violencia protagonizada por la AN se instaló en la calle durante 120 días de llamados a “la salida” del gobierno de Nicolás Maduro, hasta la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), tras las elecciones del 30 de julio en la que votaron más de 8 millones de venezolanos.

En el ámbito externo, la bancada opositora estimuló el injerecismo de la Organización de Estados Americanos, con Luis Almagro como lugarteniente de los intereses de la Casa Blanca. La OEA apostó desde inicios de 2016 a un estallido total interno para emplear estos eventos de manera instrumental y detonar mecanismos de presión e intimidación que apuntaran a doblegar a las instituciones venezolanas no subordinadas a la agenda de Washington.

Colombia confirma la instalación de la Corte paralela en Washington

Esta “Corte en el Exilio” paralela también ha sido confirmada por Carlos Negret, Defensor del Pueblo de Colombia, tras reunirse con Luis Almagro, secretario general de la OEA.

“En Bogotá recibí a tres de los magistrados que están en el exilio y sé que el día 13 se va a instalar en el exilio el tribunal aquí en las instalaciones de la OEA”, afirmó Negret a EFE.

“Vamos a trabajar conjuntamente para que los magistrados puedan ejercer sus funciones en Venezuela. Colombia y todos los defensores hacemos parte de la Federación Iberoamericana (de defensores) y vamos a hacer una presión con la OEA para que pueda instalarse el tribunal en Venezuela”, agregó.

Además, explicó que “lo que se va a hacer aquí (en la OEA) es un asunto político, simbólico” y que “de lo que se trata es de que (el tribunal) pueda ejercer sus funciones donde tiene que ser que es en Venezuela y no aquí en Washington”.

“Si todos empezamos a hablar de lo mismo, en algún momento Maduro tendrá que permitir la entrada a este tribunal, la idea es que regresen, cómo lo vamos a hacer está por estudiarse, la presión política es importante”, añadió Negret.

Un hecho sin precedentes

Se trata de un hecho que no tiene precedentes en la historia latinoamericana y “un plan macabro contra Venezuela”, según el Fiscal General Tarek William Saab.

El Fiscal aseguró que Almagro trata de implementar instituciones paralelas con unos magistrados falsos y prófugos de la justicia venezolana.

También, expresó que por la vía que van Almago dentro de poco “querrá nombrar desde allá el alto mando de la Fuerza Armada buscando militares exiliados, con las manos bañadas en sangre. Nombrará las autoridades del CNE, al poder ciudadano y al presidente de Venezuela. Tal vez busque a Carmona en Colombia y lo nombre”, dijo.

La ex fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, quien se encuentra en Bogotá y no recibió la visa de Estados Unidos para asistir al acto de este viernes en la OEA -presuntamente por su pasado chavista-, se reunió este miércoles con uno de los “jueces estrella” del tribunal antivenezolano, Alejandro Rebolledo.

Rebolledo informó en su cuenta twitter la visita que recibió de Ortega Díaz en su oficina en Bogotá este 11 de octubre, para consignarle un conjunto de documentos supuestamente comprometedores sobre la delincuencia organizada en Venezuela, que serán ventilados en Washington.

Hiperactividad internacionacional de Almagro

Célebre por su obsesión contra Venezuela, al parecer Almagro ha recibido más presión del gobierno estadounidense para involucrarse de lleno en el lobby contra el país sudamericano.

En una nota oficial, la OEA anunció que el 16 y 17 de octubre se realizará en su sede “la segunda ronda de audiencias publicas a fin de analizar si la situación en Venezuela debe ser remitida a la Corte Penal Internacional (CPI) para una investigación criminal independiente”.

El pasado 9 de octubre, Almagro participó en Praga en un denominado Forum 200, donde se reunieron con dirigentes del partido opositor venezolano Voluntad Popular, y el 24 de agosto anunció que la ex fiscal general de Venezuela Luisa Ortega investigará la corrupción de su país con abogados venezolanos que viven fuera del país.

“Magistrados coordinarán con la Fiscal @lortegadiaz investigación de casos corrupción del régimen de #Venezuela”, tuiteó Almagro, tras recibir a 9 de los 33 magistrados en su despacho de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Washington, donde presuntamente se cocinó toda esta olla.

El 14 y 15 de septiembre pasado la OEA auspició una primera ronda para definir un proceso contra Venezuela ante la Corte Penal Internacional (CPI) por la supuesta violación del país sudamericano a los derechos humanos.

El canciller venezolano Jorge Arreaza denunció ante el Consejo Permanente de la OEA que Almagro utiliza una “figura inexistente” para presentar al país como violador de los derechos humanos.

“El Sr. Luis Almagro, con su accionar selectivo, parcializado y politizado, extralimitándose una vez más en sus funciones como Secretario General de la OEA, convocó en la sede de la organización a unas denominadas audiencias públicas los días 14 y 15 de septiembre, como parte de una estrategia que pretende presentar a Venezuela como un país violador de Derechos Humanos, sirviéndose para ello de una figura jurídicamente inexistente: Asesor Especial del Secretario General de la OEA para Crímenes de Lesa Humanidad”, señaló un comunicado la República Bolivariana de Venezuela.

No ha habido practicamente una semana de este 2017 en que no haya habido noticias sobre las gestiones de Almagro para concretar la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela. Durante marzo, abril, mayo y julio, el representante de la OEA buscó un sin fin de estrategias para lograrlo, sin éxito.

En mayo, 15 países de Caricom lo increparon por su actitud, mermando sus objetivos. Y en julio, recibió apenas 13 votos, distanciándose por una decena del piso que precisaba para aprobar una resolución favorable a sus intenciones.

 

 

Fuente: Red58

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº48