Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La gira de Mike Pompeo y el juego sucio de la vieja Europa

Por Geraldina Colotti

Son impresionantes las cifras que presentó el presidente venezolano Nicolás Maduro a la ONU para denunciar la magnitud del daño causado por las medidas coercitivas y unilaterales impuestas por Estados Unidos: en 6 años, los ingresos petroleros han caído en un 99%, “de 100 dólares o euros que el país obtuvo por la venta de petróleo en 2014 -dijo el presidente- ahora recibe menos de uno”.

Desde 2013, esto ha caído de $ 56 mil millones «a menos de $ 400 millones el año pasado». Un colapso que «tuvo como causa inicial la guerra declarada a los precios del petróleo para atacar a los principales productores mundiales». Luego -añadió Maduro- «pasamos a la fase dos, el bloqueo total, la persecución total de la economía y las finanzas del país».

Cifras que hablan por sí solas y que indican el esfuerzo titánico que ha hecho la revolución bolivariana para seguir destinando más del 70% de los escasos recursos existentes a proyectos sociales. Cifras que indican por qué -como también ha establecido la ONU- las «sanciones» son la forma más perversa de violación de los derechos humanos.

Datos que, por supuesto, los medios internacionales al servicio de las grandes corporaciones ocultan, si no para culpar a los errores del gobierno -como si un país pudiera vivir sin comprar ni vender en el mercado internacional, en tiempos de globalización-, o para demostrar que el socialismo, en todas sus formas, significa quiebra.

Pero, ¿cómo no puede un país sufrir graves consecuencias cuando se la han robado, congelado y confiscado más de 30.000 millones de dólares en bancos estadounidenses o europeos? Para tener una idea del alcance de la pérdida, basta con mirar las cifras del Producto Interno Bruto anual de algunos grandes países o bloques de países: el PIB de los EE. UU. se calcula en casi 30.000 millones, el de toda la Unión Europea en casi 20.000 millones, el de China en casi 14.000 millones.

La propaganda de la extrema derecha se basa en algunos factores que pueden parecer paradójicos: ¿cómo puede un país que posee las primeras reservas de petróleo certificadas del mundo tener que racionar la gasolina? ¿como puede una libra de carne costar casi como un salario? En cambio, la verdadera pregunta sería: ¿con qué rostro se permiten ladrar estos sombríos personajes que pasan su tiempo en el lujo de Europa, donde continúan pidiendo a sus amos que aprieten aún más la soga al cuello del pueblo venezolano?

Mientras Maduro hablaba como estadista y unía su voz a quienes, empezando por Cuba, invitaban a la ONU y a la OMS a apoyar medidas de solidaridad y de compartir, el autoproclamado Guaidó, que está jugando sus últimos cartuchos antes de terminar para siempre en la basura de la historia, habló de más «sanciones», pensando en cómo llenar aún más su billetera.

Mientras tanto, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, estaba terminando su viaje a Europa, donde visitó Grecia e Italia, recibiendo el repudio de los movimientos populares. Un llamamiento, lanzado por Brics-Psuv Italia, por Conaicop con el respaldo de la Red Europea de apoyo a la revolución bolivariana, firmado por partidos, asociaciones, cientos de activistas sindicales y por la libertad de los pueblos, rechazó la presencia de Pompeo con estas palabras: “El exjefe de la CIA es un criminal de guerra: capaz de imponer «sanciones» a los pueblos en medio de una pandemia, para empujarlos a rebelarse contra sus gobiernos legítimos, poniendo en su lugar títeres que son bienvenidos en la Casa Blanca. Un criminal de guerra que quiere asfixiar al pueblo palestino, que viene aquí para encerrar aún más a Italia en la economía de guerra de la OTAN, y posicionarla en la «guerra fría» contra China».

En el centro del viaje, que sigue al realizado por el exjefe de la CIA en los países vasallos de América Latina, está la restauración de la hegemonía norteamericana, mediante la consolidación de alianzas incluso con la vieja Europa en detrimento de China.

Todavía, si miras detrás de la poderosa pantalla de propaganda, Estados Unidos tendría cada vez menos razones para hacer alarde de la habitual arrogancia imperialista, especialmente después de la pandemia del coronavirus, que registró una tasa de mortalidad 256 veces mayor que la de China.

Además, EE.UU. depende sustancialmente de las importaciones de China, ante un progresivo debilitamiento del dólar y un imparable agotamiento de las reservas de hidrocarburos, en un país que es el mayor consumidor de petróleo (y de drogas, dicho sea de paso), a pesar de tener un número de habitantes 4 veces menor que lo de China.

Un «imperio» que, si las agencias calificadoras de riesgo no fueran grandes comités de negocio internacional, sería considerado un país de alto riesgo. Pero para mantener las ganancias del 10% más rico que posee el 75% de la riqueza del país – Estados Unidos tiene la tasa de desigualdad más alta de todos los países occidentales – es necesario restablecer la hegemonía, consolidando alianzas, incluso en Europa, a través de la economía de guerra y el complejo militar-industrial.

De hecho, en la agenda de las reuniones de Pompeo estaban las nuevas medidas coercitivas unilaterales impuestas, en lo que respecta a la Venezuela bolivariana, incluso a aquellos miembros de la oposición moderada que, rechazando la vía golpista patrocinada por Trump, han decidido participar masivamente en las elecciones parlamentarias del 6D.

Una cita electoral a la que se opone también la Unión Europea que, más allá de los conflictos comerciales, siempre acaba uniéndose a Estados Unidos contra el «enemigo común»: es decir, el socialismo.

El juego de la UE ahora es posponer las elecciones del 6D con el pretexto de que no existirían ni las condiciones concretas, debido al Covid-19, ni las políticas, que deberían conducir, según la UE, a nuevas elecciones generales: para que pueda ganar, obviamente, su payaso favorito.

Un artificio que se utiliza cuando sea necesario, como es el caso de Trump en los USA o de los golpistas en Bolivia, para preparar otro fraude electoral, y ciertamente no para proteger la vida de sectores populares, siempre subordinados a los intereses del mercado.

Tras la visita realizada a Venezuela por el Servicio Europeo de Acción Exterior de la UE (SEAE), el lobby trumpista, encabezado por la extrema derecha venezolana, invitó al titular de la diplomacia, Josep Borrell, a informar al Parlamento Europeo.

Pero el pueblo venezolano, por boca de su legítimo presidente Nicolás Maduro, reiteró que en Venezuela se respeta la constitución y que las elecciones se realizarán en esa fecha, con las medidas de seguridad necesarias. Y la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) discutirá la próxima semana la Ley contra el bloqueo, presentada por el presidente Maduro con carácter urgente.

 

_____

Fuente: Resumen Latinoamericano

Postales para NO OLVIDAR

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº136

 

Descargar

 

Resumen Latinoamericano: Octubre

 

Descargar

 

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015

Premio Aquiles Nazoa Periodismo Digital 2015