Todos lo saben en Venezuela: las atenciones parten de la ética médica. A ningún enfermo se le pregunta por su afiliación política ni se le pide dinero; son personas, pacientes, seres humanos… y eso basta para sensibilizar a médicos formados en los valores de la Revolución. Para hacerla grande, ellos no tienen que inocularla.

La historia de la colaboración cubana con el mundo está signada por el cumplimiento de preceptos éticos en la conducta y posición de nuestro Estado y nuestro Gobierno de no inmiscuirse en los asuntos internos de ningún país y de respeto a la soberanía de las naciones y al Derecho internacional.

Los cientos de miles de compatriotas que brindan sus servicios en los cinco continentes consideran y cumplen esos principios. Así, fortalecidos por ellos, trabajamos los cubanos en la patria de Bolívar y Chávez.

La República Bolivariana de Venezuela es el segundo país del mundo con mayor presencia de internacionalistas cubanos desde el 1ro. de enero de 1959, solo superado por el hermano pueblo de Angola, que vio vivir, trabajar, pelear y morir a su lado a incontables hijos de Martí. Venezuela es también la nación con mayor diversidad de especialidades en materia de salud, deportes, cultura, educación, comunicaciones, agricultura, alimentación, industria, ciencia, energía y transporte, entre otros sectores.

Con el triunfo popular y la llegada al poder del Comandante Hugo Chávez Frías, la Revolución puso al ser humano en el centro de todo. Por primera vez, millones de desclasados y pobres se sintieron personas valoradas y tuvieron acceso a los programas de protección social que el Gobierno ha desarrollado con el respaldo del 73 % de inversión del pib en beneficio de las mayorías.

De ahí surgieron las misiones sociales, creadas e impulsadas por Chávez como «el alma de la Revolución», por su carácter inclusivo, popular, participativo, democrático, humano, solidario y genuinamente socialista.

En este contexto, en el corazón del pueblo y su Revolución, se insertan los colaboradores cubanos. Fidel delineó los principios fundamentales de la cooperación: en primer lugar, atender bien al pueblo venezolano, preparar el relevo y cuidar a nuestra tropa. Estos han sido, son y serán la guía de la presencia cubana en este hermano país.

La Misión Barrio Adentro Salud es la de mayor impacto. Nuestros colaboradores están distribuidos en los 24 estados y 335 municipios del país. Viven diseminados en todas las parroquias y ofrecen sus servicios en más de 1 500 escenarios laborales. Los podemos encontrar lo mismo en un cerro, con los más humildes, que en las colinas, donde radican ciudadanos de la clase rica y de la mediana burguesía.

VENEZUELA CORAZÓN ADENTRO

Todos lo saben en Venezuela: las atenciones parten de la ética médica. A ningún enfermo se le pregunta por su afiliación política ni se le pide dinero; son personas, pacientes, seres humanos…, y eso basta para sensibilizar a médicos formados en los valores de la Revolución. Para hacerla grande, ellos no tienen que inocularla.

Ejemplos sobran en las jornadas cotidianas y en momentos excepcionales como en los meses de guarimbas de 2017 o en los días 22 y 23 de enero de este año y, más reciente aun, el 23 de febrero pasado, cuando fueron atendidos por cubanos, en los Centros de Diagnóstico Integral, heridos por armas de fuego, golpes y hasta quemaduras, tanto chavistas como opositores, con la misma calidad y disposición.

Luego del empleo de la clínica, método más directo y eficaz, puede venir para cualquier paciente, sin distinción alguna, un examen diagnóstico, un tratamiento con medicinas o de rehabilitación, una intervención quirúrgica y, si lo requiere, hasta un tratamiento especializado en Cuba.

¿Control? Sí lo hay, pero es muy distante del enfoque que le adjudican los enemigos de Cuba y Venezuela. Como en cualquier parte del mundo, se registran las estadísticas de salud, no en el sentido mercantilista sino para evaluar el impacto de las enfermedades y los tratamientos, la calidad de vida y las acciones de prevención.

En los 18 años de desarrollo de la Misión Barrio Adentro Salud se han ofrecido 1 552 millones de atenciones médicas, se han salvado 1 473 317 vidas y realizado 3 391 967 intervenciones quirúrgicas.

Entre los 10 388 servicios que se prestan están la atención a personas con discapacidad, tratamientos odontológicos y oftalmológicos y seguimiento de enfermedades crónicas como la diabetes. En solo diez años se han atendido 209 607 pacientes de esta última, con la aplicación del HebertProt p, un fruto de la ciencia cubana, de gran impacto, que ha reducido a un 3 %, en las personas tratadas, los casos de amputación de miembros, mientras que las estadísticas de Venezuela recogen que los enfermos que no reciben el producto cubano son amputados entre el 40 y el 60 % de los casos.

Algo que distingue el quehacer del sistema de salud desarrollado por la Revolución desde Barrio Adentro, primero con los médicos cubanos que trabajaron en la comunidad y ahora con el relevo de médicos integrales comunitarios venezolanos en los 13 617 consultorios populares, es el trabajo de terreno, casa a casa, y con despliegues integrales, con la participación de los factores de la comunidad, no para buscar votos electorales ni para hacer presión política, sino para ejercer la medicina social, esa que, desde el alma, cura las enfermedades.

NO HAY AGENTES NI SOLDADOS CUBANOS EN TIERRA BOLIVARIANA

En Venezuela permanecen los agradecidos, de manera voluntaria y con un alto sentido del valor y la firmeza revolucionaria. Los que cumplen con un deber solidario se mantienen unidos a los venezolanos frente a las agresiones y amenazas del imperio y sus lacayos. Solo los que vinieron buscando de qué lado se vive mejor han abandonado la causa.
No hay en tierra bolivariana agentes ni soldados cubanos, solo colaboradores amantes de la paz, del amor y de la vida que enseñan y aprenden a diario.

Al igual que en Cuba y a través de la Misión Robinson -nombre tomado del seudónimo de quien fuera maestro del Libertador Simón Bolívar-, se logró alfabetizar a 3 095 546 de venezolanos, utilizando en esa hermosa causa nuestro método «Yo sí puedo».

Con seguridad afirmamos que el pueblo venezolano es hoy más culto y más libre, piensa, razona y decide su propio destino, gracias a las misiones sociales de Venezuela y Cuba.

El presidente constitucional Nicolás Maduro Moros fortaleció el Sistema de Misiones y Grandes Misiones Socialistas Hugo Chávez Frías, ratificando que constituyen una fuente de poder social, económico y político. Hombro con hombro, para la paz y el amor, los cubanos le acompañaremos siempre.

*Jefe de la Oficina de Atención a las Misiones Sociales Cubanas en Venezuela

En Contexto:

Ningún médico cubano niega el servicio y mucho menos arriesga la vida de un paciente para lograr fines políticos
La colaboración médica internacional cubana se ha desarrollado durante 55 años y tiene presencia en 124 países con más de 400 000 trabajadores de la salud

Desde que comenzó la colaboración médica cubana en Venezuela han trabajado allí más de 140 000 colaboradores de la salud, quienes han ofrecido millones de atenciones médicas, y se han formado más de 24 000 médicos integrales comunitarios

Las misiones Barrio Adentro I y II han llevado salud al pueblo de Venezuela de manera altruista como caracteriza a nuestros profesionales
Solo los que apoyan el golpe de estado desde  el exterior pueden tratar de mancillar su honor

La colaboración cubana en Venezuela es la solidaridad que defendieron Fidel y Chávez

Más 220 000 especialistas cubanos de diversos sectores han pasado en estos años por suelo bolivariano. Ese es el verdadero ejército cubano, no el que pregonan los golpistas

 

          

Fuente: Granma

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar