“Tenemos la responsabilidad todos de salvar este momento trágico en el país para instalar las bases de la paz con justicia, libertad y democracia en nuestro país”. Así afirmó el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, al intervenir en la instalación de la mesa de diálogo nacional para restituir la institucionalidad, la seguridad y la paz en nuestro país.

El Comandante reconoció ante los Obispos de la Conferencia Episcopal que sirven de mediadores en el diálogo y demás invitados, que “la Nicaragua que crecía, atraía inversiones, que respiraba tranquilidad y paz en medio de las contradicciones lógicas que se viven en toda sociedad, está profundamente herida”.

En ese sentido llamó a devolver la tranquilidad en el país a las familias y pidió a los grupos de derecha que hoy tienen tomadas las calles de muchos municipios del país a que se “permita el tránsito de las familias en los pueblos y ciudades, de los trabajadores hacia la zona franca”.

Hoy más de 130 mil trabajadores hoy están paralizados por los tranques en calles y carreteras. Estas acciones de paralizar la actividad económica y productiva, dijo, “solo hacen que vayan al desempleo esos trabajadores”.

Los campesinos también están siendo víctimas de estos grupos pues los tranques en carreteras no les permiten sacar sus cosechas para llevarlas al mercado y se provoca la escasez y la incertidumbre.

“Se está sembrando el dolor en millones de familias nicaragüenses, preguntémosle a las familias nicaragüenses si están de acuerdo con esos actos de violencia”, resaltó el Comandante.

Estas hordas derechistas aterrorizan a las familias en zonas de Managua, en Masaya a lo largo de la carretera hacia El Rama y asaltan negocios de todo tipo. “Eso no lo hace un joven con conciencia, con valores”, añadió Daniel en clara alusión a esa parte de la juventud nicaragüense que se está dejando llevar por falsos argumentos.

Están sembrando el terror entre la población, se destruyen edificios y sitios públicos que al final solo le hacen daño al pueblo nicaragüense, afirmó. “Cuando luchamos contra la tiranía somocista nunca asaltamos ni promovimos el asalto a negocios”, rememoró.

Situaciones como estas solamente se resuelven en el marco de la ley y la justicia y por esa razón hemos invitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que acompañe su esfuerzo y reine la justicia en nuestro país para que se investigue realmente.

Ante los supuestos argumentos de que en el país existen desaparecidos y presos políticos, el Presidente Daniel Ortega instó a que le pasen ya la lista de desaparecidos y prisioneros políticos que supuestamente hay en Nicaragua.

“Que no se utilice la mentira. Qué le pasen la lista a los obispos de la Conferencia Episcopal y vamos a demostrarle que no hay un solo desaparecido ni un solo preso, todos fueron liberados”, sentenció.

En otra parte recordó que la policía ha sido víctima de esta campaña y recordó que un país sin instituciones que permitan guardar el orden, es un país que se anarquiza y no controla nadie.

“La policía tiene órdenes de no disparar y la prueba es que cuando se atacó el cuartel de Masaya donde estaba la policía, no disparó y resistió horas y horas”, remarcó.

En Matagalpa lo pueden confirmar los ciudadanos y los religiosos que han estado mediando ante estas tragedias. “Simplemente no debe seguir corriendo la sangre de hermanos en Nicaragua y la Policía tiene órdenes de no disparar”, añadió el Presidente.

Durante estos días de enfrentamientos, igualmente han muerto policías y trabajadores. Recordó que anoche en Matagalpa murió un muchacho y dos gravemente heridos. Un maestro murió en la madrugada. Una niña de un año resultó con un balazo en el cuello, víctima de esa violencia irracional que ha explotado en nuestro país, de esa violencia diabólica que ha explotado en nuestro país y cuatro hermanos de la política nacional que tienen familia, resultaron gravemente heridos en estos ataques que se lanzaron anoche en Matagalpa.

“La sangre no tiene diferencia de color, en todos corre la misma sangre y a todos nos duele la muerte de nuestros seres queridos. Tenemos razón de indignarnos, pero también tenemos la obligación de no responder a la violencia con la violencia sino tenemos escaladas de violencia que terminan en guerra y están casados el gobierno nicaragüense”, afirmó.

Agradeció a la Conferencia Episcopal, a Su Eminencia Reverendísima Leopoldo Brenes y los señores obispos por el esfuerzo extraordinario que han hecho para que se instale este diálogo. Reconoció también el esfuerzo heroico de sacerdotes que han ido a los lugares a buscar como calmar esa violencia y han sido agredidos e insultados por su labor mediadora, condenó Daniel Ortega.

Hoy damos nuestro compromiso de seguir trabajando para que se haga justicia. “Somos los primeros interesados por eso invitamos a la CIDH, porque tiene que haber justicia para todos. Para estudiantes de cualquier afiliación política que han fallecidos, policía, trabajadores.

La justicia no es solo para unos de un lado, los muertos están de todos lados y vamos a continuar trabajando para que se pueda fortalecer, enriquecer el proceso institucional de nuestro país que tengamos instituciones cada día más sólida y fuertes que le den seguridad y estabilidad a Nicaragua y a todos los nicaragüense”, afirmó.

Además se ha abierto una mesa con una comisión de la Organización de Estados Americanos (OEA) que permita hacer los cambios que nuestro proceso histórico demandan en esta circunstancia para que haya un fortalecimiento de la democracia, de los procesos electorales, que tengamos una mayor fortaleza para emprender o reemprender la lucha por la estabilidad, la paz y el crecimiento económico de nuestro país.

 

 

       

Fuente: La voz del sandinismo

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar