La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala (OACNUDH) condenan los asesinatos de defensores de derechos humanos integrantes de organizaciones indígenas y campesinas que han tenido lugar recientemente en Guatemala.

La CIDH y la OACNUDH expresan su preocupación ante la situación de riesgo en la que se encuentran las y los defensores de DDHH, además del incremento de hechos de violencia y ataques en su contra.

Según información recibida, el 9 de mayo de 2018 el señor Luis Arturo Marroquín, líder del Comité de Desarrollo Campesino (CODECA) y defensor del desarrollo rural de los pueblos indígenas y de los campesinos, fue asesinado en el departamento de Jalapa. Al día siguiente, el 10 de mayo, José Can Xol, líder del Comité Campesino del Altiplano (CCDA) y autoridad ancestral, fue asesinado en el departamento de Alta Verapaz. Tres días después en el mismo departamento, el 13 de mayo, fue asesinado Mateo Chamán Paau, también defensor e integrante de CCDA y el 1 de junio, falleció Ramón Choc, otro defensor de CCDA después de un ataque con arma blanca del que resultó con lesiones graves.  El 4 de junio fueron asesinados Alejandro Hernández y Florencio Nájera, dos líderes de CODECA, en Jutiapa y el 8 de junio, Francisco Munguía en Jalapa, los tres por ataques con machete.

La CIDH y la OACNUDH expresan su preocupación sobre la situación de violencia e indefensión de las comunidades indígenas y sus defensoras o defensores en Guatemala, que está estrechamente relacionada con la situación de discriminación y exclusión que enfrentan, así como la falta de seguridad jurídica sobre sus tierras y territorios.

Tal como lo señaló la CIDH en su informe Situación de derechos humanos en Guatemala de 2017, las cifras de ataques a personas defensoras de los derechos de los pueblos indígenas en Guatemala estarían en aumento en los últimos años. Estos asesinatos se suman a los de otros tres defensores de derechos humanos y dos periodistas desde inicios de 2018. La CIDH y la OACNUDH confían en que el Estado de Guatemala investigará estos asesinatos de manera urgente, exhaustiva y objetiva a fin de esclarecer los motivos y circunstancias de los mismos, tomando en consideración la labor de defensa de los derechos humanos que realizaban los defensores asesinados, en particular el derecho a la tierra y al territorio de sus comunidades, como un elemento importante en el desarrollo de las investigaciones.  Asimismo confían en que posteriormente se avance en el juzgamiento y sanción de los responsables materiales e intelectuales.

Los asesinatos y otros actos de violencia en contra de las personas defensoras de derechos humanos tienen un impacto adicional sobre todas aquellas personas o comunidades para quienes trabajan, dejándoles en un estado de mayor vulnerabilidad. Para las comunidades indígenas, la pérdida de un líder o un defensor podría afectar su participación efectiva en asuntos que inciden en sus derechos, su inclusión, autodeterminación y su libre desarrollo dentro de un Estado multicultural y democrático.

 

        

Fuente: La Radio del Sur

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar