Además de habeas corpus, presión popular puede ser determinante para un resultado favorable en la Justicia.

Este sábado, Luiz Inácio Lula Da Silva se entregó a la justicia después de un masivo acto en el sindicato que lo vio nacer como dirigente político en San Pablo. Aquí analizamos brevemente el derrotero de la operación que finalmente lo llevó a prisión.

A las 22.02 el avión que transportaba a Lula rumbo a la cárcel aterrizó en el aeropuerto Alfonso Peña de Curitiba. Quince minutos después salió rumbo al centro de la ciudad el helicóptero que consumaba el fin de la libertad del ex presidente de Brasil durante ocho años y que es, además, el candidato mejor posicionado en las encuestas para las elecciones del 7 de octubre próximo. Pero Luiz Inácio Lula da Silva no acató de inmediato la orden de presentarse detenido. Antes convirtió en un acto política la misa en honor de su esposa fallecida. “No podrán encarcelar mis sueños”, exclamó en medio de su discurso.

(+) Lula no se presentó ante Moro: "Soy un símbolo de la resistencia de los trabajadores"

(+) Argentina: Multitudinaria marcha de solidaridad frente a la Embajada de Brasil: Un grito de corazón por la libertad de Lula

El expresidente se embarcó en una jugada de riesgo al plantarle cara al juez más poderoso del país, que tiene de su lado a buena parte del partido judicial. Y salió victorioso porque supo imponer el lugar del duelo: San Bernardo do Campo.

La cantidad de desplazados internos en Colombia producto del conflicto interno han superado a países como Siria e Irak.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº65