(+) Presidente Maduro reitera su llamado a la unión nacional

Los caraqueños macharon de nuevo, esta vez hasta Los Próceres, convocados para la conmemoración de los 208 años del 5 de julio de 1811, cuando se firmó el Acta de Independencia. Ningún informe manipulado, ni fuerza alguna en el mundo podrá detener el proceso de independencia, justicia, democracia y paz que protagoniza el pueblo venezolano.

Alexander Herńandez estaba parado en el brocal de la vía del Bus Caracas con dos libros, uno en cada mano, en cuyas portadas se muestran las intervenciones de Estado Unidos en Panamá y en Guatemala. Portando una boina roja en la cabeza, trataba de llamar la atención de las decenas de miles de hombres y mujeres de todas las edades que desde tempranas horas de la mañana pasaban por la avenida Nueva Granada en un bulliciosa y festiva caminata, rumbo al Paseo Monumental Los Próceres, con motivo de la marcha patriótica conmemorativa de los 208 años de la Firma del Acta de Declaración de Independencia.

Hernández, quien se presenta como habitante de Petare, sector José Félix Ribas, zona 7, de 47 años y simpatizante de izquierda desde niño, afirma que hay un proverbio bíblico que dice que el pasado nos sirve de instrucción, o algo así, de allí que se refiera a los casos de Panamá y Guatemala, como ejemplos de que las intervenciones de Estados Unidos en América Latina han devenido en sufrimientos y desastres para los pueblos.

Hoy Venezuela está sufriendo consecuencias similares, asegura Hernández, quien dice trabajar en la fundación Librería del Sur. Recuerda que en 1999, con motivo del deslave que azotó al hoy estado La Guaira, el comandante Hugo Chávez rechazó la ayuda humanitaria ofrecida por Estado Unidos. Chávez sabía lo que implicaba una supuesta oferta de ese tipo.

“Diosdado Cabello lo dijo en un programa reciente: que los marines fueron a Honduras y que para combatir el cambio climático, pero en verdad es para provocar desastres naturales, para apropiarse de las riquezas de esa país. Bien que Chávez no hizo eso, hay que entenderlo. Que estos dos libros que tengo en mis manos sean ejemplo para nosotros. Como ya dije, tenemos que leer el pasado. Muchas naciones latinoamericanas ya vivieron esta situación que estamos afrontando. No es simplemente estar aquí por una marcha, se trata de la defensa del país, de la soberanía nacional, que se viene promoviendo desde Simón Bolívar para acá. Este testimonio que tengo en la mano no es venta, es conciencia”, indica Hernández.

-¿Y qué lo impulsó a simpatizar con la izquierda?

Yo quiero a mi país y estoy dispuesto a defender mi patria. Soy partidario de la independencia, la soberanía de todos los pueblos del mundo. Yo viví el 4 de febrero dentro de un cuartel y desde pequeño he tenido simpatías por la URSS. Leo desde niño. En 1983, cuando ganó Jaime Lusinchi, yo simpaticé por José Vicente Rangel, que era candidato de la izquierda. No voté porque tenía 11 años.

Mientras Hernández se mantenía en el filo del brocal, la muchedumbre que ayer participó en la “marcha patriótica” pasaba a su lado, animada por la música de las bandas de viento y de redoblante y el jolgorio que forman los grupos de tambor.

La multitud, incluyendo el pelotón de milicianos con su uniforme de caqui, caminó desde tempranas horas de la mañana. Partió de la sede del Inces, en la avenida Nueva Granada, bajo un bosque de banderas blancas, rojas, azules, grises. Al mediodía, el Paseo Los Próceres, donde se desarrolló el vistoso desfile militar, se quedó pequeño para albergar a tanta gente. Muchos optaron por devolverse. A la altura de la Procuraduría General de la República pusieron una pantalla gigante, desde la cual se pudo apreciar el desfile, entre el estruendo de los aviones rusos que volaron por los alrededores. Por allí estaba el dirigente Jesús Faría vistiendo su acostumbrado bluyín y su camisa roja.

Dirigentes de los movimientos políticos, sociales, militantes revolucionarios, destacaron la trascendencia de este 5 de Julio, en momentos en que Venezuela sufre las agresiones y el acoso del imperialismo estadounidense.

“Seguimos reivindicando la lucha del Libertador Simón Bolívar y del comandante Hugo Chávez, quien pidió defender la soberanía e independencia. Hoy Venezuela ante el mundo sigue dando pasos agigantados en respeto a la lucha de los pueblos”, señalo Carmen Zerpa, jefa de movilizaciones del PSUV en Caracas, en declaraciones recogidas por el canal 8.

Jesús Rojas, miembro de la juventud del PSUV, afirmó por su parte: “Estamos en las calles defendiendo la patria y la paz. Estamos orgullosos de celebrar nuestro 5 de Julio y que sepa el mundo entero que nos liberaremos de las cadenas imperiales que quieren oprimirnos”.

Alexander Rodrigo, del movimiento urbano, anunció que más de 1.500 conuqueros de la ciudad capital impulsan la ley de agroecología, única en Latinoamérica, para impulsar el aparato productivo nacional.

Pueblo unido

En la tarima central, montada frente a la sede del Inces, voceros del PSUV, entre ellos Darío Vivas y Erika Farías, alcaldesa de Caracas, arengaron a la multitud y resaltaron de nuevo la fuerza del pueblo caraqueño, que se lanz a las calles para defender la Revolución.

Jesús Faría, constituyente y miembro de la dirección nacional del PSUV, destacó el carácter histórico de la fecha, pero sostiene que más allá de su relevancia y la carga que representa, se tiene que resaltar que en la coyuntura actual se está confrontando el mismo desafío que se tuvo que superar en aquellos días de 1811 para lograr la independencia, la búsqueda de la soberanía para constituirnos en Estado soberano.

Observa Faría que hay una línea histórica de continuidad entre las luchas de ayer y de hoy, cuando nos enfrentamos al imperialismo norteamericano.

Asevera el dirigente pesuvista que esa lucha la tiene que llevar a cabo el pueblo, el pueblo en armas en forma de unión cívico-militar, el pueblo organizado en una gran masa popular activada en función de su programa histórico.

Sostiene que en aquel momento, a partir de 1810, se luchó por la Constitución de la República y el programa del Libertador, que se fue desarrollando hasta llegar a su máxima expresión en el Congreso de Angostura, en la búsqueda de la suprema felicidad, la mayor estabilidad política y desarrollo económico.

“Ahora tenemos nosotros la obligación de luchar para concretar el legado del presidente Chávez: justicia social, democracia plena, democracia participativa, soberanía y la ética socialista, de tal manera que hoy estamos en un momento crucial de nuestra historia y nos alimentamos e inspiramos en la gesta independentista. Vamos a derrotar al imperialismo en su afán intervencionista, su amenaza militarista y la guerra económica, que es el tema central en este momento”, indicó.

Agregó que no habrá informe manipulado de Michelle Bachelet (alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU), no habrá Grupo de Lima, no habrá Gobierno de Donald Trump, que pueda frenar a este pueblo para que no consiga ese objetivo supremo que es la independencia, la justicia, la democracia, la convivencia democrática del país y la paz.

“Estamos luchando y vamos a vencer, y el PSUV jugará un papel decisivo y la unión cívico-militar es la base para que estos objetivos puedan alcanzarse”, dijo.

-¿Cómo congeniar con una oposición al servicio de intereses foráneos?

-Nosotros siempre hablábamos de la dependencia como uno de los lastres y una de las lacras que había penetrado nuestra sociedad. Hoy lo estamos viendo claramente en la forma como la política de la derecha, de las oligarquías, asume de la manera más descarada, abierta y vergonzosa una política de dependencia. Se han convertido en los peones, en la servidumbre del imperialismo, pero más importante que eso, nosotros hemos derrotado al imperialismo y sus peones internos en todos los escenarios: militar, internacional, incluso en el comunicacional hay avances muy importantes. La calle la tenemos nosotros. La fuerza que tiene la oposición criolla es la que le ha dado el imperialismo. La pregunta de hoy es cómo hacemos para derrotar al imperialismo y la clave de eso es mantener la unidad, mantener el despliegue, la lucha de las ideas, la siembra de la conciencia y la ofensiva revolucionaria.

 

Presidente Maduro reitera su llamado a la unión nacional

«Hoy, 5 julio, llamo a la paz y a la unión nacional de todos los sectores sociales, políticos, económicos y culturales de Venezuela. ¡Extiendo mi mano a todas y todos!»,  afirmó este viernes el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, durante el desfile cívico-militar por los 208 años de la declaración de la independencia de nuestro país.

Desde el Paseo de la Nacionalidad, popularmente conocido como el Paseo Los Próceres, en Caracas, el jefe de Estado señaló que las venezolanas y los venezolanos tienen derecho a la paz, la calma, la tranquilidad y el desarrollo.

«¡Ya basta de conspiraciones! ¡Ya basta de complot! ¡Ya basta de planes para desestabilizar a Venezuela! ¡Ya basta de llamados a una invasión militar extranjera! ¡Ya basta de llamados a bloqueos y sanciones! Venezuela quiere paz. Por eso invito al diálogo nacional, a la superación de los conflictos», dijo.

El mandatario también agregó: “¡Qué nadie se equivoque con Venezuela!. Tenemos pueblo y Fuerza Armada Nacional Bolivariana. ¡Estamos unidos, para defenderla!. ¡Qué nadie se equivoque ni hoy ni nunca!. Que oigan los imperios del mundo: ¡Venezuela es independientemente libre y soberana, por ahora y para siempre!. Sépanlo», sentenció el Comandante en Jefe.

Sobre la celebración de los 208 años de nuestra independencia, el presidente Nicolás Maduro subrayó que fue el Comandante de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, quien rescató el sentido originario y real de nuestras fechas históricas.

«Preparémonos para las batallas que estamos dando, no tengamos ni un segundo de descanso ¡Estamos en el lado correcto de la historia y en el momento correcto para la batalla!», puntualizó.

 

          

Fuente: Correo del Orinoco

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar