(+) Mejor hubiera sido armar a Brasil de trabajo y libros, afirma Lula

El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, firmó hoy el decreto que facilita la posesión de armas de fuego en el país, una de sus principales promesas durante la campaña electoral. "El pueblo decidió comprar armas y municiones y nosotros no podemos negárselo", dijo durante una breve ceremonia en la que estuvieron presentes algunos de miembros de su gabinete, entre ellos el cuestionado ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro.

Según Bolsonaro, extender y flexibilizar el acceso a las armas de fuego era una premisa fundamental para “garantizar el legítimo derecho a la defensa”. “Como Presidente voy a usar esta arma”, dijo mostrando la lapicera con la que firmó el decreto en el palacio de Planalto, en Brasilia.

El decreto quitó requisitos para acceder a la autorización de portación que habían sido establecidos en el Estatuto del Desarme. Finalmente no incluyó como se decía la ampliación de los permisos para portar armas de fuego en la vía pública.

Bolsonaro se refirió al referéndum celebrado en 2005 en Brasil, en donde el 63 por ciento de los brasileños votó a favor del comercio de armas en el país tras la aprobación del Estatuto de Desarme. Hasta ahora, para poder comprar un arma de fuego había que ser mayor de 25 años, tener un empleo, no contar con antecedentes penales, justificar por qué se necesitaba el arma y comprobar la capacidad técnica y psicológica para manejarla.

Durante la campaña presidencial, el capitán retirado reiteró en varias oportunidades su deseo de facilitar la posesión de armas a los "ciudadanos de bien" para que puedan defenderse y combatir el crimen en el país. La firma de este decreto según Bolsonaro, busca que el "ciudadano de bien pueda tener paz adentro de su casa".

De acuerdo con una encuesta publicada por el instituto Datafolha a finales del año pasado, el porcentaje de brasileños que considera que la tenencia de armas tiene que estar "prohibida por representar una amenaza a la vida de otras personas" aumentó tras la asunción de Bolsonaro a la presidencia. Del 55 por ciento pasaron a ser el 61 por ciento los brasileños que adhieren a la prohibición de las armas de fuego.

 

Mejor hubiera sido armar a Brasil de trabajo y libros, afirma Lula

https://www.prensa-latina.cu/images/2018/diciembre/07/lula16.jpg

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso político desde abril, consideró que antes de armas era preferible dotar hoy a Brasil de puestos de trabajo y libros.

Lula reaccionó de esta manera a la firma realizada ayer por el mandatario Jair Bolsonaro de un polémico decreto que flexibiliza la posesión de armas de fuego en este gigante país sudamericano.

'Era mejor haber armado a la población con carnet de trabajo y libros', destacó el exdirigente obrero en su cuenta en la red social Twitter.

Recordó que el mayor problema económico en Brasil es el desempleo y el actual gobierno no ha presentado ninguna solución.

Bolsonaro suscribió una disposición que ajustará la posesión de armas de fuego, una de sus principales promesas de campaña.

'El pueblo decidió comprar armas y municiones, y nosotros no podemos negarnos', dijo el político de extrema derecha después de la firma en una breve ceremonia en el Palacio de Planalto (sede presidencial) que contó con la presencia de ministros y colaboradores.

Al mostrar un lapicero y rubricar el decreto, el exmilitar dijo: 'como el pueblo soberanamente decidió, en ocasión del referéndum de 2005, para asegurarles ese legítimo derecho a la defensa, yo como presidente voy a usar esa arma'.

El derecho a la posesión es la autorización para mantener un artilugio bélico en casa o en el lugar de trabajo, siempre que el dueño sea el responsable legal del establecimiento.

Para andar con el arma en la calle, se debe tener derecho al porte, que exige reglas más rigurosas y no fue tratado en el decreto.

Durante su carrera política, el mandatario ultraderechista defendió reformular la Ley Federal del Estatuto de Desarme instaurada en 2003, que según él, impone reglas muy rígidas para la posesión del arma.

El estudio Mortalidad Global por Armas de Fuego 1990-2016 reveló en diciembre que Brasil encabeza la lista de países donde más personas perdieron la vida por el uso de armas de fuego, con unas 43 mil 200 víctimas en ese último año.

La flexibilización para el porte de armas divide a la sociedad brasileña.

Una encuesta del Instituto Datafolha divulgada el 31 de diciembre reveló que el 61 por ciento de los encuestados considera que la posesión de armas de fuego debe ser prohibida por representar una amenaza a la vida de otras personas.

Desde abril Lula permanece preso en la sede de la Policía Federal de Curitiba, sureño estado de Paraná, acusado de supuestos actos de corrupción.

 

         

Fuente: Pagina12

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº91

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar