La protesta o el plantón, como lo definen en Venezuela, convocada por el autodenominado presidente interino, Juan Guaidó, fue escasa y escuálida pero sobre todo circunscripta a los barrios del este de Caracas donde residen las clases más favorecidas de la sociedad venezolana. 

Gaudió se dejó ver en el Hospital de la Universidad Central donde estuvo rodeado por poco menos de un centenar de estudiantes y algunos profesores de medicina. La intención era señalar que en ese espacio se concentrará la denominada ayuda humanitaria que, según Guaidó, se concretará "en semanas". Mientras tanto, el chavismo convocó para el próximo sábado a una gran movilización a realizarse en las avenidas principales del centro de Caracas. Ese día, la oposición realizará otra protesta.

La plaza Altamira, la zona cero de los opositores, congregó a casi un millar de manifestantes. La inmensa mayoría eran miembros de las clases privilegiadas de la sociedad caraqueña. Se notaba y mucho porque entre ellos se movía un pequeño grupo de jovencitos con sus ropas raídas y con los rostros cubiertos. Son los que los partidos de la oposición contratan para que realicen la tarea pesada de las protestas que se traduce en un protagonismo violento a la hora de la refriega con las fuerzas de seguridad. En esta oportunidad esos sucesos violentos no se concretaron. Según fuentes de los organismos de seguridad, estos muchachos cobran un jornal que oscila entre los 10 y 30 dólares según el tipo de manifestación. La suma máxima está destinada a esas jornadas de protesta que se extienden hasta la noche.

En uno de los plantones, frente a uno de los grandes edificios de la zona, está Sandra Pedraza, contadora pública y consultora gerencial. Afirma que está participando porque "es nuestro país y nos pertenece" y asegura que debe finalizar la presencia de cubanos que, según ella, "explotan y expropian el país". La mujer, que seca el sudor de su frente con ahínco fruto del calor del mediodía y la alta humedad, sostiene que se ha logrado la unidad necesaria alrededor de Guaidó, a quien define como "un ingeniero serio, joven y con una familia hermosa". 

Cuando se le consulta sobre cuál debe ser la salida a la crisis política no duda en responder que el presidente Nicolás Maduro "debe irse porque es colombiano" y se sumerge en las frases acostumbradas de la oposición: "Estamos en manos de unas bandas de delincuentes y usurpadores". Incluso sostiene que Guaidó ya está convocando a elecciones a pesar de que él no dijo nada al respecto pero de todas formas quiere que el Consejo Nacional Electoral (CNE) rápidamente las convoque. Cuando se le recuerda que este CNE es el mismo que organizó y avaló las elecciones donde Guaidó fue elegido diputado afirma que hay que cambiar a los integrantes "por el 82 por ciento de los venezolanos nos opusimos". 

La intervención de los Estados Unidos, incluso con una posible invasión militar, no parece ser un problema para los opositores. Sandra dice que es importante que haya presencia estadounidense porque "son el principal mercado de los productos venezolanos".

En la protesta hay un porcentaje algo mayor de mujeres que de hombres y ambos tienen una misma costumbre, no se despegan del celular. Hacen selfies por millares, se acomodan sus peinados y muestran su mejor sonrisa. Solo pierden la compostura cuando alguien grita el nombre de Maduro y todos responden "coño'e su madre". Agitan banderas y lucen las gorras con los colores de la bandera venezolana.

María González es una joven de algo menos de 25 años. Anteojos de sol espejados y los labios recién y bien pintados. Acepta hablar con Página/12 y seria dice que está en la protesta porque "estoy cansado de éstos". No nombra a Maduro ni siquiera habla de chavismo, se refiere a los miembros del gobierno y los que los respaldan como seres que no tienen entidad. Afirma que "no hay libertad y estamos reprimidos", para luego hablar de la escasez de alimentos y medicinas. Considera que la participación de los Estados Unidos es positiva en tanto "nos pueda salvar" pero duda a la hora de responder ante una posible intervención militar del país del norte: "No me gustaría porque prefiero que se salga por la forma pacífica, la manera más legal para que ellos se vayan. Tal vez pueden irse por una ley de anmistía pero que se vayan de aquí".

En cuanto a cómo debe continuar el proceso de reemplazo del gobierno afirma no saberlo y se limita a repetir lo que dice Guaidó: "Cese de usurpación, gobierno de transición y elecciones libres."

--¿En esas elecciones libres participarán ellos?, preguntó Página/12

--¿Quiénes?, respondió González.

--Hago referencia al chavismo.

--No, esperemos que no.

--Entonces no serían elecciones libres, ¿no le parece?

--Claro, entiendo lo que me dice. Pues que participen ellos pero que hay que cambiar al CNE porque están comprados, dice y agradece antes de retirarse. 

Guaidó participó de la protesta. Primero estuvo en el Hospital de la Universidad Central de Venezuela. Allí se mostró rodeado de un grupo pequeño de estudiantes y médicos. No eran más de 60 y el "interino" buscó marcharse rápido porque la foto que buscaba no era la más conveniente. Se colocó una bata que le regalaron los estudiantes y pidió que "sigamos protestando y que Dios los bendiga". Buscó mostrarse despreocupado por el pedido del fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, que le solicitó al máximo tribunal que prohíba la salida del país y congele las cuentas. “No he recibido ninguna orden, fue una declaración de quien usurpa funciones en la Fiscalía y quienes ocupan espacios en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ)”.

Cuando se cumplió el plazo de duración de la protesta, que finalizó a las 14 hora de Caracas (las 15 de Buenos Aires) la protesta se diluyó y en minutos no quedaron rastros de su presencia. En tanto, en el oeste de la capital venezolana no hubo manifestaciones. La vida se desarrolló de manera habitual y con el acostumbrado bullicio caribeño de Caracas. En la Plaza de La Candelaria, en la zona céntrica de la capital, Anselmo está sentado en uno de los bancos. Acusa 75 años y acomoda su gorra a modo de saludo. Sobre la protesta opositora dijo que no pensaba siquiera participar y lo dijo un tanto directo: "Que esos come mierda no cuentan conmigo", indicó para luego afirmar que si bien la situación económica está mal prefiere a Maduro antes que a cualquiera de "esos de la oposición" porque no le gusta la alianza de Guaidó con los Estados Unidos. "Los gringos quieren nuestro petróleo y nada más", aseguró mientras dos amigos suyos a su lado asentían.

Para el próximo sábado están previstas dos grandes movilizaciones. La de Guaidó y la del chavismo. La primera tiene como objetivo acompañar el fin del ultimátum que la Unión Europea le hizo al presidente constitucional Nicolás Maduro para que llame a nuevas elecciones. La del gobierno buscará mostrar su capacidad de movilización, algo que vino haciendo durante esta semana en diferentes ciudades del interior con marchas multitudinarias, y a la vez reafirmar el rechazo a cualquier injerencia extranjera y sofocar el intento de golpe de Estado.

 

         

Fuente: Página12

Frases

"Escuchad mi última voz... Os pido... Os ruego, que permanezcan unidos para que no seáis los asesinos de la patria y vuestros propios verdugos..."
          Simón Bolívar

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº96

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar