Las relaciones entre Venezuela y Brasil fueron reimpulsadas por Hugo Chávez y Lula da Silva mediante una alianza estratégica que miraba hacia la configuración de un continente con proyecto y actores propios. La victoria de Jair Bolsonaro el domingo podría cambiar esta orientación y marcar un giro.

El gigante latinoamericano podría abandonar su tradición de agente moderador en los conflictos regionales para devenir un factor de tensión, sobre todo, en relación con Venezuela. Bolsonaro se acerca a Chile e Israel.

El ex militar Jair Bolsonaro ganó el domingo la presidencia de Brasil prometiendo mano dura a los brasileños hartos del crimen y la corrupción, en un giro dramático hacia la derecha de la mayor economía de Latinoamérica.

El ultraderechista Jair Bolsonaro fue el primer presidente brasileño electo sin el voto de la población más pobre pero igualmente obtuvo el triunfo: 55 por ciento frente al 45 de Fernando Haddad, el candidato de Lula. Como si estuviera en plena Guerra Fría, prometió combatir “el comunismo, el socialismo y el populismo”.

Tras los gestos de apoyo que le había prodigado durante la campaña, Mauricio Macri le transmitió sus felicitaciones a su par electo de Brasil. La Cancillería se sumó e informó que “renueva su voluntad de continuar trabajando con el nuevo gobierno”.

Frases

“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista.”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº83

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar