Han hecho todo lo posible, legal e ilegalmente, han quemado cañaverales, han introducido plagas a los animales, las plantas y las personas, organizaron, armaron y financiaron una invasión militar que el pueblo cubano derrotó en menos de 72 horas un día como hoy hace 57 años, han promovido deserciones y riesgosas migraciones ilegales, han robado cerebros, han intentado asesinar a sus dirigentes centenares de veces , han mantenido un bloqueo ilegal e inhumano por casi 60 años, se sostienen de manera ilegítima en la base naval de Guantánamo contra la voluntad del pueblo cubano, han gastado miles de millones de dólares en la subversión, el sabotaje y el terrorismo, pero no lograron su objetivo: no sacaron ni a Fidel ni a Raúl del poder, ellos se fueron por voluntad propia y por decisión del pueblo cubano.

Desde su campaña presidencial Trump se dedica a crear un clima de odio racial, religioso y político dentro y fuera de Estados Unidos. Rompió con el Acuerdo de París sobre cambio climático y lo mismo hizo respecto a la Unesco. Se negó a certificar el cumplimiento de Irán en el acuerdo nuclear, pese a que nadie objeta la observancia más estricta de sus términos por el país persa. Ahora viaja por Asia enfrascado en la venta de armas y caldeando con su misma presencia y palabras el peligrosísimo conflicto con Pyongyang, que podría solucionarse mediante el diálogo, pero con las provocaciones trumpianas puede llevar a una guerra nuclear.

Según sus propias declaraciones a la prensa, su embajada en Cuba es víctima de los efectos de un "arma sónica" que ha lesionado a parte de sus funcionarios en la isla. Como es de costumbre en estas y otros operaciones de bandera falsa similares, la culpa es trasladada hacia el gobierno de la isla.

Cuba se alzará nuevamente victoriosa este 1 de noviembre en las Naciones Unidas ante la recurrente soberbia imperial, esta vez representada de manera perversa por el presidente Donald Trump, quien ha retomado la fracasada bandera del criminal bloqueo y de las torpes justificaciones para la injerencia, propias de la Guerra Fría.

En la historia antigua y moderna no ha existido ningún caso en que una pequeña nación haya podido resistir durante 58 años un violento bloqueo económico y financiero por una potencia hegemónica vecina. Ese único ejemplo es Cuba.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº71

 

Descargar