“Mucho queda aún por hacer para que Cuba y Estados Unidos restablezcan la normalidad de sus relaciones, y construyan una convivencia civilizada, pacífica, respetuosa y segura. Pero sin dudas, las más recientes medidas ponen en perspectiva positiva este proceso, afianzándolo y ampliándolo, para bien de ambos pueblos y de la humanidad.” Miguel Mejía, secretario general. 

No cabe la menor de las dudas de que la decisión de EEUU de acabar con la política de "pies secos/pies mojados" y establecer un nuevo paso sobre política migratoria con el gobierno cubano despierta muchas expectativas sobre el futuro, particularmente sobre el comportamiento de la guerra ideológica anticubana y los planes subversivos del enemigo.

La reciente ratificación el 12 de diciembre, en Bruselas, del Acuerdo de Diálogo Político y cooperación entre Cuba y la Unión Europea(UE) culmina un proceso de diálogo tras una etapa de hostilidad y sanciones por parte de esta así como firme rechazo cubano a los intentos de imposiciones. Un acuerdo preliminar había sido rubricado en La Habana en marzo en presencia de los jefes de las diplomacias de la UE, Federica Mogherini y de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, quienes signaron el documento final.  Hasta entonces, la isla era el único país iberoamericano no suscriptor de ningún entendimiento con el bloque.

Una tarde de comienzos de septiembre de 1986, Carlos Lage Dávila fue citado a una reunión con Fidel y Raúl Castro en el Palacio de la Revolución de La Habana, sede del gobierno de Cuba. Lage, quien es médico de profesión, había sido presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de Cuba y, en ese momento era el Primer Secretario del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

La política de arbitrario bloqueo económico-financiero que Estados Unidos ha aplicado contra Cuba durante más de 50 años, se muestra cada día más obsoleto para el resto del mundo que lo rechaza ampliamente como ocurrió en la reciente Asamblea General de Naciones Unidas donde 191 países votaron a favor de eliminarlo mientras Washington y Tel Aviv se vieron obligados a abstenerse.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº38