Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

Lester Mallory podría haber inspirado a Graham Greene. Corpulento de poco pelo gris, muy corto y gafas con montura negra, estuvo en todos los lugares en que Estados Unidos necesitó una mano dura en América Latina en tiempos de la primera Guerra Fría. Fue el hombre fuerte de Washington en La Habana, Buenos Aires y Guatemala en la etapa del anticomunismo triunfal, la caza de brujas del Senador Joseph McCarthy, el Golpe de Estado a Jacobo Arbenz y el idilio de Washington con los dictadores Rafael Leónidas Trujillo y Fulgencio Batista.

Decía el Che Guevara que la solidaridad es la ternura de los pueblos. Esta frase no puede ser más cierta en el caso de Cuba, el pueblo más tierno del mundo.

El más elemental sentido de humanidad debería constituir un freno a la soberbia y al egoísmo en medio de una pandemia que ha causado miles de muertes. Pero no está en la naturaleza del imperialismo ser magnánimo, por encima de cualquier valor domina el deseo de ejercer su poder para dominar al mundo.

“Nadie se va a morir, menos ahora”. Es un verso de una canción que Silvio Rodríguez le dedicó a la invasión fallida de la CIA por Playa Girón, en Cuba, y se ha puesto de moda porque, nuevamente, “el aire toma forma de tornado”.  El Malecón y otras calles bullangueras de La Habana están desiertas, preparados todos, puertas adentro, para la guerra contra el enemigo invisible.

En las afueras del aeropuerto de Madrid los taxistas allí agrupados estallan en espontáneos aplausos y tocan el claxon de sus autos. En medio de la tragedia sanitaria que hoy  vive España, sólo el personal de la salud es capaz de provocar esos vítores.

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº121

 

Descargar

 

Cuadernos para la Emancipación

 

Descargar