La reciente apertura en julio de 2015 de la embajada de Cuba en EE.UU. y el inicio oficial del proceso de normalización de relaciones entre los dos países a fines de 2014 han sido posibles gracias a la conjunción de diversas razones: de orden doméstico, económico y geopolítico. Todo esto ha configurado un escenario inédito y marca una tendencia que difícilmente va a poder ser revertida, independientemente de los posibles cambios que se puedan dar en los Ejecutivos de ambos países.

Pocos hechos en la historia contemporánea han marcado un giro crucial en la atmósfera política de nuestra región como  el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba y la reapertura de las embajadas de los dos países en Washington y La Habana el 20 de julio. Ambos conversan hace dos años y en ese tiempo han conseguido avances inimaginables hasta el 17 de diciembre de 2014 cuando los presidentes Barak Obama y Raúl Castro anunciaron inesperadamente la decisión de restablecer relaciones diplomáticas tras 18 meses de conversaciones secretas. 

Es la hora de las celebraciones muy justificadas por el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y la reapertura de las respectivas embajadas el ya histórico 20 de julio. De la emoción que millones sentimos al contemplar la bandera de la estrella solitaria proyectarse hacia el cielo de Washington de la mano del canciller Bruno Rodríguez y de tres soldados de la patria.

Cuba y Estados Unidos, que viven un proceso de restablecimiento de relaciones diplomáticas, siguen hoy tan alejados como cuando Washington decidió poner fin a esos lazos hace 54 años.

Cuando recibió de vuelta, derrotado, en Washington, lo que había quedado de la banda de los 1500 mercenarios que EUA había enviado para intentar invadir a Cuba, John Kennedy recibió una bandera cubana que el grupo había llevado en su aventura. Kennedy la guardó y prometió que la devolvería en Habana, en una “Cuba democrática”.

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº51