Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

La cuarta internacional ''trotskysta'' ignora las enseñanzas de Lenin y de Trotsky sobre la cuestión nacional entorno a la guerra de las Malvinas

En un articulo http://www.icl-fi.org/english/wv/1013/falklandsmalvinas.html publicado en inglés por la liga comunista internacionalista (cuarta internacional) el 23 de noviembre del 2012 con motivo de los 30 años de la guerra de las Malvinas e intitulado Britain and Argentina: Between Some Rocks and Losing Face/Gran Bretaña y Argentina, entre algunas rocas y perdiendo la cara, podemos leer algunas frases que merecen una contundente respuesta por su tramposo contenido.

Una de ellas afirma lo siguiente:

''Una victoria de la junta en esta guerra hubiese sido contraria a los intereses de las masas trabajadoras argentinas''

Aquí su original en inglés:

''A victory for the Argentine junta in this war would have been contrary to the interests of the Argentine working masses''

Vamos a reescribir esta frase de otra manera al igual que lo hacemos con una ecuación matemática para conocer el valor de una variable que nos interesa y así hacer sobresalir el infame contenido de esa afirmación en apariencia tan inocente.

''La victoria militar del imperialismo inglés en Malvinas significó una victoria para la clase obrera argentina.''

Es así que con una fraseología aparentemente marxista se repite un viejo mito del democratismo cipayo y colonial funcional al imperialismo, que considera que la victoria de la Margaret Thatcher en el conflicto de Malvinas significó el retorno de la democracia a nuestro país.

En otro párrafo del artículo también podemos leer la siguiente afirmación:

''La humillante derrota de la burguesía argentina en la guerra condujo directamente al derrocamiento de la dictadura militar creando una a apertura para la creación de un partido genuinamente revolucionario''

Aquí su original en inglés:

''The humiliating defeat of the Argentine bourgeoisie in the war led directly to the overthrow of the military dictatorship, creating an opening for the construction of a genuinely revolutionary party''

Si nos tomásemos en serio las afirmaciones de estos pseudo-trotskystas que tergiversan a Trotsky empleando su dialéctica al revés, tendríamos que ir cada año a depositar flores sobre la tumba de la Thatcher para agradecerle el haber ayudado al proletariado argentino y por habernos devuelto la libertad. Pero dejemos que esta ''democrática'' dama amiga del sanguinario Pinochet descanse en paz. Mejor analicemos la cuestión según la dialéctica materialista en base a las fuerzas y a los intereses que se enfrentan en el terreno político.

Es obvio que la democracia es algo que le interesa a los trabajadores argentinos, pero una democracia verdadera, no una democracia colonial que sirve solo para consolidar la dependencia.
Aunque no soy peronista cito una frase de Perón que tenía más intuición política que los autodenominados trotskystas de la cuarta internacional.

''Si alguna vez llegase a haber otro golpe, el pueblo quedará tan derrotado que la vuelta constitucional servirá solamente para garantizar, con el voto popular, los intereses del imperialismo y de sus cipayos nativos.''

Los Menem, Cavallo y De La Rúa nos demostraron que el coronel no estaba equivocado.

¿Por qué, en qué consistía la dictadura?

La dictadura consistía y consiste en defender a los intereses del imperialismo y de una oligarquía nativa aliada a esos intereses desde los tiempos de Rivadavia.

¿Cómo entonces una derrota militar del país oprimido frente al país opresor podría significar una victoria para una democracia verdadera?

Se me podría objetar que las intenciones de la junta no eran de hacer una revolución nacional.

Pero más allá de los propósitos del régimen militar, cuyos jefes seguían alienados ideológicamente en un universo de ideas y creencias construido de acuerdo al discurso difundido desde las metrópolis dominantes, el carácter de un conflicto como el de Malvinas no se define por lo que los protagonistas piensan de sí mismos y de sus acciones, sino por la naturaleza de la contradicción de fondo sobre la que se desenvuelven los acontecimientos. En un mundo que gira en torno a un antagonismo fundamental entre naciones opresoras y naciones oprimidas, ese carácter sale a la luz aun cuando el país oprimido se presente bajo el aspecto de un régimen reaccionario y el país opresor bajo el falso brillo de una democracia secular.

En ese sentido recordemos ese celebre dicho: la guerra es la madre de la revolución.

La junta militar que durante tantos años fue sirviente del imperialismo, dentro y fuera de Argentina con su colaboración a la represión de movimientos progresistas en América Central, creyó erróneamente que el amo imperial iba a tratar a su sirviente como a un igual y que no intervendría en Malvinas. La junta se metió ella misma en una trampa. Tratábase entonces de aprovechar esa oportunidad para transformar la guerra en revolución, movilizando a los trabajadores para que se nacionalizaran todos los intereses imperialistas en el país. O sea, hacerle la guerra al imperialismo no solo en Malvinas sino también en el resto del territorio nacional.
La junta no hubiese podido luchar contra el imperialismo en Malvinas y al mismo tiempo defenderlo en el resto del país. Hubiese sido una postura insostenible que hubiese conducido a una división del ejército, sumándose parte de este a las masas populares que combatían al mismo enemigo. ¿Porque, cómo pedirle a militares que arriesgaban sus vidas en Malvinas reprimir al pueblo que combatía al mismo enemigo? Lo que afirmamos no es un disparate, la dialéctica del conflicto iba a conducir a ello. La prueba es que después del conflicto, algunos militares veteranos de Malvinas como Seineldín adoptarían posiciones anti-imperialistas, que, a pesar de estar ideológicamente aún impregnadas por la guerra sucia alcanzan para demostrar nuestra afirmación. Recordemos que Seineldín condenó públicamente la invasión militar yanqui a Panamá. Pues los antagonismos que existen dentro de una sociedad repercuten en todas sus capas, incluyendo al ejército. Pero esto parece no entenderlo los ''trotskystas'' de la cuarta internacional.

El gran revolucionario León Trotsky decía que había que aprender a reconocer al lobo detrás de cualquier disfraz.

En una entrevista del sindicalista argentino Matteo Fossa a Trotsky que tuvo lugar en 1938, Trotsky le dijo:

En los países latinoamericanos los agentes del imperialismo “democrático” son especialmente peligrosos, pues tienen más posibilidades de engañar a las masas que los agentes descubiertos de los bandidos fascistas.

Tomemos el ejemplo más simple y obvio. En Brasil reina actualmente un régimen semifascista al que cualquier revolucionario sólo puede considerar con odio. Supongamos, empero, que el día de mañana Inglaterra entra en un conflicto militar con Brasil. ¿De qué lado se ubicará la clase obrera en este conflicto? En este caso, yo personalmente estaría junto al Brasil “fascista” contra la “democrática” Gran Bretaña. ¿Por qué? Porque no se trataría de un conflicto entre la democracia y el fascismo. Si Inglaterra ganara, pondría a otro fascista en Río de Janeiro y ataría al Brasil con dobles cadenas. Si por el contrario saliera triunfante Brasil, la conciencia nacional y democrática de este país cobraría un poderoso impulso que llevaría al derrocamiento de la dictadura de Vargas. Al mismo tiempo, la derrota de Inglaterra asestaría un buen golpe al imperialismo británico y daría un impulso al movimiento revolucionario del proletariado inglés. Realmente, hay que ser muy cabeza hueca para reducir los antagonismos y conflictos militares mundiales a la lucha entre fascismo y democracia. ¡Hay que saber descubrir a todos los explotadores, esclavistas y ladrones bajo las máscaras con que se ocultan!

Lo que se aplicaba al Brasil de Vargas se aplicaba a Malvinas. Esa es la verdadera dialéctica revolucionaria.

Por ultimo el articulo afirma que:

''En un mundo racional, no existe motivo para Gran Bretaña, Argentina o cualquier otro país de tener la soberanía sobre las Malvinas. Tendríamos que dejar a sus pobladores pescar tranquilos, pastorear sus ovejas, y recibir de vez en cuando a una expedición científica.

Aquí su original en inglés:

''In a rational world, there is no reason for Britain, Argentina or any other country to have sovereignty over the Falkland/Malvinas islands. The inhabitants should be left alone to fish, graze sheep, host tourists and the occasional scientific expedition.''

O sea que estos ''trotskystas'' de la cuarta internacional niegan de plano el legítimo derecho argentino a recuperar parte de su territorio nacional y defienden la postura del imperialismo inglés que afirmaba y afirma que los kelpers tenían derecho a la autodeterminación. Para eso hicieron un referendo en el cual los kelpers decidieron seguir formando parte de Inglaterra quién ahora pesca en paz en nuestras aguas.

Recordemos que en 1833 cuando los ingleses se apoderaron de las Malvinas, deportaron a la población local sin importarles en absoluto la autodeterminación del pueblo que las habitaba.

Parece que detrás de estos ''trotskystas'' de la fourth international se esconden los intereses de Inglaterra.

 

_____

Fuente: Portal Alba

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº122

 

Descargar

 

Cuadernos para la Emancipación

 

Descargar