El inminente fallo de la Corte Internacional de Justicia acogerá al parecer la demanda boliviana de una salida soberana al océano Pacífico. La justicia y la razón están de su parte. Sin embargo, eso no obligará a Chile a ceder “ni un solo centímetro cuadrado” de territorio -como afirma el bizarro canciller Roberto Ampuero, novel teórico mapochino del “espacio vital”-.

Cuando solamente falta la emisión del fallo final del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya, prevista para los últimos meses del presente año, sobre la demanda boliviana en sentido de que el gobierno chileno debe dialogar y negociar una salida soberana al océano Pacifico, las conclusiones del proceso desarrollado hasta ahora permiten asegurar que la delegación boliviana ha conseguido un triunfo legal internacional, el reconocimiento de la legitimidad del derecho boliviano y la solidaridad de varias instancias y organismos intergubernamentales y de gobiernos con la causa marítima.

Las declaraciones de las autoridades de Chile y las provocaciones planificadas desde altos niveles de autoridad en contra de Bolivia, implementadas en las últimos días, son la señal más evidente de la derrota histórica que sufre el gobierno de Santiago y los sectores oligárquicos de ese país que han manejado sus relaciones exteriores, frente a la demanda del derecho boliviano a una soberana salida hacia el Océano Pacífico que, en una primera instancia, ha conseguido que el Tribunal de Justicia Internacional de La Haya se pronuncie asumiendo su competencia para tratar este diferendo entre países miembros de la comunidad mundial.

Al compás de vigilias, rituales a la Pachamama y de mítines y marchas convocados por organizaciones sociales en todo el país, el Estado Plurinacional de Bolivia entregó este 21 de marzo, la réplica de la demanda marítima contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya. Las calles de las ciudades se vieron cubiertas de una marea azul, color conque los bolivianos y bolivianas mostraban su secular anhelo de tener acceso soberano al mar.

En una estrategia destinada a adelantarse a la pretensión boliviana de emplazar a Chile, en la Corte Internacional de Justicia de La Haya – CIJH – por las denominadas Aguas del Silala,  el gobierno chileno, decidió ser el primero en dar un golpe jurídico y demandó a Bolivia.

Frases

“Tenemos que ayudar todos los días al nacimiento de la conciencia cuando no la haya, y al fortalecimiento de la conciencia cuando ya exista.”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº83

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar