"El rumor es algo para lo que casi no hay remedio, dijo J. J. Rendón1. No hay muchos personajes del empresariado mediático que se vanaglorien, en público, por su historial con los peores episodios antidemocráticos. J. J. Rendón está asociado, directa o indirectamente con canalladas contra Venezuela, Cuba, Bolivia, Honduras, Paraguay, Argentina y los fraudes en México… No hay muchos personajes cuyo mayor mérito consista en ser cara visible de un negocio que opera cobijado por la libre empresa que trabaja en secreto la munición manipuladora que se hará pública. Les encanta el terrorismo económico.

La sensibilidad mediática es utilizada al antojo del Imperio Norteamericano de acuerdo a sus juegos de poder, su conveniencia económica e intereses geopolíticos. Mueven los niveles de tolerancia y aprobación de acuerdo al juego de roles que más le convenga. No importa que sus aliados violen los Derechos Humanos, las leyes o dispongan de vidas humanas. Con ellos, condescendencia total, no se les ataca ni con el pétalo de una rosa. Es la doble moral imperial.

Un informe del Instituto Vasco de Criminología acredita más de tres mil casos de tortura en el País Vasco desde el fin de la dictadura de Franco (1). Los grandes medios españoles o lo han silenciado o han descalificado duramente a la fuente (2) (3). Como en Argentina.

El peligro más siniestro al que nos enfrentamos no viene de la supresión de la libertad de expresión a través de la destrucción de la Neutralidad en la Red o de los algoritmos de Google, que mantienen alejada a la población de aquellas webs de contenido izquierdista, disidente, progresista o antibélico. No viene tampoco de una reforma de los impuestos que abandona cualquier pretensión de responsabilidad fiscal, enriquece a las corporaciones y a los oligarcas y allana el camino para el desmantelamiento de programas como el de la Seguridad Social.

Un reciente artículo de Bloomberg ha revelado de qué manera un grupo secreto de Facebook permitió crear un ejército de troles [1] a favor de gobiernos, incluyendo en la India, como medio de propaganda tendiente a manipular las elecciones [2]. 

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº51