En un marco tan especial como fue el de recordar los 50 años del asesinato de Ernesto “Che” Guevara, los participantes del II Encuentro Latinoamericano de Comunicadores y Comunicadoras Antiimperialistas, reunidos en Vallegrande, Bolivia, no pudimos abstenernos de estar imbuidos por el pensamiento y la práctica que el Guevara comunicador y periodista le impregnó al mismo.

No fueron pocos los que recordaron a ese guerrillero heroico que además de preocuparse por la logística de sus sucesivos campamentos, tanto en Sierra Maestra como en Bolivia, siempre procuró que nunca faltara un mimeógrafo y papel para escribir informes dirigidos a la población, en donde se desanudan los porqués de la lucha emprendida. Sobre el particular, habló en el II Encuentro, la ex viceministra boliviana de Comunicación, Amanda Dávila, quien después de señalar que no fueron vanos (como sugieren voceros de la derecha) los esfuerzos liberadores del Che, pasó a elogiarlo como un gran comunicador popular, de esos que son imprescindibles para entender las luchas pasadas y futuras.

Otro integrante del panel, destacó la claridad del Che a la hora de plantearle a Jorge Ricardo Masetti la necesidad de conformar una agencia de noticias para enfrentar los ataques que sobrevendrían al triunfo de la Revolución cubana. Y así, de su mano y de la de Fidel, el autor de “Los que luchan y los que lloran”, puso en marcha esa gigantesca fuente informativa que fue, es y será Prensa Latina.

Con estos alicientes y rodeados de un ámbito geográfico tan particular como el de Vallegrande, el Valle del Yuro y La Higuera, deliberamos durante tres días alrededor de 200 comunicadores y comunicadoras llegados desde numerosos países del continente y de Europa y Estados Unidos. La caracterización de “antiimperialista” a la reunión que nos convocaba servía para reafirmar un camino iniciado un año antes en La Paz, y levantar la apuesta para que de los debates, intercambios y aportes testimoniales de experiencias concretas podamos poner en marcha proyectos más ambiciosos vinculados a nuestra práctica periodística contrainformativa.

Así pudimos escuchar voces urgentes y libertarias como las de la luchadora Mapuche, Mewlen Huancho, marcando a fuego las tácticas represivas de la presidenta Bachelet y dando cuenta que en su territorio hay presos políticos mapuche poniendo el cuerpo para lograr que sean escuchadas sus demandas de tierra y repudio a las trasnacionales, sean escuchadas. Su voz se convirtió en acto de solidaridad internacionalista cuando de su boca y de todas las de los presentes salió el nombre Santiago Maldonado, cuya imagen presidió el Encuentro, junto con banderas de Bolivia, la Wilphala de Abya Yala, Perú, Argentina, el País Vasco, Catalunya, México, la Nación Mapuche y tantas otras, que abrazaban al Che y su combate por la humanidad.

Por su parte, los periodistas peruanos dieron cuenta de las batallas que vienen dando para defender sus medios comunitarios de la voracidad de un gobierno pro norteamericano desde la A a la Z, y advirtieron que a pesar del neoliberalismo imperante, el pueblo lucha denodadamente. Un delegado mexicano insistió en la necesaria condena al narco gobierno de Peña Nieto, no solo por la impunidad por el caso de los 43 de Atyozinapa y las innumerables fosas comunes descubiertas sino porque ese país se ha convertido en un cementerio de periodistas populares y valientes. “Lo mismo pasa en Honduras”, apuntó otro expositor. Y no faltaron denuncias sobre la situación de los y las presas políticas del Paraguay, o la reiteración de lo que ocurre en Argentina bajo el gobierno represivo de Mauricio Macri, siendo los de Maldonado, Milagro Sala, Agustín Santillán y Facundo Jones Huala, los exponentes más claro de una política que busca aniquilar las protestas.

Fue importantísimo escuchar a los colegas de la RPO boliviana (Radios de pueblos originarios), quienes tras la referencia de Eduardo Loayza, reúnen a más de 100 emisoras comunitarias indígenas que están distribuidas a lo largo y ancho del territorio, “contando nuestros problemas con nuestra propia voz, sin intermediarios ni paternalismos”.

También se destacó la compañera venezolana Carla Camacho, Secretaria de la Vicepresidencia de Comunicación, agitación y propaganda del PSUV, quien denunció los continuos ataques del terrorismo mediático que sufre la Revolución Bolivariana y convocó a formar Brigadas Informativas a escala continental para suministrar “la verdad sobre Venezuela”.

Desde Europa, llegó hasta el foro, el ex diputado independentista vasco y columnista del diario Gara, Floren Aoiz, quien se refirió a todo lo que significó la lucha y las ideas de Guevara para los jóvenes insurgentes de Euskal Herria de los años 60-70, además de ofrecer un panorama informativo sobre la situación actual de Catalunya y sus consecuencias en otras naciones europeas sin Estado, como la propia Euskal Herria.

Fue estimulante escuchar el ejemplo de jóvenes comunicadores colombianos del Colectivo Frente Patriótico, que impulsan entre otras actividades, el equipo de fútbol “Euskadi, los hijos de Bolívar”, en un barrio humilde de Bogotá , o la información sobre el imperio y sus redes mediáticas, contada por Andrés Conteris, de Democracy Now, o enterarnos de experiencias comunicacionales como las de los y las integrantes de la Cooperativa argentina La Colmena, de Rosario y Entre Rios. O el trabajo de la web “Pulso de los Pueblos”, también de Argentina.

Es en ese espíritu de acercamiento y colaboración entre iguales, que varios de los que impulsamos este II Encuentro ( entre otros, la Comunidad Comunicacional del Sur, el diario Prensa Rural, la Asociación de Red de Radios Comunitarias (RRCB) y las RPO, de Bolivia, Resumen Latinoamericano (prensa gráfica, radial y televisiva) de Argentina, Radio Estación Chaska y el Sindicato Unitario de Trabajadores del Periodismo y de Comunicación Social (SUPTECOS), de Perú, la Vicepresidencia de Comunicaciones, de Venezuela, junto a comunicadores y comunicadoras de 12 países, logramos sentar las bases para conformar una amplia Red de Comunicadores y Comunicadoras Antiimperialistas de Latinoamérica y el Caribe (Red CAL). Desde allí, incluso sin renunciar por el momento a las propias identidades, se irán gestando campañas comunes de contrainformación que puedan enfrentar las permanentes mentiras de los medios hegemónicos.

Otras dos iniciativas a poner en práctica son la creación de la Escuela “Ernesto Che Guevara” de formación y comunicación antiimperialista de América Latina y el Caribe, y la puesta en marcha de Brigadas de Agitación y Propaganda y Comunicación (APC internacional) para ofrecer informacion veraz y oportuna en tiempo real, sobre Venezuela y los pueblos del mundo, frente a la censura impuesta a Venezuela y a otras naciones a través de una descarada propaganda de guerra.

Como conclusión práctica de todo lo andado en este II Encuentro, o como parte de un macro taller de comunicación solidario, todos y todas las participantes generaron una cobertura conjunta de los dos actos centrales de las jornadas por el Che, tanto el llevado a cabo en La Higuera como el de Vallegrande, donde el presidente Evo Morales pronunció un impactante y combativo discurso.

Sin duda, el desafío de unir no es sencillo, y de hecho sigue siendo uno de los grandes déficits de la izquierda latinoamericana, pero en lo que hace a lo comunicacional, se trata de una impostergable estrategia para enfrentar el complejo momento que vive el continente. Informar para formar a fin de que los pueblos cuenten con elementos ideológicos que les permita ejercer en buenas condiciones su autodefensa desde un punto de vista antiimperialista, anticapitalista, antipatriarcal y por el socialismo.

 

Fuente: Resumen Latinoamericano

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41