Más que la edad de oro de la posverdad, vivimos el apogeo de la plusmentira, pero ahora que las únicas detonaciones en Venezuela son las de las fake news, hay que comenzar todo análisis aclarando lo principal: el chavismo lleva 20 años lidiando con ellas.

Entre los objetivos principales de la arremetida del gobierno estadounidense para terminar con el virus de la Revolución Bolivariana, adueñarse de los recursos naturales, convertir a Venezuela en una colonia, es acabar con Telesur, una de las escasas fuentes de información de la realidad, opuesta a la imposición del pensamiento único imperial.

Cada coyuntura plantea y demanda sus propios métodos de lucha, eso vale también para la batalla comunicacional. Éstos deben ser adecuados a la realidad del país y del momento que se vive. Y, ¡qué duda cabe! en estos días intensos lo que en Venezuela se vive es amenaza de invasión, lo que se siente son tambores de guerra. En este contexto la comunicación debe ser asumida como categoría militar.

Rendirnos no puede ser nunca la solución, por tanto hay que luchar, usar la autocrítica revolucionaria, llegar al pueblo, enseñarle qué gobierno lo sacó de la pobreza, le dio salud, educación y trabajo.

El acoso mediático contra Venezuela es de tal magnitud que los fanáticos y extremistas ya no se toman la molestia de verificar las fuentes o chequear la veracidad de las informaciones que retransmiten en sus redes sociales. Miles de fábricas de Fake News se encargan de alimentarlos y de mantenerlos permanentemente bajo el dominio de las tendencias del momento, diseñadas en laboratorios de guerra sucia y manipulación.

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº94

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar