Destruir el alma de los pueblos, ese es el rol de las postverdades, destruir el alma de los pueblos. Las postverdades llegan disfrazadas, parecen simples, humildes, inocuas, calladitas. Poco a poco se van reproduciendo, creciendo, van ocupando cada vez más espacio, y, muy sutilmente, casi sin esfuerzo, van reemplazando a las realidades. Así, en apariencia inesperadamente, se convierten en los nuevos sentidos comunes.

Es un hecho indiscutible la limitada proporción de noticias internacionales en los principales medios de comunicación. Esto no se debe a la extrema concentración del poder de decisión en el ámbito de la política exterior: ¡los intereses económicos y estratégicos son demasiado decisivos para estar sujetos al control popular más elemental! Las “democracias” más avanzadas son hemipléjicas y enfermas: las cumbres de los Estados y algunos expertos son las únicas “calificadas” y los ciudadanos de a pie no tienen nada que aportar, ni siquiera cuando se les consulta: en 2005, el “No” francés a la “Constitución” europea no contaba. Perturbaba a las autoridades públicas y privadas y contradecía a todos los medios de comunicación que habían pedido un “Sí”. 

Los corresponsales y muchos periodistas en Estados Unidos asignados a cubrir al régimen de Trump tenemos la tarea de reportar las noticias desde dentro de un manicomio, con internos que hablan y operan como si todo fuera normal, y la respuesta de casi todos los gobiernos y cúpulas alrededor del mundo también pretenden que no hay nada raro aquí (aunque se sabe que en privado dicen lo obvio).

Es un hecho que la comunicación adquirió categoría militar. Y como nunca se ha estado tan cerca de una situación bélica real.

Tenía 23 años cuando invadimos Irak, y no estaba seguro de que se basara en mentiras, pero algo muy profundo en mí, justo detrás del bazo, me dijo que se basaba en mentiras. Algo así como si aparece tu cita a ciegas y te das cuenta de que tiene un teléfono plegable 2004. Parece vagamente preocupante, y ninguna de las explicaciones que pueda proporcionarte te tranquilizará. Además, cualquier otra persona que actúe como si fuera normal también se vuelve sospechosa.

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº99

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar