A medida que el uso de las redes sociales digitales (RSD) va representando un espacio creciente en el escenario comunicacional, desde lo mediático hasta lo publicitario, pasando por lo interpersonal, resulta cada vez más complejo apreciar su alcance e impacto en cómo nos informamos, de qué fuentes, de qué maneras nos comunicamos y compartimos contenidos, y con quiénes.

El título no es arbitrario: refiere a una pancarta vista en Berlín durante las multitudinarias movilizaciones contra la xenofobia, ante el crecimiento del racista AfD (Alternativa por Alemania). La construcción de posverdad en Brasil, a través de la utilización de las fake news, fue vital para el triunfo de Jair Messias Bolsonaro. Folha de Sao Paulo, diario que jamás podría ser tildado de lulista o petista, difundió los millonarios contratos a diversas empresas que regaron los grupos de Whatsapp de todo el país de información falsa.

Falta una semana para la vuelta decisiva de las elecciones brasileñas y todo indica que el ultraderechista Jair Bolsonaro será presidente. Lo acompañan generales retirados cuya característica común es un arraigado reaccionarismo (más que conservadurismo) y seguido por un vasto séquito de militantes exacerbados en su racismo, su homofobia, su misoginia y sus ganas insaciables de violencia. Su opositor, Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores del ex presidente Lula da Silva, hasta ahora no logró remontar la significativa diferencia que lo separa del ultraderechista. Tendría que revertir, de hoy al domingo, unos dos millones de votos al día.

Los medios hegemónicos brasileños, acostumbrados por décadas a estar en el centro del espectáculo electoral gracias a su casi exclusivo contacto diario con los ciudadanos, vieron amenazada su relevancia por otros medios de comunicación que insuflaron una catarata de noticias falsas, creando imaginarios colectivos virtuales para favorecer al candidato presidencial ultraderechista Jair Bolsonaro.

El 27 de septiembre me disponía a ingresar a mi Facebook y me encontré con algo que desde hacía tiempo esperaba, una notificación de que mi cuenta en la red social había sido “cancelada”. Ya no me estaban sancionando (cosa que me había sucedido varias veces), ni me decían que estaban bloqueando mi contenido, ni como la última vez, hace una semana o algo así, que recibí la advertencia de que estaba haciendo un “uso inapropiado” de la red social.

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº94

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar