La sensibilidad mediática es utilizada al antojo del Imperio Norteamericano de acuerdo a sus juegos de poder, su conveniencia económica e intereses geopolíticos. Mueven los niveles de tolerancia y aprobación de acuerdo al juego de roles que más le convenga. No importa que sus aliados violen los Derechos Humanos, las leyes o dispongan de vidas humanas. Con ellos, condescendencia total, no se les ataca ni con el pétalo de una rosa. Es la doble moral imperial.

Un informe del Instituto Vasco de Criminología acredita más de tres mil casos de tortura en el País Vasco desde el fin de la dictadura de Franco (1). Los grandes medios españoles o lo han silenciado o han descalificado duramente a la fuente (2) (3). Como en Argentina.

El peligro más siniestro al que nos enfrentamos no viene de la supresión de la libertad de expresión a través de la destrucción de la Neutralidad en la Red o de los algoritmos de Google, que mantienen alejada a la población de aquellas webs de contenido izquierdista, disidente, progresista o antibélico. No viene tampoco de una reforma de los impuestos que abandona cualquier pretensión de responsabilidad fiscal, enriquece a las corporaciones y a los oligarcas y allana el camino para el desmantelamiento de programas como el de la Seguridad Social.

Un reciente artículo de Bloomberg ha revelado de qué manera un grupo secreto de Facebook permitió crear un ejército de troles [1] a favor de gobiernos, incluyendo en la India, como medio de propaganda tendiente a manipular las elecciones [2]. 

Millones de personas pasan hambre hoy en Venezuela. De ellas, millones que habían dejado de pasar hambre en revolución bolivariana. Hambre de nuestra sangre. Hambre que nos duele, que nos inspira tanta, tanta rabia. Pero escribir sobre el hambre también puede ser una forma de disimular la gula, de ocultarla, convenientemente.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº73

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar