Mientras millares de sandinistas nos preparamos para celebrar el 40 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista el 19 de Julio de 1979, los falsos líderes de la oposición no hayan las horas en que esta conmemoración nacional pase lo más rápido posible. No pueden arrancar su campaña electoral en este ambiente popular.

El 19 de julio de 1979, sólo 48 horas después de la huida a Miami del dictador Anastasio Somoza Debayle y sus colaboradores en aviones de su empresa familiar, llegaron a Managua la primeras tropas –la mayoría muy jóvenes, casi niños- del Frente Sandinista de Liberación (FSLN) creado en los años 60, y el pueblo se lanzó a las calles, desobedeciendo el toque de queda de Manuel Urcuyo, el sucesor que intentó dejar el prófugo, sin entender que la revolución había triunfado.

Entre los muchos recuerdos conmovedores de Tegucigalpa en la mañana del golpe militar de 2009 contra el Presidente Mel Zelaya, el más agudo es la mirada desolada en la cara de un ex ministro en el gobierno de Salvador Allende mientras los helicópteros militares volaban en el cielo arriba de nosotros. Habíamos sido invitados como observadores del referéndum "Cuarta urna" programado para el domingo 28 de junio de 2009 sobre si el pueblo hondureño iba a querer permitir una consulta pública sobre futuros cambios a la constitución hondureña para permitir la reelección. En ese entonces, la mayoría de los medios de comunicación corporativos internacionales mintieron sin descanso, reportando como cierta la falsa afirmación de la oposición de que el referéndum del 28 de junio iba a permitir que Mel Zelaya presentarse a la reelección ese año.

"Cuando mi padre fue depuesto en un golpe de Estado organizado por la CIA, yo tenía 7 años". Jacobo Árbenz Vilanova lleva en su nombre la marca de su padre y, en su memoria, el sonido terrible de aquel 27 de junio, hace 65 años, cuando las bombas comenzaron a estallar sobre ciudad Guatemala. Ese día, fuerzas de Estados Unidos, apoyadas por varios gobiernos de Centroamérica y el Caribe, lanzaron su ofensiva final contra el gobierno de su padre, Jacobo Árbenz Guzmán, un militar progresista que había iniciado un movimiento de renovación ante la rampante pobreza de Guatemala.

Allá por 2008, yo me mantenía siempre alejado de la política partidista de Honduras. Prefería seguir adelante, trabajando, apático y “apolítico”, con la misma visión colonizada de que en Honduras “nunca iba a cambiar nada”. Mi madre, entonces septuagenaria, y conservadora, llamo mi atención sobre “El Poder Ciudadano”, el gobierno de Mel Zelaya. Ella era asidua de una transmisión en directo por televisión, de reuniones del presidente y miembros de su gabinete con el pueblo, en todas partes del país. Para ella, aquello era un cambio total, Cuando falleció, en 2015, era parte de la resistencia hondureña, con el corazón.

Frases

"Creo en los poderes creadores del pueblo"
          Aquiles Nazoa

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº101

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  2. Julio 2019.

 

Descargar