Hoy se conmemora un nuevo aniversario de la muerte de Manuelita Saenz, la historia oficial la recordaba solo como "amante de El Libertador" y aún hoy muchos libros de historia comienzan su biografía política el día en que ella conoció a Simón Bolívar, cuenta con sus propias palabras que lanzándole una corona de flores desde un balcón con tal suerte que le pegó en el pecho al caraqueño ilustre, cuando ingresaba a Quito en desfile triunfal, luego de la batalla de Pichincha.

La historia oficial de nuestras repúblicas divididas, siempre tan egoísta con las mujeres, oculta que ella era una gran activista revolucionaria, que había sido pieza clave en la liberación de Perú, que llevó a cabo el ejército de los Andes, al convertir al Batallón Numancia de las filas realistas al bando patriota. Por sus servicios a la independencia fue condecorada con la Orden de Caballeresa de la  del Sol por el general San Martín, antes de su primer encuentro con Simón.

Esa medalla formaba parte de su atuendo el día que conoció a Bolívar. Siempre imagino que la condecoración que la patriota ecuatoriana lucía en el festejo quiteño, significó un motivo adicional de atracción para Simón, quien ya le había sonreído al recibir el golpe florido...

Imagino que durante el baile le preguntaría por las circunstancias en las que obtuvo tal reconocimiento, ese sería un tema de conversación obligado entre ambos aquella noche... Ella cuenta que le para estar a su altura le habló a él de política y estrategias militares. ¿Preguntaría el Libertador por Lima, por San Martín, por el estado de las filas patriotas, por el ánimo de los enemigos? Luego hablaron de filosofía... Y al final del baile estaban rendidos el uno al otro (la una al otro, el uno a la otra...).

La historia oficial se regodea en las anécdotas de salón, bailes y chismes, desmereciendo el pequeño detalle de la condecoración que llevaba Manuela. Justamente porque esa pieza, derrumba la versión de la historia oficial que es elitesca, machista y divisionista de las epopeyas bolivarianas y sanmartinianas...

Brindo por Manuela Sáenz. Como ella, yo hubiera sido feliz de poder ser parte en las filas de los ejércitos de San Martín y Bolívar. Una mujer con su experiencia podría haber dicho que valió la pena vivir para servir a la emancipación, sin embargo ella preguntaba: "Simón, para qué tanto sacrificio por la independencia, si nuestros indios todavía extienden la mano para pedir limosna".

Manuela, una revolucionaria cabal.

Salud a su memoria. Manuela vive por siempre en la sangre patriota e igualitaria de los hombres y mujeres de Nuestra América.

 

         

Fuente: Portal Alba

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº62