Durante estos días se debería estar conmemorando el bicentenario del intercambio epistolar entre el Libertador Simón Bolívar y el diplomático estadounidense Juan Bautista Irvine. Además del anecdotario vinculado al hecho histórico y a la coyuntura en la que se produjo el intercambio, me parece que lo más resaltante es el manejo que Bolívar le da al debate, haciendo gala de gran erudición, profundo conocimiento del derecho internacional, la historia, la economía, la política y las artes militares. Es notorio que a través del tiempo se ha resaltado el papel del Libertador como jefe militar, estratega, y conductor de batallas que sellaron la independencia de Sudamérica del colonialismo español, pero poco conocemos de su capacidad de liderazgo político, de estadista y mucho menos su extraordinaria capacidad para lidiar con los hechos internacionales, su manejo de la administración del gobierno en esta área y las decisiones que tuvo que tomar en materia de política exterior. Es de mi opinión que algunos de los asuntos que están ocurriendo en la actualidad son explicables a la luz de las decisiones que Bolívar tomó en esos meses, por lo que es de mi opinión que este intercambio de misivas con Irvine es fundacional de la política exterior de Venezuela.

El 11 de agosto de 1817 Bolívar se había instalado en el Palacio de Centurión en Angostura, sede del gobierno de Venezuela a partir de ese momento. Aunque entre agosto de 1813 y julio de 1814, desde Caracas había dirigido el Estado haciendo sus mayores esfuerzos en la organización del mismo y en la creación de la institucionalidad necesaria para su funcionamiento, la posibilidad de la contraofensiva española siempre fue latente y ya a comienzos de 1814 se vio obligado a enfrentar a las huestes de José Tomás Boves. En esa medida, ahora desde Angostura por primera vez, el máximo líder de la Venezuela independiente podía despachar como jefe de Estado en las condiciones de estabilidad que ofrecía un territorio liberado bajo protección del ejército venezolano. El 6 de agosto le escribe a Martín Tovar Ponte y le dice "Esta provincia es un punto capital: tomamos la espalda al enemigo desde aquí hasta Santafé, y poseemos un inmenso territorio en una y otra ribera del Orinoco, Apure, Meta y Arauca. Además poseemos ganados y caballos. Como el día de lucha se reduce a mantener territorio y a prolongar la campaña, el que más logre esta ventaja será el vencedor".

El nuevo gobierno no tenía la figura de secretario de relaciones exteriores en el poder ejecutivo, lo cual obligó al Libertador a asumir esas funciones en la práctica, por lo que de hecho, además de todas sus responsabilidades debió sumar la de canciller Ad Hoc de la república. En ese ámbito, el Libertador dio puntual seguimiento a las dinámicas que ocurrían en Europa y las nuevas alianzas que se construían en ese continente tras la derrota de Napoleón que habían modificado sustancialmente la correlación de fuerzas, pudiendo tener incidencia en el desarrollo de los acontecimientos bélicos en América. Por razones análogas seguía con mucho interés el conflicto entre Estados Unidos y España en las Floridas.

Con extraordinaria visión estratégica, a pesar de avizorar con preocupación el ánimo expansionista de Estados Unidos, Bolívar se cuidó en extremo de emitir opiniones sobre este conflicto, pues en la coyuntura, Venezuela y el país del norte eran aliados de hecho en contra del enemigo común español. Al no hacer alusiones públicas explícitas, Bolívar no se inmiscuía en los asuntos internos ni en las decisiones del gobierno de Monroe, esperando reciprocidad de éste en sus actuaciones referidas a Venezuela. En ese sentido, el Jefe Supremo giró puntuales instrucciones a los representantes diplomáticos de Venezuela, en especial a Luis López Méndez quien se encontraba en Londres y a Lino de Clemente y Pedro Gual que a la sazón estaban en Filadelfia, a fin de cumplir dos misiones específicas: la primera, buscar el reconocimiento de Venezuela como nación libre e independiente y segunda, obtener recursos humanos, armamento y municiones, así como los pertrechos necesarios para el desarrollo de la guerra. Al igual que con Estados Unidos, Bolívar intentaba evitar conflictos con Gran Bretaña, apuntaba a conseguir que se transformara en un aliado poderoso no solamente como abastecedor de armamento y vituallas para la guerra, también pensaba en la importancia de contar con un reconocimiento diplomático que fortaleciera la posición internacional de las nuevas repúblicas. Por ello, la pericia y exquisito manejo que debían tener los diplomáticos de la república ante dos misiones que en el papel aparecían como contradictorias.

El 12 de julio de 1818, Juan Bautista Irvine, representante del gobierno de James Monroe, arribó a Angostura en calidad de agente diplomático de Estados Unidos. En el papel, tres eran las tareas que le había encomendado el secretario de Estado John Adams: 1. Manifestar la simpatía de su país hacia las nuevas repúblicas que nacían en América del Sur. Explícitamente no mencionaban a México, el Caribe, ni Centroamérica, a donde se orientaban los ánimos expansionistas de Estados Unidos. 2. Protestar por dos barcos (Tigre y Libertad) capturados por las fuerzas patriotas en el Orinoco, cuando trataron de burlar el bloqueo del río ordenado por Bolívar durante el sitio de Angostura y 3. Esclarecer el curso que tomarían las relaciones entre su país y Venezuela después de las acciones de Isla Amelia, ubicada frente a la península de la Florida bajo control de España, y ocupada por un grupo de venezolanos, que izaron la bandera tricolor, en una acción que generaba contratiempos a la ambición expansionista de Estados Unidos en esa área. Lamentablemente, esta agenda no era real y el dialogo habría de tomar un camino distinto.

A pesar de los buenos augurios con que comenzaron las conversaciones y el entusiasmo que despertó en el Libertador la presencia del enviado del presidente Monroe en Angostura, todo se tornó tenso y ríspido en pocos días. Irvine escribió dos notas a Bolívar el 25 y 27 de julio. El Libertador acusó recibo y le respondió el día 29. Es la primera de diez cartas que va a escribir al diplomático estadounidense entre esta fecha y el 12 de octubre cuando data la última de ellas. El tenor de la misiva de respuesta, da cuenta con cierta sorpresa que el tema único de interés de Irvine es el de las goletas Tigre y Libertad, es decir uno solo de los objetivos de su misión a Venezuela. Respecto de estas le explica que "...olvidando lo que se debe a la fraternidad, a la amistad y a los principios liberales que seguimos, han intentado y ejecutado burlar el bloqueo [...] para dar armas a unos verdugos y para alimentar unos tigres que por tres siglos han derramado la mayor parte de la sangre americana...". Así mismo, rechaza y refuta la idea de Irvine en el sentido de que Estados Unidos era neutral en el conflicto que se vivía en Venezuela al recordarle que "No son neutrales los que prestan armas y municiones (...) a unas plazas sitiadas y legalmente bloqueadas".

El 6 de agosto, Bolívar vuelve a escribir a Irvine una carta larga y detallada impugnando punto por punto los argumentos entregados por el estadounidense, los propietarios de los barcos y los capitanes. En el caso de la Tigre, explica que si bien los dueños no son responsables del delito, si lo es el comerciante que la fletó y concientemente intentó violar las leyes de una república soberana. Bolívar le recuerda a Irvine que "...la prestación de auxilios militares a una potencia beligerante es una declaratoria implícita contra su enemiga, es un principio incontrovertible y que está confirmado por la misma conducta de Estados Unidos, donde no se permite que se hagan armamentos de ninguna especie por independientes contra los países españoles..." agregando que: "La diferencia única que hay es, que cuando es el gobierno quien lo presta, la Nación se declara enemiga y cuando son los particulares sin conocimiento de él, ellos solos se comprometen, y no se hace responsable la Nación".

Catorce días después, el 20 de agosto, acusa recibo de la nota de Irvine del 17 en la que éste anuncia que está preparando respuesta a la de Bolívar del 6 del mismo mes. Bolívar no dejó transcurrir el tiempo, e intenta transformar las aceptaciones de Irvine en jurisprudencia que sirva a eventuales litigios jurídicos o incluso de orden político y moral. A pesar de sus múltiples responsabilidades, no descansa ni da tregua a Irvine, tampoco deja pasar oportunidad -a través de sus escritos- de sentar las bases jurídicas de la razón del gobierno de Venezuela para actuar como autoridad política del territorio que controla. En este mensaje, retoma los fundamentos para impugnar los criterios de Irvine respecto a neutralidad e imparcialidad. Elevando, por primera vez, el tono del debate le dice que el derecho de Venezuela de condenar las acciones de las goletas da lugar a recordar hechos que, "desearía ignorar para no verme forzado a lamentarlos".

En la cuarta carta, fechada 24 de agosto, la más extensa de todas las que escribió a Irvine, Bolívar alegaba que suponía haber satisfecho en sus comunicaciones anteriores las demandas del diplomático estadounidense creyendo que existían condiciones para entrar a debatir los otros temas que incumbían a las relaciones bilaterales. A continuación refrenda sus argumentos anteriores respecto de los conceptos de libertad, beligerancia, neutralidad e imparcialidad. Le recuerda que en su misiva del 20 de agosto, hizo algunas observaciones en las que manifiesta su "repugnancia" por las actuaciones del gobierno de Estados Unidos, respecto de Venezuela, y le expone que no lo hizo con el objetivo de probar su parcialidad, sino que para dejar prístinamente demostrada la falsedad del argumento esgrimido por ese país en cuanto se refiere a la "absoluta libertad de comercio entre neutros y beligerantes".

Con erudito conocimiento de la historia y la jurisprudencia va desgranando una a una las tesis de Irvine, haciendo uso de tratados y prácticas europeas en la materia. Finaliza reiterándole a Irvine su opinión en torno a que cree haber colmado su reclamo, opinando que desde su punto de vista, tal tema se ha extendido demasiado "hasta llegar a hacerse molesto para una y otra parte, distrayéndonos del objeto principal con discusiones prolijas sobre el derecho y con episodios, que sin tener una estrecha conexión con los hechos no pueden servir de base a la resolución". Es la primera manifestación escrita de desagrado que el Libertador manifiesta en su correspondencia con el agente estadounidense, lo cual da cuenta de un escalamiento en la tirantez del intercambio, ante la urgencia, -en las condiciones del conflicto bélico- de pasar a otros temas que Bolívar juzgaba más relevantes para el futuro de la república y de toda América.

Irvine respondió la carta de Bolívar de 24 de agosto con dos notas de 25 y 29 de agosto, en la primera se queja de que Bolívar ha introducido una nueva materia en la discusión. El Libertador esperó la segunda nota para esbozar una respuesta que escribe el 6 de septiembre En ella le insiste en la necesidad de empezar a conversar lo que estima es el asunto principal, es decir el del reconocimiento político de Venezuela como república independiente.

El 25 de septiembre emitió una corta nota que contestaba mensajes de Irvine de 6 y 10 del mismo mes. En ella, vistas las circunstancias en que Estados Unidos y Venezuela no habían podido ponerse de acuerdo propone un arbitraje para que decidiera respecto del litigio de las goletas. Ese mismo día escribe una misiva un poco más amplia, en la que reitera los argumentos de Venezuela respecto del disputa y manifiesta su desesperanza por un debate en el que ambas partes, habiendo puesto de manifiesto sus puntos de vista, no han podido llegar a arreglo alguno, por lo que se está corriendo el riesgo de hacer "interminable la discusión".

El 29 de septiembre redacta una nueva nota en la que replica las evidencias expuestas el 25, lamentando que Irvine en carta del 26 del mismo mes las haya rechazado. Por enésima vez, expone las razones de Venezuela, pero ahora dice tajante que dadas las circunstancias se ve obligado "a resolver de una vez la cuestión".
Esta situación conlleva una carta de Irvine de 1° de octubre en la que éste da por finalizado el debate por el tema de las goletas, juzgando que Venezuela actuó ilegalmente. Bolívar contesta el día 7 sin dejar pasar la oportunidad de decirle que se va a desentender del penúltimo párrafo de su carta por considerarla "en extremo chocante e injurioso al gobierno de Venezuela" y que para contestarlo sería preciso usar el mismo lenguaje de Irvine "contrario a la modestia y el decoro con que por mi parte he conducido la cuestión". Con firmeza, le dice a Irvine que no va a forzarlo a reciprocar los insultos, pero que aunque no lo hará, no va a permitir que él, "ultraje ni desprecie al Gobierno y a los derechos de Venezuela". Finaliza contundente: "Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra todo el mundo entero, si todo el mundo la ofende".

No obstante todo esto, se despide con los usos protocolares de su elevada investidura, el respeto, la decencia y la alta responsabilidad que tiene al regir los destinos de Venezuela y su representación en el escenario internacional. A pesar que Venezuela no había consolidado su independencia y el gobierno aún no tenía autoridad sobre todo el territorio de la república, Bolívar actuó como un avezado jefe de Estado en términos del manejo de la diplomacia, con honor, dignidad y firmeza, entendiendo la valía de establecer –en este contexto- sólidas relaciones de amistad con Estados Unidos, sin dejar de salvaguardar los intereses soberanos de la naciente República, sembrando con ello parámetros insoslayables de comportamiento republicano, independiente y soberano en los manejos de la política exterior de la Nación.

Todavía, vuelve a escribir a Irvine el 12 de octubre como respuesta a una nota de éste del 8 del mismo mes. En ella, el agente diplomático manifiesta su extrañeza por la respuesta del Libertador, de 7 de octubre en la que da por finalizado los debates entre ambos. Bolívar le dice que así hubiera sido si Irvine se hubiera limitado a dar por cerrado el asunto, pero que el tenor de esta nueva comunicación le obligaba a responder para no dar por ciertos ninguno de los argumentos expuestos en la carta y que no son sino la reiteración de los anteriores, refutados uno a uno y en su momento. De esa manera, el Jefe Supremo cerraba toda posibilidad a dejar asuntos abiertos con la posibilidad de ser usados contra la República.

Con esto, Bolívar dio por finalizada su comunicación con Irvine, no recibió ni envió ninguna nueva correspondencia al representante del gobierno de Estados Unidos. Lo que había comenzado con grandes augurios y esperanzas 4 meses antes, había resultado un fiasco, ante la desatención de Irvine a la propuesta amistosa y apegada a derecho de Bolívar y el posterior escalamiento del discurso agresivo, incluso amenazante del estadounidense.

Nota: El artículo anterior forma parte de un libro sobre el tema, donde se expone el mismo con mucha mayor cantidad de información y que será presentado durante el próximo mes de noviembre en Caracas.

 

          

Fuente: AVN

Frases

“La mejor defensa es el ataque, ¡la humanidad tiene que ir a la ofensiva!”

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar