El 9 de julio se conmemora la declaración de la independencia argentina, ocurrida en 1816 en la ciudad de Tucumán. En esa ocasión, en el marco de un continente en pleno proceso revolucionario, la naciente república decidió romper las cadenas que lo ataban al imperialismo europeo -puntualmente, al Reino de España- e “investirse del alto carácter de una nación libre e independiente”, según expresa el acta firmada por los congresales. Dos siglos después, lo que debería ser un día de celebración es una jornada de lucha para el pueblo argentino, que se movilizará en defensa de su soberanía.Entre otras actividades, en Neuquén, el lunes 9 de julio se realizará una Caravana para rechazar la construcción de una base del Comando Sur de USA en las inmediaciones de esta ciudad. Con el argumento poco creíble de que se  tratará de un “Centro Operativo de Emergencias” para atender catástrofes, el gobierno de la provincia de Neuquén anunció hace pocas semanas que se retoma la construcción de esta base.

Nacemos dos veces: cuando venimos al mundo, y cuando tomamos el control de nuestra vida.  El 19 de abril de 1810 los criollos destituyen al capitán general español, Vicente de Emparan,  –nombrado por el invasor francés José Bonaparte- con la excusa de conservar los derechos de Fernando VII.  Pero pasan quince meses  sin que escojamos ni la chicha monárquica ni la limonada patriota, sino todo lo contrario.

Desde el golpe de Estado, y con el apoyo, financiamiento y entrenamiento de los EE.UU. a las fuerzas represivas sólo han aumentado los asesinatos, las amenazas, y la represión al pueblo de Honduras.

Es bien sabido que con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959 América Latina y el Caribe reanudaron su marcha hacia su Segunda y Definitiva Independencia. El ascenso de Hugo Chávez a la presidencia de lo que luego sería la República Bolivariana de Venezuela es usualmente considerado como el segundo hito en esta larga marcha. Esto es indudable, pero pasa por alto una importantísima etapa intermedia, breve pero de enorme importancia: la que aportara el gobierno de Salvador Allende y la Unidad Popular en Chile, entre 1970 y 1973 y que es imprescindible rescatar del olvido en que ha sido sepultada por el inmenso aparato propagandístico de la derecha tanto dentro como fuera de Chile.

En enero de 1919 los trabajadores peruanos libraron la primera gran lucha de su historia. Fue la batalla por la instauración de la Jornada de 8 Horas, que tuvo como corolario dos acontecimientos paralelos: el triunfo de la organización sindical naciente, y la impronta de José Carlos Mariátegui, que se solidarizó con esta acción decisiva y recibió la adhesión multitudinaria de una masa entusiasmada que desfiló agradeciendo su predisposición al combate. 

Frases

“No es entonces mera retórica nuestra bolivarianidad. No. Es una necesidad imperiosa para todos los venezolanos, para todos los latinoamericanos y los caribeños fundamentalmente, buscar atrás, buscar en las llaves o en las raíces de nuestra propia existencia, la fórmula para salir de este laberinto”.

Hugo Chávez Frias

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº85

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar