Hoy se recuerda el cumpleaños de Jesús, hijo de un artesano y carpintero, vástago de una familia judía de refugiados y migrantes. De niño se destacó por su inteligencia, su humanismo y su finísimo sentido de la justicia que dejó en ridículo a los doctores de la ley del Sanedrín. Echó a latigazos a los mercaderes del templo y condenó la usura. Siempre estuvo del lado del pueblo, de los oprimidos, de los excluidos, de los otros y las otras estigmatizadas como María Magdalena.

A los jóvenes de hoy, que no la vivieron, porque eran muy niños o no habían nacido, hay que decirles que la invasión no fue algo malo que le pasó hace tiempo a gente vieja. La invasión de 1989 es algo que les incumbe porque ha determinado al país que les toca vivir. Sí, los jóvenes de hoy son también víctimas de la invasión.

1. La invasión perpetrada por el Ejército de Estados Unidos contra Panamá, el 20 de diciembre de 1989, fue un acto de extremada e injustificada violencia. Esta acción bélica, realizada contra una población completamente desprevenida, contó con los más sofisticados armamentos y con un elevado contingente de tropas.

El inicio de la ilegalidad con marco legal, la legalidad del genocidio contra el pueblo palestino, el 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) aprobó la resolución 181.

La defensa de la humanidad y de la naturaleza están presentes -aunque desde temporalidades diferentes ambas problemáticas recién van confluyendo en la última década del siglo XX-, en el pensamiento estratégico de Fidel Castro.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº73

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar