Eugenio Garzón nació en Montevideo en 1796. A los 15 años se suma a las tropas de Artigas y combate en la Batalla de Las Piedras. Un año después, se lo verá entre los triunfadores de la Batalla de Cerrito. La guerra independentista comenzaba y Garzón era conciente que esa guerra era continental.

El 7 de diciembre de 1914 la ciudad de México fue tomada por las fuerzas de los ejércitos populares (villistas y zapatistas) que se habían insurreccionado en todo el territorio mexicano desde el 20 de noviembre de 1910. Se puede reconocer que ese momento es muy semejante al que años muy posteriores sucede en La Habana cuando el Ejército Rebelde la toma el 1º. de enero de 1959.  Es el instante cumbre cuando triunfa la Revolución Cubana. O también muy similar al que realizan las fuerzas del Ejército Popular Sandinista el 19 de julio de 1979 al llegar a Managua y derrocan a la dictadura somocista  e instalan a la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. Esta es una de las características históricas que toda revolución realiza en el marco de una estrategia insurreccional. Así como también aconteció con la Revolución Rusa en 1917, en la Revolución Popular China en 1948 y en la Revolución Vietnamita en 1975 tras expulsar a las últimas tropas intervencionistas estadounidenses de su territorio.

Cuando Bolívar convocaba al Congreso de Panamá, la idea de la Confederación de Repúblicas ya estaba madura en su pensamiento. La Carta de Jamaica de 1815 ya anticipaba la estrategia, aunque también señalaba límites e inconveniente: “Es una idea grandiosa pretender formar de todo el mundo nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse; mas no es posible porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes dividen a la América. ¡Qué bello sería que el istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos!”.

Nunca antes, en ningún país del mundo, ningún grupo de ejecutivos y altos profesionales formados por una empresa petrolera estatal con recursos de todos los ciudadanos de un país, y además bien remunerados, ha llevado a cabo una acción dispuesta a sabotear de manera criminal los espacios e infraestructura de la empresa que les dio origen como profesionales y cuyas operaciones, en el caso de Venezuela, la constituyen en la principal empresa del país, sostén de nuestra economía nacional.

En 1967 fue fundado el Partido de los Pobres. Fue en Atoyac de Álvarez, región de la Costa Grande de Guerrero. Nació como una organización de lucha político-social y su principal referente fue un maestro rural, un hijo de esa localidad, Lucio Cabañas Barrientos. Criado en el seno de una de las tantas familias campesinas de Guerrero, realizó sus primeros estudios en una localidad cercana a su pueblo natal. Luego cursó en la  Normal de Ayotzinapa, donde se destacará como dirigente estudiantil. Por aquella época incursiona en la Asociación Cívica Guerrerense, que en ese entonces dirigía otro gran revolucionario mexicano, Genaro Vázquez.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº70

 

Descargar