Hosting Venezuela - Hosting - Certificado SSL

En la noche del 21 de marzo de 1980, una banda de facinerosos al servicio de la dictadura de Luis García Meza, lo secuestra, y tras torturarlo salvajemente lo rematan de varios disparos. Al otro día, un campesino encuentra su cadáver en un basural de La Paz.  La víctima era el jesuita Luís Espinal Camps.

Había nacido en España, precisamente en Villa de Soto, Castilla la Vieja, en octubre de 1759. Pero no por eso dejaba de decir, al referirse a los españoles: “Yo los mataría a todos y me degollaría luego, para que no sobreviviera nadie de esta maldita raza”.

El 13 de marzo de 1979 se produjo en Granada, isla de la cadena de Las Granadinas, el derrocamiento de Eric Gayry, quien había permanecido en el poder desde 1954, por un grupo de jóvenes integrantes del Movimiento Nueva Joya, dirigidos por Maurice Bishop.

Contundente a la hora de tomar decisiones, sobre todo aquéllas que tenían que ver con los intereses de su querida Venezuela. Apasionado y entusiasta en la defensa de los más humildes, a los que dedicó todos y cada uno de los días de su mandato. Procurador de la unidad para golpear todos juntos al Imperio, algo que demostró no sólo en la política interna sino en la doctrina que sentó a nivel de Latinoamérica y el mundo. Cerebral y con los pies en la tierra cuando se trataba de abrir las puertas al debate -incluso con sus enemigos más feroces- y a la hora de formular ideas que permitieran acercar posiciones que estaban en las antípodas. Se trata de Hugo Chávez, a quien en este segundo aniversario de su paso a la eternidad tanto extrañamos.

La tarea de revisarnos y discutirnos en este punto del fluir histórico, del transcurrir, del vernos y pensarnos obedece a una doble exigencia: situarnos, siempre, en el momento que determina la historia, y el acto de afirmarnos en el nosotros. Es ese nosotros con el que hoy en día se avanza en los tiempos de Maduro presidente y continuador del candelorio chavista. Es ese nosotros donde encontramos la fuerza para salvaguardarnos de la pava fascista, del discurso resbaloso del especialista y de los matices neocoloniales de la izquierda. Fue Maduro el que dio la clave chavista que nos acompaña en estos durísimos años, aquella frase histórica con la que agarra el testigo: sólo juntos somos Chávez, pero sólo si seguimos juntos. Y este es el punto de partida de esta conversa que dio El Cayapo, hace exactamente dos años.

Frases

 

“Tenemos que unirnos porque el mundo lo acelera todo y sino aceleramos nuestra unidad, ese mundo se viene contra nosotros”

Hugo Chávez
 
 

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº122

 

Descargar

 

Cuadernos para la Emancipación

 

Descargar