Le llamaban “El Gringo” y eligió la carrera militar con una decisión muy clara de servicio en la defensa del país, en continuidad con el proyecto de los héroes de la independencia que había estudiado desde muy joven, eludiendo los laberintos de la historia oficial.