La captación de la huella dactilar, como sistema biométrico, es decir como método para el reconocimiento de la identidad humana a partir de mediciones de sus rasgos anatómicos particulares, es el sistema de más alta fiabilidad (junto con los métodos de identificación del iris y de la retina del ojo), el de mayor facilidad de uso, que cuenta con alta aceptación y fiabilidad, por lo cual es utilizado para diversos mecanismos de control.

 

En Venezuela se generalizó su uso para fortalecer la transparencia en el sistema electoral, garantizando que se cumpla la premisa fundamental para el funcionamiento de la democracia: “un ciudadano, un voto”. También es frecuentemente utilizado para el control de asistencia laboral y la autorización de accesos a zonas de seguridad.

Es necesario que la militancia incorpore en su argumentación las sólidas razones para su uso en las excepcionales circunstancias de la guerra económica.

La derecha dice que es inconstitucional, es falso. La constitución consagra que el Estado tiene la obligación de tomar las medidas necesarias para garantizar la soberanía y la seguridad alimentaria. Tampoco restringe el derecho a ejercer actividades económicas, sino que lo amplía y lo garantiza en condiciones de igualdad.

Los argumentos que los opositores, con lengua de loro, repetirán indignados y a viva voz en las colas de los supermercados, deben ser desbaratados por nuestro pueblo consciente y organizado. Porque son argumentos sustentados en la ignorancia y el egoísmo.

El que reclama “su” derecho a comprar lo que quiera, no se solidariza con el derecho a todos a comprar lo que necesitan. El derecho del que tiene más dinero para comprar no puede primar sobre el derecho de los demás. Como decía, el gran líder mexicano “El respeto al derecho ajeno es la paz”.

El captahuellas no es una medida milagrosa, ni debe ser un sistema permanente, tiene un objetivo concreto, eliminar las colas que se generan producto del accionar de los revendedores.

Con ello el pueblo gana garantizar el acceso justo a los bienes que son subsidiados por el Estado para garantizar la alimentación y no con fines especulativos, además gana horas libres, que pueden dedicarse al trabajo productivo, al descanso, al estudio, a la vida familiar.

Fuente: Correo del Orinoco

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41