Hace aproximadamente una década que la zona del mar Mediterráneo oriental esta aumentando su importancia en hidrocarburos, sobre todo gas. Es por eso que al conflicto que hay en Medio Oriente principalmente por la tierra (aunque está cruzado por lo religioso, político y económico) hay que sumarle la disputas por las aguas. El mar Mediterráneo oriental se encuentra sobre ricos yacimientos hidrocarburíferas descubiertos en los últimos años. La lucha por estas aguas es por el gas que hay abajo y por las importaciones directas por gasoductos hasta Europa. Israel se ubica en el centro de la escena.

El bajo precio del petróleo y los enormes gastos en los que incurre Arabia Saudí en sus proyectos políticos en la región de Oriente Medio han desatado una seria crisis sociopolítica.

El pasado 14 de septiembre, en el marco de la celebración del 55 aniversario de la fundación de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), sirvió también de ocasión para conmemorar los 15 años de la celebración de la II Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de ese organismo realizada en la ciudad de Caracas, Venezuela, el 14 de septiembre de 2000, que fuera convocada por el entonces presidente de Venezuela, Comandante Hugo Chávez Frías. Meses antes de aquel evento, el Presidente Chávez había llevado a cabo una exitosa -pero no menos arriesgada- gira por varios países árabes, y otros no árabes, con la intención de convencer a los líderes de los países OPEP sobre la necesidad imperiosa de celebrar la II Cumbre del organismo. Los precios del crudo se encontraban muy por debajo de su valor real, oscilaban entre $20 - $32 por barril, mientras el organismo se encontraba apático, aletargado ante aquella situación. La OPEP estaba deshecha producto de la prepotencia de países como Arabia Saudita que se rehusaba a escuchar los llamados de la mayoría de los miembros del organismo. Pese a todas las criticas, advertencias y amenazas recibidas de varios emisarios del gobierno estadounidense, el Presidente Hugo Chávez visitó la asediada capital de Irak, Bagdad, donde fue recibido por su homologo iraquí Saddam Hussein. Fue precisamente en esa ciudad iraquí donde había sido fundada la organización en 1960, pero en ese momento encontraba asediada por la aviación de Estados Unidos, mientras el pueblo árabe padecía por el criminal embargo de occidente. El líder venezolano estaba convencido que era necesario reunirse con el mandatario iraquí para entregarle personalmente la invitación a la cumbre. Aquel gesto valiente cargado de mucho simbolismo llamó la atención del mundo, y particularmente de los países OPEP, logrando el convencimiento de estos para la cita en Caracas. Aquella cumbre resultó un éxito. 

Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la producción de petróleo en Rusia alcanzó su máximo histórico (11,41 millones de barriles diarios) en el año 1988 cuando todavía formaba parte de la Unión Soviética, pero tras el declive provocado por la crisis económica del 2008, la producción ha ido in crescendo. Así, según el diario ruso Vedomosti, la producción petrolera rusa se incrementó un 1,3 % en el 2013 hasta alcanzar los 10,59 millones de barriles por día (bpd) y el principal motor para el alza fue el nuevo campo petrolero Vankor, que desarrolla Rosneft, la mayor productora petrolera del país. Éste alcanzó una producción de 18,3 millones de toneladas en el 2013 y espera alcanzar los 25 millones de Tm en el 2015, lo que le convierte en la principal fuente de la exportación rusa por oleoducto a China (conexión Siberia Oriental-Océano Pacífico (ESPO). Putin habría iniciado además una política de diversificación de las ventas energéticas para no depender en exclusiva de la UE, pues la estructura económica rusa controla solo 2,5% de las exportaciones mundiales y adolece de una excesiva dependencia de las exportaciones de gas y petróleo ( el 70 % de los ingresos provienen de estas vías), la devaluación del rublo respecto al dólar ( un 20% desde que comenzara la crisis de Ucrania) , una inflación galopante (7% en marzo del 2014) y un severo recorte de los Superávits ( un exiguo 0,3% del PIB en el 2014) y la obsoleta planificación estatal, pues el complejo militar,los proyectos espaciales y las subvenciones a la agricultura siguen acaparando la mayoría del presupuesto ruso condenando a la inanición financiera a la industria ligera y la producción de alimentos.

Rusia e Irán han anunciado casi simultáneamente que incrementarán su producción de petróleo en un millón de barriles diarios, lo cual supone la entrada en el mercado de dos millones de barriles. Esto conducirá inevitablemente a la bajada del precio del petróleo por debajo de los 30 dólares y supondrá un fuerte golpe para la economía de Arabia Saudí, que sufriría unas pérdidas de unos 250.000 millones de dólares y vería incrementar aún más su déficit presupuestario.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41