Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la producción de petróleo en Rusia alcanzó su máximo histórico (11,41 millones de barriles diarios) en el año 1988 cuando todavía formaba parte de la Unión Soviética, pero tras el declive provocado por la crisis económica del 2008, la producción ha ido in crescendo. Así, según el diario ruso Vedomosti, la producción petrolera rusa se incrementó un 1,3 % en el 2013 hasta alcanzar los 10,59 millones de barriles por día (bpd) y el principal motor para el alza fue el nuevo campo petrolero Vankor, que desarrolla Rosneft, la mayor productora petrolera del país. Éste alcanzó una producción de 18,3 millones de toneladas en el 2013 y espera alcanzar los 25 millones de Tm en el 2015, lo que le convierte en la principal fuente de la exportación rusa por oleoducto a China (conexión Siberia Oriental-Océano Pacífico (ESPO). Putin habría iniciado además una política de diversificación de las ventas energéticas para no depender en exclusiva de la UE, pues la estructura económica rusa controla solo 2,5% de las exportaciones mundiales y adolece de una excesiva dependencia de las exportaciones de gas y petróleo ( el 70 % de los ingresos provienen de estas vías), la devaluación del rublo respecto al dólar ( un 20% desde que comenzara la crisis de Ucrania) , una inflación galopante (7% en marzo del 2014) y un severo recorte de los Superávits ( un exiguo 0,3% del PIB en el 2014) y la obsoleta planificación estatal, pues el complejo militar,los proyectos espaciales y las subvenciones a la agricultura siguen acaparando la mayoría del presupuesto ruso condenando a la inanición financiera a la industria ligera y la producción de alimentos.

Rusia e Irán han anunciado casi simultáneamente que incrementarán su producción de petróleo en un millón de barriles diarios, lo cual supone la entrada en el mercado de dos millones de barriles. Esto conducirá inevitablemente a la bajada del precio del petróleo por debajo de los 30 dólares y supondrá un fuerte golpe para la economía de Arabia Saudí, que sufriría unas pérdidas de unos 250.000 millones de dólares y vería incrementar aún más su déficit presupuestario.

A propósito de los recientes incidentes que han vuelto a colocar en el primer plano noticioso las reclamaciones venezolanas sobre el territorio Esequibo, que nos fuera birlado en el laudo tramposo de 1899 en París, vuelve a ser pertinente recordar y desmenuzar los designios geopolíticos foráneos subyacentes en todos los conflictos internacionales en los cuales ha estado involucrado nuestro país, por acción, omisión o propia naturaleza, desde finales del Siglo XIX hasta el presente.

El terrible sismo y el consecuente tsunami que asolaron a Japón están siendo aprovechados por autoproclamados ecologistas y otros grupos de interés, para ejercer –por desconocimiento o intereses diversos– una gran presión mediática acerca de la energía nuclear, con la aparente pretensión de sembrar el pánico entre la población mundial.

El próximo 5 de junio se reunirá la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) en la ciudad de Viena, Austria, donde se espera que la decisión sea mantener los niveles de producción de hidrocarburos para defender la cuota del mercado. Esto provocaría una nueva caída del precio del barril de crudo. Por lo menos así lo vienen afirmando algunos países miembro de la organización, aunque el escenario está abierto.

Frases

"Cuando un pueblo despierta, se llena de coraje y decide ser libre, jamás podrá ser derrocado"

Hugo Chávez Frias

Correos del Sur Nº77

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar