Los venezolanos tendremos dos unidades de cuenta: el bolívar soberano y el petro. Todos los precios de la economía y el salario, deberán estar expresados en ambas unidades. El objetivo es que se garantice una proporción fija entre salario y precio, se cierre la brecha y no se vuelva a abrir.

La actual contraofensiva que el gobierno de Venezuela ha emprendido recientemente en favor de reiniciar y reordenar la economía, supone establecer algunas equivalencias políticas. 

La igualdad de oportunidades no existe. Se espera que las 500 personas más ricas del mundo le entreguen a sus herederos la suma de 2,4 billones de dólares en las próximas dos décadas. O, lo que es lo mismo, algo más que el PIB de la India. Esa privilegiada generación, la heredera, comenzará su vida desde una línea de partida mucho más adelantada que cualquiera de nosotros.

Controlar o no los precios, he allí el dilema. No controlarlos nos ha llevado a la situación actual.

Apenas 24 horas después que el presidente Maduro anunció que era la fecha de comienzo de las reformas fiscales y tributarias, las autoridades procedieron a sancionar a tres empresas que habían adulterado los precios. Lo hicieron en San Felipe (Yar) con Farmatodo, cuyo gerente fue hecho preso; con el automercado Boga, en Valencia (Car), por las mismas razones, y después que habían hecho la debida denuncia al 0800-lojusto aquí en Caracas ocuparon las instalaciones de la planta suiza Smurfit por pretender cobrar el reajuste de precios de envases de cartón hasta por 2.000% de aumento. ¿Y ustedes saben lo que le oí comentar a una señora cuando escuchó estas noticias por radio? No, no tiene porque saberlo. Pues sencillamente dijo: “Si así llueve que no escampe”.

Frases

Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad
          Simón Bolívar  

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº91

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación  Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar