Guerras en todos los frentes no pueden ser combatidas con pasividad unilateral. Activemos las medidas que postulan los compatriotas Luis Gavazut Bianco, José Gregorio Piña, Luis Salas Rodríguez, Juan Carlos Valdez, Juan Romero y Tony Boza en su escrito ¿Qué hacer? Propuesta de medidas inmediatas en defensa de la República y los derechos socioeconómicos de la población venezolana.

El compañero Presidente Nicolás Maduro, el pasado jueves 7 de septiembre de 2017, ante la plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente presentó una visión integral de la compleja situación económica, sus causas y las acciones necesarias para superarla. Consciente de los efectos negativos que ha tenido la guerra económica y de la heroica resistencia protagonizada por el pueblo al que pertenecemos, ha dicho con certeza que tenemos que pasar de la resistencia a la victoria en el campo económico, que tenemos que recuperar y expandir la prosperidad que logramos en la primera década de la Revolución Bolivariana, bajo el mandato de nuestro Comandante Chávez.

Petróleo de Venezuela será del pueblo, cuando el pueblo participe en el Plan de Negocio de Petróleo de Venezuela. La petrolera venezolana está esparcida por muchos municipios del país; además, está catalogada en el ranking del ramo como una portentosa empresa petrolífera a nivel mundial.

Pedir, criticar, molestarse, exigir, reclamar, maldecir e incluso descontentarse con el Gobierno porque la situación económica lejos de mejorar pareciera agravarse, algunos podrían verlo como un derecho, yo lo veo como un acto de infinita comodidad y flojera. Han pasado apenas casi tres semanas desde la elección a la Constituyente convocada por el presidente Nicolás Maduro para alejarnos de la guerra, la violencia y lograr la paz en Venezuela y ya no se habla de paz, ni de violencia, ni de guerra sino de "lo económico". Ya no queremos paz, o en todo caso, solo queremos  seguir consumiendo en paz.

América latina busca la manera de afrontar la restricción externa. La desaceleración de la economía mundial dura ya casi una década. El consumo sigue sin recuperarse. La productividad está estancada. La expansión monetaria de los países centrales no ha logrado reactivar la economía real. La deuda global triplica al PIB mundial. La financiarización se propaga en forma imparable. La economía ficticia es la que domina a la real. Una encrucijada que tiene en jaque incluso al orden dominante.

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº46