En un reciente viaje que realicé por algunos países de Centroamérica pude constatar algo que puede sonar no muy novedoso para algunos, pero que vale la pena señalarlo con frecuencia: Nicaragua es el país con menor grado de inseguridad de la región y El Salvador y Honduras son los que contienen índices más preocupantes, alarmantes diría.

En momentos de despliegue de la Operación Liberación y Protección del pueblo, para desarticular bandas criminales y grupos paramilitares, se presenta un momento para la reflexión sobre la importancia de los cuerpos de seguridad para defender el orden interno.

Buscamos comparar las iniciativas de participación de la población en las nuevas estrategias de defensa en Brasil a partir del gobierno de Lula y en Venezuela desde la asunción de Chávez, en relación a las dinámicas políticas de cada país, orientadas por el proyecto socialista bolivariano y la modernización capitalista del PT. 

Desde la Segunda Guerra Mundial –con excepción, quizás, del periodo que va de 1991 a 1995– Estados Unidos pretende mantener a toda costa su ventaja sobre los demás países en materia de armamento. Se trata, principalmente, de su capacidad de producción y de la concepción de armamento nuevo. Durante la guerra fría, Washington justificaba la carrera armamentista –provocada de hecho por Estados Unidos– invocando la necesidad de adelantarse al «peligro soviético». Pero hoy sigue favoreciendo la carrera armamentista, a pesar de la desaparición de la «amenaza roja».

En el año 2013[1], el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigu, indicó que su país había tomado la decisión de ampliar su producción de misiles cruceros. En realidad, esta declaración coincide con la línea en materia de armas que las autoridades rusas adoptaron a partir de la década del 1990. Además, el suministro a Irán de misiles cruceros supersónicos de origen ruso denominados por la OTAN “SS-N-22 Sunburn”[2] y la reciente afirmación hecha por el Presidente Putin de retomar el proyecto de venta de los misiles S-300[3] a dicho país (aunque la fecha de entrega no haya sido divulgada[4]) corrobora esta línea.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº62