La propaganda es una técnica militar diferente de la estratagema. El objetivo de la estratagema, cuyo arquetipo antiguo es el célebre caballo de Troya, es engañar al enemigo. Con la propaganda lo que se busca es engañar a su propio bando, generalmente para obtener apoyo. Por supuesto, esta técnica militar ha tenido numerosas aplicaciones civiles, tanto en el ámbito comercial como en materia de política.

La intervención militar de Moscú en Siria no sólo ha modificado la situación militar en el terreno y sembrado el pánico entre los yihadistas. También ha mostrado al resto del mundo, en medio de una situación de guerra real, las capacidades actuales de las fuerzas armadas rusas. Para sorpresa general, los militares rusos disponen de un sistema de interferencia capaz de dejar a la OTAN sorda y ciega. Aunque dispone de un presupuesto militar muy superior, Estados Unidos acaba de perder su supremacía militar.

Además de los objetivos estratégicos y políticos que Rusia busca conseguir a largo plazo con el aumento de sus movimientos militares en Siria, parece que Moscú también intenta poner a prueba sus capacidades militares, incluidos sus equipamientos bélicos, en la lucha contra el terrorismo, un flagelo que últimamente se ha convertido en la principal amenaza de la seguridad global.

Paulatinamente los hechos, así como la acción de los cuerpos de seguridad, han demostrado la importación de la cultura paramilitar en nuestro país. Es un nefasto fenómeno sobre el que hemos alertado una y otra vez, señalando además la vinculación de esta plaga con un sector de la derecha venezolana. Las reiteradas denuncias hechas por los bolivarianos sobre el tema han sido descalificadas por la oposición, con el tonto argumento de que son "cortinas de humo" para encubrir las deficiencias en materia de seguridad.

En un reciente viaje que realicé por algunos países de Centroamérica pude constatar algo que puede sonar no muy novedoso para algunos, pero que vale la pena señalarlo con frecuencia: Nicaragua es el país con menor grado de inseguridad de la región y El Salvador y Honduras son los que contienen índices más preocupantes, alarmantes diría.

Frases

“Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano”

Hugo Rafael Chávez Frías

Correos del Sur Nº56