El establishment económico y cultural se dedica a denostar lo que llaman “populismo”, categoría que parece expresar todo lo malo que pueda imaginarse en materia de gobierno en nuestra America Latina.