En el discurso inaugural de la IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños(CELAC), su saliente presidente de turno Rafael Correa puso en su lugar a la OEA de la que dijo que “es más anacrónica que nunca” y   debe ser sustituida “a mediano plazo” por el nuevo organismo latino-caribeño.

La CELAC ha representado un camino a la integración y desarrollo de América Latina y el Caribe.

Ayer jueves 11 de junio concluyó en Bruselas la Segunda Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión Europea (UE). Y si nadie puede poner en duda la importancia económica y social del bloque europeo, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, comienza a reconocerse, en los hechos y no sólo en el discurso, las crecientes importancia e influencia planetarias del bloque de naciones latinoamericanas y caribeñas.

Surgida de las luchas continentales contra el neoliberalismo, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac) empezó a tomar forma en la llamada Cumbre de la Unidad de América Latina y el Caribe (Playa del Carmen, México, febrero de 2010).

Estados Unidos deberá abandonar sus viejos sueños de dominación imperial y distanciarse de su tradicional política subversiva dirigida a forzar un “cambio de régimen” en la isla.

Frases

“La integración caribeña latinoamericana es la única manera de salvar a nuestros pueblos de la hegemonía imperialista”

Hugo Rafael Chávez Frías

 Cuadernos para la Emancipación

Número Especial  1. Junio 2018.

 

Descargar

Correos del Sur Nº68

 

Descargar