PetroCaribe fue creada para actuar como ‘colchón’ económico, dando tiempo a los países para ajustar su consumo y avanzar hacia las energías renovables.

Desde el inicio de PetroCaribe en 2005, Guyana se ha mantenido firmemente comprometida con el acuerdo. Esta afirmación incondicional va en contra de los impulsos de algunos analistas en la región del Caribe, que opinan que Venezuela será incapaz de sostener el programa de suministro de  petróleo en condiciones favorables a los países de la región, debido a la crisis económica actual y a la reciente caída de los precios internacionales del petróleo. Y  por lo tanto, sugieren que los países del Caribe, entre ellos Guyana, no deben depositar mucha confianza en PetroCaribe.

Esta posición también fue adoptada por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que en noviembre 2014 afirmaba que cuatro países de la Caricom (Belice, Haití, Jamaica y Guyana) habían empezado a tomar medidas para reducir su dependencia del petróleo de PetroCaribe.

Pero no está claro cómo el FMI llegó a esta conclusión con respecto a Guyana. Ya que una posición contraria fue tomada por el ministro de Finanzas del país, el Dr. Ashni Singh, quien afirmó en su presentación del presupuesto en Marzo del 2014, que el país había concluido tres acuerdos de arroz a cambio de petróleo con Venezuela, específicamente en el ámbito del acuerdo de PetroCaribe y dirigido a la compensación de la deuda. Asimismo, aseguró que Guyana seguirá cumpliendo sus obligaciones en virtud del acuerdo con Petrocaribe.

Desde el comienzo del acuerdo, Guyana nunca puso su total dependencia en el petróleo de Petrocaribe; fuente de la que en realidad obtiene la mitad de sus necesidades. Guyana no ha respondido a la declaración del FMI, pero sin embargo el gobierno está preocupado por la crisis económica en Venezuela, uno de los mayores compradores de arroz de Guyana. Es probablemente por esta razón que la agencia nacional de comercialización de arroz ha estado tratando de ampliar sus ventas de arroz internacionales a nuevos mercados, en caso de que futuras compras venezolanas se reduzcan.

Significativamente, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha disipado los temores acerca de cualquier recorte en el apoyo de PetroCaribe a los países del Caribe y les ha asegurado la viabilidad del acuerdo a "largo plazo", a pesar de la reciente caída de los precios. Reafirmó el compromiso de su gobierno con la iniciativa que seguiría siendo una parte integral de la estrategia de Venezuela para la seguridad y el apoyo regional.

Guyana se mantiene firme en el apoyo a PetroCaribe. En una reunión conjunta de PetroCaribe y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), en Caracas el 17 de diciembre de 2014, el presidente Donald Ramotar dijo que PetroCaribe era de especial importancia para la región del Caribe. Señaló que el acuerdo era ejemplar e importante para Guyana, y que ha contribuido a aumentar las relaciones comerciales con Venezuela.

PetroCaribe también pretende promover el comercio entre los países miembros, y Guyana ha estado suministrando arroz a Venezuela bajo esta iniciativa. En el marco del acuerdo comercial actual, se espera que Guyana suministre 210.000 toneladas de arroz con cáscara y arroz  anualmente a Venezuela. El valor de este suministro asciende a US $ 130 millones. Significativamente, bajo este acuerdo de arroz, que se remonta a 2009, Guyana ha sido capaz de obtener un aumento de los precios durante todos los años, un desarrollo que ha traído beneficios adicionales a los productores de arroz y a la economía en su conjunto. En realidad, para Guyana ha significado un rápido incremento en la producción de arroz, debido al lucrativo mercado Venezolano, lo que aumenta el suministro de alimentos en la región.

Cabe recordar que PetroCaribe se creó para actuar como ‘colchón’ económico dando tiempo a los países para ajustar sus tasas de consumo, hacer cambios al estilo de vida, y avanzar hacia fuentes de energía renovables. También se creó un mecanismo mediante el cual, se creaba un fondo para ser usado para el desarrollo del sector de energía, así como en otras áreas, como los proyectos sociales.

Sin embargo, han habido muy pocos ajustes en el acuerdo durante la última década. Obviamente, uno de sus inconvenientes es que, si bien sirve como un conducto para el suministro de combustible en condiciones concesionarias, no se ha trasladado a la zona por la que puede ofrecer apoyo a los proyectos de exploración de petróleo de los estados miembros.

La factura total de combustible de Guyana, en el momento de su adhesión a PetroCaribe, era de US $ 400 millones al año y un 50 por ciento de cofinanciación en el marco del acuerdo, se esperaba que el país llegue a una deuda anual de alrededor de US $ 200 millones. Pero con el objetivo de compensar una situación de este tipo, Guyana tomó la posición de que, para cada envío de petróleo, el pago total se haría inmediatamente.

En la actualidad, la compañía local de combustible que compra el petróleo tiene que pagar el precio completo a la Agencia de Energía de Guyana, que actúa como agente de compra. A nivel del gobierno, la parte financiada por Venezuela se coloca en una cuenta especial y el Ministerio de Hacienda emite un pagaré. El dinero acumulado en este proceso se ha utilizado para ayudar en la compra de dos plantas de energía para el sector eléctrico nacional, así como la financiación de otros proyectos.

Para la exportación del arroz con cáscara y el arroz, el coste se descuenta en contra de lo que adeuda  Guyana por el petróleo venezolano. En otras palabras, la deuda de Guyana a PetroCaribe por petróleo,  se paga con arroz y cáscara de arroz a Venezuela. Bajo este acuerdo, tres acuerdos de compensación firmados con Venezuela resultaron en la cancelación de US $ 281.1 millones de la deuda petrolera de Guyana. Esta cantidad era equivalente al valor del arroz y de la cáscara de arroz exportado a Venezuela desde julio 2011 a octubre 2013.

Ciertamente, PetroCaribe se ha establecido definitivamente como un mecanismo único para la compra de combustible. Esto se volvió a insistir en la reunión ministerial de PetroCaribe en la cumbre de jefes de gobierno en diciembre de 2014, cuando Venezuela propuso la creación de una zona económica de PetroCaribe a través de una alianza con el ALBA.

La introducción de una zona económica presenta muchas oportunidades para acceder a mayores mercados, ya que los países participantes serían capaces de reducir la cantidad de deuda petrolera, periódicamente, mientras expanden sus mercados, introduciendo economías de escala en términos de tecnología, e incrementando la creación de empleo.
Mientras todo esto sigue siendo una posibilidad en un futuro cercano, Guyana está discutiendo actualmente con Venezuela la posibilidad de exportar productos adicionales en virtud del acuerdo de PetroCaribe. Cultivos comerciales, verduras, frutas, medicinas y materiales de construcción son sólo algunos de los productos que Guyana podría exportar a Venezuela.

Pero los beneficios de PetroCaribe para Guyana son, no sólo las condiciones favorables para la importación de petróleo, la financiación de proyectos de energía, o el aumento de las exportaciones de su arroz a Venezuela. Fuera de la iniciativa, un proyecto social importante, en la forma de un refugio para personas sin hogar, se estableció en 2013 en Onverwagt, en la región de West Berbice. La instalación, denominada Centro Hugo Chávez para la Rehabilitación y Reintegración, fue posible gracias a una donación de US $ 2 millones del fondo social del ALBA (un "socio" de PetroCaribe). Este refugio, equipado con dormitorios y cocina, instalaciones médicas y recreativas, se mantendrá como un monumento duradero a la generosidad del fallecido líder venezolano, el iniciador del acuerdo de PetroCaribe.

Centro Hugo Chávez para la Rehabilitación y Reintegración

Con estos desarrollos positivos resultantes para beneficio del país, sigue siendo evidente que Guyana continuará, en un futuro previsible, siendo un miembro activo de PetroCaribe. Más recientemente, el primer ministro, Samuel Hinds, responsable del programa de energía de Guyana, afirmó categóricamente esta posición cuando descartó  como "prematuros" los argumentos especulativos que la iniciativa colapsará debido a la agitación política y la disminución de la economía en Venezuela. Claramente, tanto él y otros líderes del gobierno lo han declarado enfáticamente, Guyana seguirá vigorosamente apoyando y honrando los términos del acuerdo con PetroCaribe.

Dr. Odeen Ishmael, Embajador Emérito, fue Embajador de Guyana en Venezuela desde 2003 hasta 2011 y participó como negociador principal en la redacción del Acuerdo PetroCaribe. También se desempeñó como embajador en Estados Unidos, Kuwait y Qatar. Se retiró del servicio diplomático en 2014. Las opiniones expresadas aquí son únicamente suyas.

Fuente: TeleSur

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41