El cambio climático ya llegó, es caótico y los negociantes de las crisis lo saben. Uno de ellos es Bill Gates, que prepara su arsenal compuesto de tecnologías éticamente dudosas como la geoingeniería solar, la biología sintética y los organismos transgénicos.

Durante más de 16 días, miles de hectáreas de la Amazonía brasilera se consumieron en llamas, llevándose consigo una incalculable cantidad de árboles, al igual que animales indefensos que, calcinados por el fuego, murieron durante su huida. Los miles de incendios, cuyos focos principales se encuentran en los estados de Amazônia y Rondônia, fueron en su mayoría provocados por personas. En otras palabras, fueron manos de carne y hueso las que lograron prender fuego a una de las fuentes de vida mas biodiversas del planeta. Detrás de esas manos, se encuentran intereses, Estados-nación con sus políticos de turno y empresas multinacionales, las cuales responden a uno de los cimientos que sostienen al sistema capitalista: la expansión económica y territorial a costa de la devastación del planeta, llevándose consigo una fuente irreparable de fauna y flora únicas en el mundo, una fuente natural de vida. Simultáneamente, territorio boliviano y paraguayo continúan ardiendo a favor de las billeteras multinacionales, de las élites nacionales y de los hábitos de las llamadas sociedades de consumo del Norte.

Un peligro para la humanidad se abre paso entre las llamas que hoy consumen la Amazonia en Brasil: el calentamiento global podría acelerarse si la región se convirtiera en una fuente de emisiones de carbono.

Uno de los temas más álgidos en la reunión global de la Convención de Naciones Unidas sobre el cambio climático que finalizó el 12 de diciembre en París (COP 21), fue la definición de una nueva meta de calentamiento global que no se podría sobrepasar. Países insulares y otros del tercer mundo, desde hace años plantean que no sobrevivirán un calentamiento global mayor a 1, 5 oC, ya que su territorio desaparecería por el aumento del nivel del mar y otros desastres. Razones más que atendibles, que se suman a que esos países no son los que han causado el cambio climático.

¿Quiénes son aquellos cuya seguridad se protege por cualquier medio necesario? ¿Y quiénes aquellos cuya seguridad casualmente se sacrifica, pese a que hay medios para actuar mucho mejor? Son estas preguntas que están en el centro de la crisis climática y las respuestas son la razón por la que las cumbres sobre cambio climático acaban a menudo entre lágrimas y recriminaciones.

Frases

"Quien realmente vive no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes".

Antonio Gramsci

ATLAS HISTÓRICO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

 

Correos del Sur Nº106

 

Descargar

 

 Cuadernos para la Emancipación 

 

Descargar