El presidente ruso, Vladímir Putin, tras recibir las credenciales de los embajadores de 18 países, entre ellos muchos de América Latina, destacó que Perú es el socio tradicional en la región. Pero los últimos años muestran que hay un acercamiento y buena sintonía no solo con Perú, sino también hacia cada vez más y más países del continente.

Últimamente, el potencial geopolítico de América Latina ha aumentado considerablemente. Este hecho, según varios expertos, puede cambiar significativamente el panorama geopolítico del mundo. La principal tendencia en la estrategia moderna de América Latina es la aspiración a librarse de una 'tutela' muy prolongada y excesiva de Estados Unidos, además de consolidar su posición como actor independiente en el espacio geopolítico mundial. Y el continente puede hacerlo con gran facilidad, habida cuenta de sus grandes recursos naturales, como petróleo, gas, metales, producción vegetal y animal, de los que depende en gran medida el proceso de crecimiento económico en el mundo desarrollado.

Así, América Latina y el Caribe representan una quinta parte del comercio exterior de EEUU, según el documento United States Trade Developments 2014-2015, publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Cuenta atrás

En los últimos años brilla la cooperación entre Rusia y América Latina, que vienen estrechando sus lazos progresivamente. ¿Significa esto que ya ha sido lanzada una bomba de relojería que podría socavar la estabilidad de la primera economía mundial?

Las relaciones entre Rusia y los países de América Latina pueden ser definidas como una asociación madura que se basa en intereses económicos y geopolíticos comunes. Hay que destacar que el enfoque ruso moderno coincide con los objetivos de la geopolítica de América Latina y, en un contexto más amplio, convergen en la formación de un nuevo orden internacional geoeconómico que reduzca la dependencia económica del dólar estadounidense. También se busca disminuir los intereses de las instituciones financieras transnacionales y fortalece la seguridad nacional de los países.

En las condiciones actuales de confrontación geopolítica, Rusia y América Latina representan los así llamados 'extremo Noreste' y 'extremo Suroeste'. EEUU, bajo el moderno plan Anaconda, destinado a sofocar a Rusia, fomenta la línea de 'Norte-Oeste' — 'Sudeste', destaca el doctor en ciencias políticas Guenadi Nurishev.

Principal trayectoria de cooperación entre Rusia y América Latina

En la actualidad, cabe destacar tres trayectorias fundamentales de desarrollo de las relaciones entre Rusia y América Latina:

1. El país eslavo y los de América Latina defienden un mundo multipolar y la cooperación activa en el marco de la ONU, los BRICS y el G-20;

2. Rusia y los países de la región quieren ocupar una posición estable en el espacio geopolítico y geoeconómico mundial, sin interferencias externas indeseadas;

3. El país eslavo y los de América Latina no son rivales geoeconómicos o geopolíticos y, en cierto sentido, se complementan y abogan por las relaciones igualitarias.

Estas estrategias podrían, por ejemplo, realizarse a través del así llamado 'triángulo del petróleo' Rusia-Venezuela-Cuba. Además, para Mercosur y la Unión Aduanera Euroasiática (Rusia, Bielorrusia y Kazajistán) se abren perspectivas de futuro para aunar esfuerzos de cara a la participación activa en la Cuenca del Pacífico.

Todo funciona como un reloj

Además, el fortalecimiento de las relaciones geoeconómicas y geopolíticas entre Rusia y América Latina permitirían, por ejemplo,  elaborar formas alternativas de transporte a través del Pacífico y desarrollar la región de Siberia y el Lejano Oriente.

Las últimas medidas diplomáticas tomadas por el Kremlin muestran su determinación de continuar con el rumbo hacia América Latina. En julio de 2014, Vladímir Putin visitó varios países de la región, como Cuba, Nicaragua, Argentina y Brasil, donde participó en la VI Cumbre de los BRICS. En mayo de 2014, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, realizó un viaje a Cuba, Nicaragua, Chile y Perú. En octubre de 2014, en una reunión con los representantes de la Cámara de la Asamblea General de Uruguay, Lavrov dijo: "Apoyamos el fortalecimiento del papel de América Latina como un importante centro del mundo multipolar emergente. El robustecimiento de estructuras tales como CELAC y Mercosur contribuirá realmente a la estabilización del sistema global. Estamos interesados en la realización de proyectos bilaterales de beneficio mutuo y en el desarrollo de las relaciones con distintas asociaciones".
 
En mayo de 2015, el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, visitó Moscú para tomar parte en las celebraciones del 70º aniversario en la Segunda Guerra Mundial.

En febrero de 2017, el líder de Uruguay, Tabaré Vázquez, se reunió con el presidente y los políticos del más alto nivel de Rusia para abordar una serie de cuestiones de cooperación estratégica entre ambos países.

Y esta lista puede ser continuada indefinidamente. 

Además, no hay que olvidar el desarrollo de la cooperación tecnológico-militar de Rusia con muchos países de América Latina. Por ejemplo, en 2016, el país eslavo empezó a cumplir el contrato de suministro a Nicaragua de carros de combate modernizados T-72B1.

Así que la bomba de relojería se lanzó y funciona perfectamente, utilizando el potencial de la atractiva y justa cooperación entre Rusia y América Latina, que ha cristalizado en una nueva realidad geopolítica. 

Fuente: Sputnik News

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº41