Los sexoescándalos en Estados Unidos (EU), en su fase de decadencia, se han vuelto la continuación de la guerra política de los partidos Demócrata y Republicano por medios eróticos, como hubiera acotado Clausewitz.

La epidemia de sexoescándalos politizados –donde han sido decapitados los iconos de Hollywood y hasta el ex presidente y ex director de la CIA Daddy Bush– ha sacudido la hipócrita pudibundez del bipartidismo en EU, cuyo foco central se irradia desde Hollywood con las perturbadoras revelaciones de sus conexiones con Israel, el legendario espionaje del Mossad y los magnates sionistas del sicalíptico circuito cinematográfico/multimediático/legal/financiero/contable donde resalta la figura del célebre cineasta israelí-estadunidense Harvey Weinstein (http://goo.gl/NzBBtS).

Dejo de lado la sexocracia competitiva de la plétora de acosos y violaciones en Hollywood donde, hasta el corte de caja de hoy, Harvey Weinstein lleva 80 (¡supersic!) denuncias públicas

¿Implosiona la nueva Sodoma y Gomorra de EU? ¿Quedará algún impoluto Lot superviviente en EU después de su generalizado incendio voluptuoso?

La megaexplosividad del sexoescándalo del sádico Weinstein implica en forma directa a Ehud Barak, ex premier israelí y ex ministro de Defensa, así como al Mossad –mediante la firma israelí Black Cube, repleta de veteranos del ejército de Israel– que desplegaron la militarizada Operación Paracaídas para perseguir (sic) sin pudor al raudal de mujeres y periodistas denunciantes.

¿El acoso sexual y la prostitución, acoplados de su sincrónico espionaje, son armas sionistas del instrumental bélico de Israel?

The Times of Israel exhibe las conexiones epicúreas del ex premier Barak y el Mossad con el sádico sexual y confeso sionista Weinstein (http://goo.gl/zMDaWc).

Jonas Alexis devela que las poderosas fuerzas en Hollywood y el régimen de Israel son esencialmente las dos caras de la misma moneda, como es el caso del cineasta Arnon Milchan, agente secreto israelí encubierto en Hollywood, y quien, gracias a la ayuda del ex primer ministro Shimon Peres, Premio Nobel de la Paz (sic), “operó actividades encubiertas de Israel en por lo menos 17 países (http://goo.gl/3qPm37)”. ¿Se encontrará el “México neoliberal itamita” entre esos países?

Alexis afirma que tanto Shimon Peres como Benjamin Netanyahu utilizaron a Milchan para su espionaje, cuyo objetivo era recopilar perfiles sicológicos (sic), mayormente enfocados a historias personales y sexuales de sus enemigos. Para Alexis no queda duda de que el régimen israelí gobierna en Hollywood. ¿Cuál es la novedad?

Tampoco lo oculta el ejército israelí que recauda fondos sin ningún rubor en EU en apoyo a su misión en Israel y en Palestina ocupada, en medio de los sexoescándalos, con el apoyo conspicuo de Barbra Streisand y el israelí-estadunidense Haim Saban, jerarca de Univisión y socio de la agónica Televisa, además de megadonador de los Clinton, como refiere Philip Giraldi, director del Council for the National Interest, en su turbulento artículo “La máquina estadunidense de dinero de Israel (http://goo.gl/AeoCU7)”.

La obsesión de Israel/Mossad/Hollywood es controlar los multimedia por doquier, como es el caso de la simbiosis de Univisión y Televisa (http://goo.gl/UvHWf9), donde resaltan, además de la propiedad catastral del polémico Alberto Bailleres (fundador del ITAM), tres sujetos israelíes en su consejo de administración (http://goo.gl/jPViqD): un presunto hombre de paja de George Soros, quien incitó al asesinato público de Trump (http://goo.gl/AGLKMf), así como John Feltheimer (ex vicepresidente de Sony y Columbia TriStar Tv Group) y David Zaslav (director de Discovery y varias cableras).

¿Qué tanto interés pueden tener Israel, dos de sus ex primeros ministros (Barak y Peres), el Mossad y toda su parafernalia legal y contable en Londres/París/Nueva York para controlar los desmanes en Hollywood?

Entre el ejército de espías, contratados por el confeso sionista Weinstein, se encuentran agentes del Mossad que forman parte de Black Cube, siniestra firma de espionaje privado con sede en Jaffa (Israel).

Como posmoderna Mata Hari, la operadora de Black Cube, Stella Penn –anterior miembro de la fuerza aérea de Israel–, bajo el disfraz de feminista (sic), embaucó a Rose McGowan, la única actriz que se atrevió a denunciar a Harvey Weinstein.

Black Cube –que opera con un grupo de defensa de los derechos femeninos (sic) en la plaza idílica de Londres (http://goo.gl/XHPbzf)”– fue fundada en 2010 por altos funcionarios del espionaje israelí y mantiene estrechos lazos con el gobierno de Israel y sus agencias de espionaje. En su organigrama destaca(ba) en la presidencia honoraria (sic) Meir Dagan, anterior mandamás del Mossad, con ex generales (sic) y “académicos (sic, http://goo.gl/foAbCm)”.

¿Quién es el representante de Black Cube en México?

No ha sido gratuita la denuncia de la controvertida actriz Kate del Castillo con las presuntas actividades sicalípticas de la desinformativa Televisa, hoy al borde de la quiebra financiera y moral.

Me van a perdonar los dilectos lectores, pero no me trago todo el cuento hollywoodense del degenerado Weinstein, quien no estaba tan enfermo clínicamente para contratar a un ejercito de espías bajo el mando de dos ex primeros ministros y ex ministros de Defensa de Israel (Barak y Peres).

Se trata de la militarización de la pedofilia/prostitución del eje Israel-Hollywoood: un lubricado operativo circular de espionaje cinematográfico/legal de control político que sirve a los inmundos intereses geopolíticos de Israel, del cual Weinstein era un vulgar tornillo más de su devoradora maquinaria. Tampoco es gratuita la conexión Tel Aviv/Londres (http://goo.gl/aSnevm).

Dejo de lado el sexoescándalo de pedofilia y tráfico de órganos en el albergue de Mamá Rosa (http://goo.gl/WEpw4K) en Michoacán, defendida por el grupo filosionista de Letras Libres. El albergue fue oportunamente incinerado.

Dejo de lado también el operativo posísmico del extraño rescate del Mossad y el ejército de Israel en Álvaro Obregón 286, Ciudad de México (http://goo.gl/njt5SC).

¿Cuál es el significado metafísico y geopolítico del espionaje de la intimidad sexual ajena, el síndrome Mata Hari: una de las execrables metaespecialidades del Mossad y su desinformativa técnica Hasbara para controlar los expedientes políticos de sus enemigos mediante su chantaje y extorsión?

Lo peor es que los gobiernos anfitriones de Israel/Mossad/Hollywood, permiten (cuando no se coluden en forma ignominiosa), las afrentas y canalladas contra la democracia y las libertades individuales, y se tornan (cuando no en sus tácitos cómplices) en sus rehenes voluntarios.

PD: ¿Estaré en la lista de Black Cube? Un servidor ha sido objeto de la persecución brutal del Mossad y sus instrumentos en Televisa –dejando de lado libelos escatológicos: desde el cobarde encañonamiento de mi esposa por tres guaruras (denunciado infructuosamente) hasta el implacable espionaje delictivo de mi intimidad– y ni el gobierno mexicano en turno, ni nuestras entidades de justicia desean impedirlo, si es que no lo alientan. Que conste.

 

         

Fuente: TeleSUR

Frases


"Nunca pensé que poner un plato de comida en la mesa de un pobre generaría tanto odio de una élite que se harta de tirar comida a la basura todos los dias"

Lula Da Silva

Correos del Sur Nº48